Más de Nueve Mil Migrantes Ingresarona Territorio Mexicano en Una Semana

766
Un contingente de poco más de 3 mil personas integrantes de la caravana migrante, salieron de Huixtla y continuaron su viaje hacia Oaxaca, ya que la Iglesia Bautista les facilitó camiones para agilizar su travesía en la Costa de Chiapas. Otros prefirieron seguir su caminata hacia Escuintla.
Un contingente de poco más de 3 mil personas integrantes de la caravana migrante, salieron de Huixtla y continuaron su viaje hacia Oaxaca, ya que la Iglesia Bautista les facilitó camiones para agilizar su travesía en la Costa de Chiapas. Otros prefirieron seguir su caminata hacia Escuintla.

* 4 MIL 511 MIGRANTES SOLICITARON ANTE EL INM LA “TARJETA DE VISITANTE POR RAZONES HUMANITARIAS” (TVRH), MIENTRAS QUE EL RESTO PREFIRIÓ SEGUIR EN EL ANONIMATO.
* CIUDADANÍA REDUCE AYUDA A CARAVANA POR MAL COMPORTAMIENTO DE ILEGALES QUE TRANSITAN POR LA REGIÓN.

Tapachula, Chiapas; 20 de enero. – En su cuarto día en territorio mexicano, la caravana de migrantes realizó una asamblea en la madrugada de este domingo para tomar una decisión en torno al ofrecimiento de la Iglesia Bautista Eben Ezer, de proporcionarles autobuses para agilizar su viaje hacia el centro del país.
Unos tres mil centroamericanos que arribaron al municipio de Huixtla en la tarde del sábado, realizaron la reunión en pleno centro de ese municipio.
Resultado de ello, unas 400 personas decidieron retornar a Tapachula y aceptar el ofrecimiento del gobierno federal de entregar sus identificaciones y someterse a una evaluación biométrica que permita precisar sus datos y corroborar sus antecedentes penales.
Con ello sumarían alrededor de 3 mil 600 que ya habrían sido beneficiados con el registro para obtener ese documento, con el cual pueden quedarse a vivir en cualquier parte del territorio nacional, obtener una CURP, ponerse a trabajar y obtener una serie de beneficios gubernamentales.
Mientras, otros tres mil aguardan en el Puente Internacional Rodolfo Robles para acceder a ese programa impulsado por el gobierno federal, el cual ha sido criticado por sectores productivos, ya que señalan que los migrantes están teniendo mayores beneficios que ni los mexicanos tienen, sobre todo los relacionados con la salud y el empleo.
Organismos de derechos humanos señalaron este fin de semana que unos cuatro mil migrantes ya se habían concentrado en la comunidad fronteriza de Tecún Umán, en territorio guatemalteco, y que estaban consensando la forma en la que entrarán a territorio azteca en las próximas horas.
Según el reporte del Instituto Nacional de Migración (INM), de las personas que hasta el cierre de la edición de este domingo habían solicitado su registro para ingresar de manera legal al país por medio de la Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias (TVRH), 4 mil 511 migrantes.
Conforme a la dependencia, de todos ellos 481 son originarios de El Salvador, 348 de Guatemala, cuatro de Haití, tres mil 597 de Honduras, 80 de Nicaragua y un brasileño.
En ese balance, el INM informó que en los registros para la solicitud de la TVRH de esta semana hay 790 menores de edad; cuya condición era que viajaran acompañados de sus padres y que estos pudieran comprobar con documentos y las pruebas biométricas su afinidad.
Al concluir la semana, en el registro oficial hubo 691 menores de edad originarios de Honduras. 52 de Guatemala, 32 de El Salvador, uno de Brasil, otro de Haití y 11 de Nicaragua.
Se cree que, entre el jueves y este domingo, unos mil 500 migrantes han cruzado el río Suchiate, que divide a México de Guatemala, utilizando balsas.
Ellos, como los otros 3 mil que rompieron los candados para ingresar ilegalmente a Chiapas, rechazaron entregar sus identificaciones para el beneficio de la Tarjeta y del brazalete que les permite recorrer todo México sin ser detenidos; es decir, prefieren seguir en el anonimato.
O sea, entre los que ingresaron legalmente y lo que evadieron a las autoridades durante a semana, se calcula que han llegado unos 9 mil migrantes a Tapachula y los municipios aledaños, mientras que una cifra aún mayor transita Guatemala en busca de llegar a la línea limítrofe con Chiapas.
SENTIMIENTOS ENCONTRADOS EN ESTA NUEVA CARAVANA
Esta caravana ha tenido varias particulares que la hacen diferente a las otras que ingresaron a México en el último trimestre del año.
El primero de ellos es que miles de ellos decidieron dejar la pobreza extrema y sin oportunidades en la que vivían en sus naciones de origen, para aceptar el ofrecimiento inimaginable de la administración que encabeza, Andrés Manuel López Obrador, en torno a permitir que vivan legalmente en el país, accedan a fuentes de empleo y otros beneficios.
A pesar de que la oferta es casi irrenunciable, la gran mayoría de los centroamericanos en el éxodo están optando por permanecer en su calidad de ilegales, quizá porque de todos modos los atienden bien, les dan atención médica, alimentos, ropa y otros apoyos, mientras que México busca como legalizarlos, pero sin que aporten sus documentos.
Quienes arribaron esperaban encontrar a un pueblo mexicano con grandes atenciones, como ocurrió en octubre, pero las cosas han sido muy distintas. Los ciudadanos ya no les llevan comida, agua, ropa, calzado y otros apoyos; mientras que los automovilistas y los camioneros ya no les ofrecen llevarlos en sus unidades por la carretera.
Eso ha generado que los migrantes hayan decidido acelerar su paso por los municipios de la Costa se Chiapas, con el objetivo de llegar lo más pronto posible al centro del país.
También es muy notable la psicosis que su presencia ha ocasionado en la región. Y es que, de acuerdo a las cifras oficiales, la incidencia delictiva se incrementó desde que se empezaron a producir esos fulos migratorios y, cada vez más frecuente, hay la participación de centroamericanos en actos ilícitos.
Sin embargo, en el otro extremo de ese desprecio de los mexicanos hacia los migrantes, surgió este domingo la iglesia bautista y llegó hasta donde pernotaban los extranjeros en Huixtla.
Les ofrecieron 19 autobuses de pasajeros para llevarlos gratuitamente hasta la comunidad de Chahuites, en el estado de Oaxaca. Había recelo porque creían que era una treta para asegurarlos, pero al final aceptaron.
Se calcula que en esas unidades viajaron alrededor de mil personas, entre menores de edad, mujeres, personas de la tercera edad, enfermos o lesionados.
Loa condición fue que, en cada revisión policiaca, aduanera, militar u otras similar que se encontraran en el camino, los centroamericanos bajarían del autobús, pasarían el retén a pie y poco después lo abordarían de nuevo.
El resto que se quedo en Huixtla, unos mil 500, partieron caminando en las primeras horas de la mañana hacia su próximo destino: El parque central del municipio de Escuintla.
Se informó que una vez que los camiones llegaran a Oaxaca y dejaran a sus pasajeros, regresarían hacia Escuintla para que este lunes hagan algo similar y se lleven otra cantidad parecida, y así sucesivamente.
Estos migrantes, según grupos altruistas de Tapachula, también tuvieron la particularidad de ser groseros, abusivos y, en algunos casos, agresivos en contra de los mexicanos.
Es más, se burlaron de la Constitución Mexicana, luego de que han ido izando su bandera y cantante su himno nacional en cada una de las plazas centrales a las que han llegado en los últimos días.
Lo único que han aceptado de buena gana ha sido la atención médica y los medicamentos gratuitos. Según el balance de los servicios ofrecidos, la gran mayoría son por diversos tipos de micosis, enfermedades diarreicas agudas (Edas), problemas gastrointestinales, deshidratación, llagas, entre otros.
Mientras los migrantes avanzan, autoridades de Estados Unidos, México y los países centroamericanos están intercambiando información para poder detectar a personas con antecedentes penales, delincuentes y algunos con orden captura, lo cual ya ha empezado a dar resultados positivos con el aseguramiento de varios de ellos.
REAPARECEN EN ESCENA LOS MIGRANTES DEL AÑO PASADO
La labor de convencimiento del gobierno federal para que los indocumentados se alisten en la solicitud de la TVRH ha tenido grandes impedimentos. Uno de ellos es que reaparecieron en escena los migrantes de la primera caravana que arribó en octubre del año pasado y que habían cumplido con el proceso administrativo para estar legalmente en el país.
Y es unos mil 500 centroamericanos que solicitaron su condición de refugiado en el país, hasta la fecha no les han dado respuesta y permanecían como población flotante, la mayoría en Tapachula.
Ante esa desesperación de no saber si serían beneficiados con ese documento o serían deportados, optaron este domingo por empezar a caminar en pequeños grupos desde Tapachula hacia Huixtla, tratando de alcanzar a los que encabezan este nuevo éxodo.
Varios de ellos dijeron a los medios de comunicación que habían sido muy respetuosos de las leyes y que incluso, cuando los echaron a la calle al clausurar las instalaciones de la Feria Mesoamericana, habilitado como albergue, no protestaron y, en lugar de ello buscaron como sobrevivir, la mayoría mendingando.
Luego de tres meses de espera, indicaron que los engañaron porque menos del 10 por ciento de los solicitantes recibieron el certificado de refugio o el de asilo y por ello consideraron que lo único que hicieron fue haber “construido un muro de papel para impedir que siguieran su camino hacia los Estados Unidos”.
Lo último que se sabía era que la Comisión de Ayuda a Refugiados (COMAR) y el gobierno federal, habían permitido la solicitud de unos 2 mil 600 migrantes, pero que unos cuantos habían obtenido el beneficio.
Mientras tanto se confirmó que, en la mañana de este domingo, fueron contratados alrededor de 60 migrantes para realizar actividades de limpieza en el estadio de futbol de Suchiate, el cual al principio de la semana pasada había sido habilitado por las autoridades federales y estatales como albergue temporal.
Sin embargo, los migrantes no lo usaron, luego de las protestas de miles de ciudadanos en contra de la caravana, quienes incluyeron en sus protestas el bloqueo de los accesos del estadio.
Los centroamericanos contratados para la limpieza, según informaron, obtendrán sus pagos a través del programa de empleo temporal del gobierno federal, lo que causó que el malestar de la población se ampliara, porque consideran que se está desplazando a los mexicanos en torno a las fuentes laborales, uno de los grandes problemas de todo el país.
Se desconoce hasta el momento las acciones ciudadanas de protesta para este lunes, aunque se ha fortalecido la presencia de policías, incluso acompañando a los extranjeros contratados. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello/Darinel Zacarías