Se Enfrentan Policías Contra Migrantes en la Frontera de Guatemala y México

779
Miles de migrantes, en su mayoría hondureños, rompieron la valla metálica que separa a Guatemala de México y después de un enfrentamiento con la policía civil, cruzaron hacia territorio mexicano, y con palos, piedras, tubos, entre otros objetos, intentaron atravesar el puente “Rodolfo Robles”, donde fueron contenidos por el grupo antimotines, desatando un enfrentamiento con resultado de varios heridos y un muerto de origen hondureño. Mientras tanto, otra caravana procedente de El Salvador se aproxima a la frontera con México.
Miles de migrantes, en su mayoría hondureños, rompieron la valla metálica que separa a Guatemala de México y después de un enfrentamiento con la policía civil, cruzaron hacia territorio mexicano, y con palos, piedras, tubos, entre otros objetos, intentaron atravesar el puente “Rodolfo Robles”, donde fueron contenidos por el grupo antimotines, desatando un enfrentamiento con resultado de varios heridos y un muerto de origen hondureño. Mientras tanto, otra caravana procedente de El Salvador se aproxima a la frontera con México.

 

* LA SEGUNDA CARAVANA INTENTÓ ATRAVESAR POR LA FUERZA LA BARRERA INSTALADA EN EL PUENTE “RODOLFO ROBLES”, PERO FUERON REPELIDOS POR LAS FUERZAS FEDERALES.
* MARINA ARMADA DE MÉXICO RECORRE EL RÍO SUCHIATE PARA IMPEDIR EL INGRESO DE ILEGALES.

Tapachula, Chiapas; 28 de Octubre.- Dos enfrentamientos entre policías y migrantes de diversas nacionalidades se registraron este domingo en ambos lados de la frontera entre Guatemala y México, dejando como saldo, hasta el momento, varios heridos y un muerto.
Esto, luego de que unos cuatro mil centroamericanos en caravana intentaran atravesar ilegalmente al Puente Internacional Rodolfo Robles que, al impedírselos, atacaron a los uniformados con palos, piedras, tubos, botellas de vidrio y otros objetos, lo que motivó la respuesta de los uniformados.
Como lo había informado oportunamente rotativo EL ORBE, una nueva caravana de extranjeros se había movilizado desde Honduras al principio de la semana pasada y, aún cuando había tenido serios problemas para avanzar por los operativos policíacos y militares en territorio chapín, habían burlado la vigilancia.
Como estrategia optaron por dividirse en grupos pequeños y aparentar ser parte de la sociedad, paro avanzar rumbo a la frontera con México.
De esa manera, el viernes llegaron desde distintos puntos de ese país unas cuatro mil personas que se concentraron en el parque central de la comunidad de Tecún Umán, a unas cuadras de la frontera con México.
Ese contingente, a diferencia de los dos anteriores que lograron ingresar a territorio azteca en las últimas dos semanas, viajan en su mayoría jóvenes cubiertos del rostro, que se cree son de Honduras, El Salvador, Nicaragua y de otros países.
En esa comunidad fronteriza aguardaron viernes y sábado en tanto llegaban los otros grupos y diseñaban una estrategia, luego de que en los dos lados de ese cruce internacional sigue clausurado desde el pasado 19 de Octubre, cuando unos ocho mil hondureños irrumpieron violentamente, se enfrentaron con policías y destrozaron todo a su paso para entrar, izando su bandera y entonando su himno, en Chiapas.
Ese primer grupo avanzó por toda la Costa de Chiapas y desde este sábado ya se encuentran en Oaxaca, aunque se calcula que ya son menos de tres mil; es decir, el resto se quedó en el camino.
Al ver la presencia de los extranjeros, los Gobiernos de México y Guatemala reforzaron los portones de acceso al puente, dispersaron elementos a lo largo del río Suchiate en esa región y aplicaron otras medidas de emergencia por seguridad nacional.
Por ejemplo, los uniformados chapines advirtieron a los balseros que no permitirían que ofrecieran sus servicios para llevar a indocumentados de un lado a otro. Como algunos no hicieron caso y empezaban con sus actividades cotidianas, les poncharon las balsas.
Mientras que la Armada de México se integró a esas acciones con varias lanchas-patrulla y vigiló el afluente, como nunca se había visto.
Eso desesperó aún más al éxodo que buscaba una sola oportunidad para llegar a territorio mexicano, aunque fuera por la fuerza.
Como no lograron su cometido, hicieron una consulta y determinaron avanzar en caravana hacer frente a los uniformados. Por ello, formaron una columna humana y marcharon hasta el puente internacional, donde ya eran esperados por la Policía Nacional Civil.
Embozados, Armados y sin Piedad.
Medios de diversas partes del mundo seguían de cerca los acontecimientos y transmitían en vivo todo lo que estaba ocurriendo. Curiosamente, esta vez los comunicadores llevaban cascos, chalecos protectores y otros accesorios para cubrir sus equipos y sus cuerpos, sobre todo de las pedradas.
Un jefe policíaco y otro de migración de Guatemala se colocaron frente a la caravana y les explicaron que no podían seguir, luego de la violación de infinidad de leyes de ambos países, incluso les ofrecieron el programa de retorno asistido que implementaron desde la semana pasada, junto con el Gobierno de Honduras.
En lugar de atender esos ofrecimientos, muchos jóvenes, cubiertos del rostro, arremetieron contra los guardianes del orden utilizando para ello piedras, palos, tubos, botellas de cristal y otros objetos.
La agresión fue repelida con los escudos de plástico, toletes y gases lacrimógenos. En ese primer enfrentamiento hubo varios heridos de ambos lados, quienes fueron atendidos por elementos de Bomberos de esa comunidad, incluso hubo un muerto, pero serán las autoridades que confirmen los hechos y las causas.
La revuelta permitió que unos 200 jóvenes pudieran brincar el portón para acceder al Puente Internacional, mientras que el resto fue repelido con gases y se recuperó ese punto de control.
Los otros caminaron a lo largo del cruce internacional hasta llegar al portón de lado mexicano, en donde exigieron a las autoridades que les abrieran, “por las buenas”.
Ahí, un oficial al mando se acercó hasta la reja y, apoyado con un altavoz, les preguntó por qué llegaban cubiertos de la cara, “ya que no tienen que estar encapuchados, a menos de que estén huyendo de algo de allá”.
Les aclaró que la migración no es un delito, “pero tienen que hacerlo de manera legal y ordenada”, les dijo, al ofrecerles que se entregaran al Instituto Nacional de Migración (INM) para iniciar un proceso de solicitud de refugio o el de asilo, para que, quien resulte beneficiado, se quedé en México.
La oferta fue desechada y al ver que no les abrían la puerta, los jóvenes agarraron a pedradas sin piedad a los policías que, al replegarse, fue aprovechado para que los migrantes destruyeran el portón metálico.
En unos tambos de plástico que mantenían en el puente, los agresores tenían escondidos tubos y palos que, tal y como lo vio el mundo entero con las transmisiones en vivo, fueron utilizadas en contra de las autoridades mexicanas que, justo antes de que entraran violentamente los extranjeros, lanzaron gases lacrimógenos.
Hubo algunos golpes y heridos, pero la confusión entre los embozados los llevó a retroceder hasta la mitad del puente, donde hasta la noche de este domingo permanecían.
No pueden avanzar porque los uniformados se los impiden; tampoco regresar porque los de Guatemala hacen lo mismo; menos tirarse al río porque ya es vigilado por los militares.
Sin muchas opciones a su favor, se cree que en las próximas horas podrían entregarse a las autoridades de cualquiera de las dos naciones para que sean repatriados.
Mientras, tanto en Tecún Umán como en Suchiate, en el lado chiapaneco, se paralizaron las actividades, los comercios cerraron y los pobladores se encerraron en sus casas.
Se teme que, al igual que la semana pasada cuando pasó la primera caravana, los padres de familia y maestros decidan suspender las clases, hasta que las condiciones lo permitan.
Hay una tensa calma que, tanto policías como los integrantes de esa caravana saben, se romperá de una forma u otra este mismo lunes.
Mientras todo eso ocurre, las autoridades de Guatemala también reforzaron su frontera con El Salvador, luego de que cientos de jóvenes, la mayoría cubiertos de los rostros, salieron en una marcha hacia territorio chapín con la intención de llegar a México de manera ilegal.
La convocatoria civil esperaba reunir al menos 5 mil salvadoreños, pero, quizá las noticias de las detenciones realizadas en Chiapas y Guatemala, desalentó los que participarían y sólo partieron unos 500.
Reaparecen los Maras con Chimbas en Tapachula.
Mientras todo ese sucede, después de varios años en que no había el aseguramiento de armas de fuego hechizas (llamadas popularmente chimbas) en Chiapas, este domingo volvió esa pesadilla a Tapachula.
Este domingo por la mañana, el Grupo Interinstitucional Antipandillas realizó un operativo en Tapachula en la que detuvo a tres jóvenes que, se cree, son miembros de una banda de maras.
Según el parte de los uniformados, los hechos ocurrieron alrededor de las 14:30 horas en la colonia Maya Sol, al sur de la ciudad, en donde le marcaron el alto a los sospechosos y estos trataron de darse a la fuga.
Al primero de los asegurados, Roger Alonso “N”, de 28 años de edad, llevaba entre sus ropas una de esas armas de fuego, así como dos cartuchos útiles; mientras que Jonathan de Jesús, de 18, también portaba una chimba en la cintura.
La tercera persona asegurada, quien se identificó como Graciela Muñoz, de 22 años de edad, llevaba consigo tres bolsas de plástico en las cuales había hierba seca con todas las características de la marihuana.
Los detenidos fueron trasladados a la Fiscalía General del Estado, acusados de diversos delitos, entre ellos la portación de armas prohibidas y posesión de drogas.
En las últimas horas también ha habido asaltos a mano armado, robos millonarios, ejecutados a balazos y otros delitos graves en la región.
Por eso se espera que se implemente una estrategia para que se mantenga la seguridad en los municipios, aún cuando los policías fueron concentrados a la frontera.
Migrantes Incendian Instalaciones Migratorias.
Por otro lado, un grupo de migrantes que fueron asegurados en la Costa de Chiapas, en su intento de llegar al norte del país, incendiaron este domingo las instalaciones del puesto de revisión “Echegaray”, en el municipio de Pijijiapan.
De acuerdo a los primeros informes, elementos del INM habían asegurado a cinco mujeres, tres niños y 21 hombres, quienes fueron trasladados a esa caseta de migración porque no pudieron acreditar su legal estancia en el país y serían conducidos a la estación “Siglo XXI”, en Tapachula.
Se dijo que estos trataron de fugarse de ese lugar y para ello incendiaron unas colchonetas, ocasionando que las llamas se propagaran a parte del edificio.
Afortunadamente los migrantes fueron rescatados sin daño alguno, se evitó que se fugaran y las llamas fueron controladas, con la intervención de elementos de Protección Civil de esa localidad.
Fueron subidos a un camión para uso migratorio y trasladados de inmediato a Tapachula; ninguno de ellos presentó daños por el suceso. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello