Por Sexto Año Consecutivo, Auditoría Superior de la Federación Detecta Irregularidades en la SAGARPA

747
Recursos asignados a la cafeticultura fueron transferidos a la Asociación Nacional del Café -ANACAFE-, con los que han comprado fincas sin consentimiento de los productores. En el caso de Chiapas, calcularon que son poco más de 300 millones de Pesos del Fondo Estabilizador que se encuentran desaparecidos.
Recursos asignados a la cafeticultura fueron transferidos a la Asociación Nacional del Café -ANACAFE-, con los que han comprado fincas sin consentimiento de los productores. En el caso de Chiapas, calcularon que son poco más de 300 millones de Pesos del Fondo Estabilizador que se encuentran desaparecidos.

*LA CONFEDERACIÓN DE COOPERATIVAS DE PRODUCTORES DE CAFÉ, DENUNCIÓ QUE SE ENCUENTRAN DESAPARECIDOS MÁS DE MIL MILLONES DE PESOS DEL FONDO ESTABILIZADOR DE LOS PRECIOS DE ESE CULTIVO.

Tapachula, Chiapas; 10 de Septiembre.- La Confederación de Cooperativas de Productores de Café denunció este lunes que se encuentran desaparecidos más de mil millones de Pesos del Fondo Estabilizador de los Precios de ese cultivo, que se cree, funcionarios federales desviaron hacia asociaciones civiles para poder disponer de esos recursos.
En entrevista exclusiva para este rotativo, el representante de esa Confederación, Ismael Gómez Coronel, explicó que hace 18 años el Gobierno Federal y los entonces Diputados federales crearon ese fondo con recursos del erario para que, cuando el quintal de café costara menos de cien Dólares, se ayudara a los productores con la diferencia.
De acuerdo a la normativa de ese tiempo, quedó establecido que en el periodo en el que los bultos del aromático tuvieran un precio superior a los cien Dólares, serían entonces los productores los que tendrían que aportar el excedente y así mantener vigente esos recursos, tal y como lo han hecho durante varios años.
Sin embargo, ante una caída en los precios, decidieron solicitar lo que les corresponde por las aportaciones que, con su propio dinero, han hecho.
Acompañado del delegado del Sistema Producto del Café en esta región, Justo Pérez Bravo, indicaron que su solicitud, como el resto de los productores del país, la interpusieron ante la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), del Gobierno Federal.
Sin embargo, según señalan, la dependencia les contestó que tienen que solicitar sus recursos a la Asociación Nacional del Café (Anacafé), “ya que los recursos del Fondo Estabilizador fueron canalizados a esa organización”.
Eso, indicaron, es una violación flagrante a la ley, porque se trata de una mezcla de recursos entre el Gobierno y los productores, y, por lo tanto, no se puede desviar a una asociación civil.
A razón de denunciarlo públicamente, ahora se han enterado que altos funcionarios de la Sagarpa tienen familiares entre los principales directivos de la Anacafé, sostuvieron, y de esa manera se había decidido que civiles manejaran a su antojo ese dinero.
Aún cuando no hay un cálculo exacto de las cifras, coincidieron que pudiera tratarse, sólo en ese rubro, de más de mil millones de Pesos, sin contar intereses generados en años.
“No hay una información financiera del Gobierno Federal que le explique a los mexicanos los montos de ese Fondo, los motivos que hubo para entregárselos a una asociación civil, a nombre de quién están depositados en los bancos, las ganancias, quién se ha beneficiado entre otras interrogantes”, indicaron.
Por eso hicieron un llamado a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y a los órganos internos contralores y transparencia para que se haga una profunda investigación y se castigue a los responsables, tanto del servicio público como los particulares que estén involucrados.
Además, que se obligue a quien o quienes tengan esos recursos, los devuelvan al Gobierno y a sus propietarios, es decir, a los productores, con los intereses generados y las multas por la presunta desviación de los recursos y su utilización para fines particulares.
En esas investigaciones, pidieron que se incluya la compra reciente de fincas de café en el país, por parte de directivos de la Anacafé, en la que comprueben ante la Secretaría de Hacienda, la procedencia de los recursos.
En el caso de Chiapas, calcularon que son poco más de 300 millones de Pesos del Fondo Estabilizador que se encuentran desaparecidos.
Adelantó que, junto a más de cien organizaciones productoras de ese cultivo de doce Estados de la República, están conformando un expediente conjunto que en las próximas horas presentarán a los nuevos Diputados federales y Senadores, para que se actúe en consecuencia.
Así también, a los titulares que han sido nombrados para ocupar la Secretaría de Gobernación, la de Agricultura, de los auditores y del propio presidente, Andrés Manuel López Obrador, “porque existe el compromiso del Gobierno entrante de que se combatirá la corrupción y la impunidad que prevalece hasta ahora”.
Y es que recordaron, aún cuando la ASF ha confirmado desvíos de recursos en la Sagarpa, no hay funcionarios sancionados, el dinero no ha sido devuelto y todo sigue igual.
Puso como ejemplo los alrededor de 430 millones de Pesos desviados que
detectaron las auditorías a esa dependencia, cuyo recurso se debió entregar a los productores, como parte del Programa Integral de Atención a la Cafeticultura (PIAC), y que hasta la fecha sigue impune.
Las últimas denuncias de desvíos de recursos en la Sagarpa que había hecho Gómez Coronel, fue a principios de este año cuando él y su esposa sufrieron un atentado a balazos en su domicilio por parte de un grupo armado, que por cierto también sigue impune.
Lo que ha Detectado la ASF.
De acuerdo a Gómez Coronel, derivado de un reportaje publicado por el rotativo EL ORBE, la ASF ordenó una investigación en torno a los recursos para la cafeticultura, y comprobó daño o perjuicio por 445.3 millones de Pesos, tan sólo en la verificación de dos programas del año pasado.
Los resultados de esa investigación que se llevó varios meses, indicó, confirmaron que los apoyos a productores de café en el país se convirtieron en un nicho de corrupción, y por ello se exigió la salvaguarda de los bienes públicos y el castigo severo al uso inapropiado o a la discrecionalidad en el ejercicio del recurso público, pero no se hizo.
Señaló que se hicieron 15 a ese sector y se encontró que en los programas “Componente Procafé” e “Impulso Productivo al Café” hubo pagos injustificados a beneficiarios y a proveedores no autorizados por la Sagarpa, así como facturas apócrifas.
Por todo ello, la ASF había solicitado al Servicio de Administración Tributaria (SAT) que también auditara a personas morales.
El líder cafetalero mencionó además, otras investigaciones realizadas a mediados del año pasado, las cuales confirmaron irregularidades por 204 millones 149 mil Pesos.
Esos resultados corresponden a la auditoría 15-0-08100-12-0330, de los dos mismos programas que ahora, se revela, fueron utilizados para fines distintos a los que fueron creados.
Según el informe de la ASF, derivado de que los responsables del componente no llevaron a cabo una supervisión, se realizaron entregas de recursos sin tener la certeza de que los beneficiados que lo recibieron eran población objetivo, lo cual ocasionó el pago a 48 mil 147 personas por un monto de 107 millones 15 mil Pesos que no se encontraban inscritos en el padrón nacional cafetalero.
De igual forma se detectaron pagos duplicados a beneficiarios por los mismos conceptos de apoyo, por 6 millones 40 mil Pesos.
Asimismo, “los beneficiarios reales del programa, que son los estratos más vulnerables del país y razón de ser de los programas sociales, al no recibir los recursos del subsidio, carecieron de la oportunidad de incrementar la producción y la productividad de las unidades económicas rurales agrícolas mediante incentivos».
De ello, unos 107 millones de Pesos fueron supuestamente distribuidos a través de tres conceptos de apoyo: Incentivo Económico, entregado a 19 mil 546 cafetaleros, que implicó un monto de 25 millones 409 mil 800 Pesos; Planta de Café, para 16 mil 384 beneficiarios sin empadronar, por 40 millones 518 mil 800 Pesos, y Paquete Tecnológico, asignado a 12 mil 217 productores.
Lo detectado indica que tampoco se tiene certeza de que los beneficiarios tengan una superficie de siembra y el mantenimiento de la plantación de café para poder considerarse como población objetivo del componente e inscribirse en el padrón. “Esta acción perjudicó a quienes sí se encuentran empadronados y no fueron apoyados por la dependencia”.
Funcionarios Aparecen Entre los Beneficiados.
Precisamente, la Sagarpa ha acumulado 174 denuncias interpuestas en su contra por la Auditoría Superior de la Federación, en el periodo que comprende de 1998 hasta el año pasado.
Con ello, esa dependencia federal se ubica en el primer lugar nacional con más procedimientos en su contra, la mayoría por corrupción.
La ASF ha tenido que reconocer que en solo un año, 220 funcionarios habían sido beneficiados con el programa Procampo.
Sobre el tema, Gómez Coronel aseguró, “en los recursos del programa para la cafeticultura, hay una corrupción abierta y descarada, en la que forzosamente tienen que estar involucrados funcionarios en todos los niveles”.
Afirmó que un grupo de representantes de organizaciones productivas de Chiapas solicitó formalmente a la ASF se indagaran los recursos destinados para el café de los últimos dos años, ya que se presume un fraude superior a los 700 millones de Pesos.
En esa supuesta desviación de recursos federales, indicó que pudieran estar involucrados funcionarios de segundo y tercer nivel, viveristas (proveedores de plantas de café) e intermediarios.
“Estos actos se repiten a lo largo y ancho del Estado de Chiapas, y por ello solicitamos oportunamente que se realizara una auditoría física, fiscal y contable para el esclarecimiento del uso y destino de los recursos de esos programas, y que ahora ya salieron a flote los resultados”, detalló.
En el expediente se anexaron la lista de los proveedores de plantas en el país, incluyendo a los 32 que aparecen por Chiapas, así como una lista de 132 hojas de supuestos beneficiarios.
SAGARPA Entrega Recursos a los Muertos.
En la entrevista para EL ORBE, sostuvo que el programa de combate a la roya del cafeto en Chiapas, también fue y es una farsa.
La plaga afectó severamente al cultivo en la región, lo que produjo que los cafeticultores cayeran en una severa crisis y para poder volver a producir requerían de sembrar nuevas plantas, afirmó. Por ello se buscaron otras estrategias porque la variedad que tenían no les funcionó ante el embate de la plaga.
Las cosas se complicaron porque no tenían los recursos económicos para poder construir los viveros necesarios y por lo mismo, pidieron apoyo al Gobierno Federal, sobre todo para tener plantas y renovar sus cafetales.
Sin embargo, un grupo de líderes sociales se convirtieron en proveedores al solicitar al Gobierno que les otorgaran proyectos de establecimientos de viveros de café, para que fueran ellos los que distribuyeran el beneficio a los campesinos.
De acuerdo al también productor de la zona rural alta de este municipio, el Gobierno entregó recursos para construir los viveros, pero en realidad no se hicieron. En lugar de eso, algunos vivales modificaron los padrones de los supuestos beneficiarios para que las autoridades les entregaran mayores recursos económicos.
En un solo ciclo se deberían entregar 500 plantas por productor y el Gobierno pagó 6 Pesos por cada una de ellas a los proveedores. Para sorpresa, no hubo el reparto de nuevos cafetos y, en lugar de eso, algunos proveedores supuestamente entregaron 900 Pesos por campesino, a cambio de guardar silencio.
Agregó que muchos cafeticultores en el Soconusco ni siquiera recibieron esos recursos, porque desconocían si salieron beneficiados en las listas de apoyos.
Lo peor de todo es que en los padrones alterados de beneficiarios de esos programas gubernamentales, aparecen muchas personas que lamentablemente ya fallecieron desde hace mucho tiempo.
Según las irregularidades documentadas, a través del programa de fomento a la producción de maíz y frijol, la ASF detectó un presunto daño al erario por parte de la SAGARPA, por un monto de 209 millones 918 mil Pesos.
Se descubrió que la SAGARPA hizo “pagos improcedentes” por 82 millones 652 mil Pesos a 3 mil 021 beneficiarios duplicados o de los llamados clonados, es decir, la dependencia entregó dos veces el mismo apoyo a un beneficiario.
De igual forma, se “entregaron” recursos a 271 personas que en realidad ya habían fallecido antes del periodo de apertura de ventanillas de entrega de los apoyos, y a tres proveedores que no aportaron facturas que pudieran amparar un importe total de 28 millones 813 mil Pesos en subsidios.
Se detectó también que las delegaciones de la Sagarpa en Chiapas, Guerrero y Oaxaca, recibieron un total de 88 millones 531 mil Pesos para apoyar a 25 mil 905 productores agrícolas, a pesar de que estos subsidios “no fueron requeridos”, y de que no entregaron a la ASF la documentación que acreditara el pago de las ayudas, o sea, ese dinero no se sabe a dónde fue a parar. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello