Se Intoxican 25 Elementos de la Policías Municipal de Tapachula al Consumir Alimentos en mal Estado

485
Se Intoxican 25 Elementos de la Policías Municipal de Tapachula al Consumir Alimentos en mal Estado
Se Intoxican 25 Elementos de la Policías Municipal de Tapachula al Consumir Alimentos en mal Estado

*NUEVE UNIFORMADOS CONTINÚAN INTERNADOS EN UNA CLÍNICA PRIVADA. *DESDE HACE VARIOS DÍAS LOS AGENTES SE HAN VENIDO QUEJANDO DE LA MALA CALIDAD DE LOS ALIMENTOS, QUE SE COMPRAN CON UNA EMPRESA FAMILIAR DEL PRESIDENTE MUNICIPAL ÓSCAR GURRIA Y SU ESPOSA LAURA GARCÍA ARJONA.

Tapachula, Chiapas; 30 de enero. – Al menos 25 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de la localidad, resultaron intoxicados en las últimas horas luego de que supuestamente consumieron comida de pésima calidad o descompuesta que la misma corporación les abastece diariamente.
Todos ellos requirieron atención médica de emergencia y, lamentablemente, nueve tuvieron que ser hospitalizados en una clínica particular ubicada al Oriente de la ciudad, en donde en la noche de este miércoles trataban de estabilizarlos.
Se sabe que, por disposición de la administración que encabeza Oscar Gurría Penagos, se contrataron los servicios de una fonda – que se autodenomina cocina industrial- y que se localiza en las inmediaciones de la clínica del ISSTECH, para proporcionar el alimento diario a alrededor de 300 uniformados.
Desde hace varios días los uniformados se han venido quejando de la mala calidad de los alimentos, ya que ahora los responsables de proveer de alimentación a los uniformados son Evelin Vidal y Samuel Espinosa, directora de recursos humanos y administrador de la SSPM, triangulando la compra de los alimentos con una empresa familiar del Presidente Municipal Óscar Gurria y su esposa Laura García Arjona.
Desde que se contrataron esos servicios hubo la polémica porque, presuntamente, con ese contrato de servicio se había favorecido a un familiar del Alcalde, además de que se advertía de que no había la capacidad ni la experiencia para cumplir con ese compromiso en el que está de por medio la vida y la salud de los elementos.
De igual forma, desde principios de este mes, algunos policías habían comentado que la comida que les estaban sirviendo no reunía las condiciones básicas para ser ingeribles y que olía mal.
Según dijeron, algunos habían acudido a sus superiores para informales que había inconformidad entre la fuerza laboral y que, incluso, muchos de ellos no estaban comiendo esos platillos, pero no fueron escuchados y, en lugar de ello, las actuales autoridades del Ayuntamiento prefirieron seguir beneficiando a ese nuevo proveedor municipal.
Los propios uniformados comentaron que este miércoles les distribuyeron un plato de tortillas con frijol, pambazo con salchicha y tacos de carne, y que era tan mala, que muchos la aceptaron, pero lo tiraron a la basura, aunque la mayoría lo tuvo que comer por necesidad.
En estos lamentables hechos en los que se teme que pudiera haber actos de corrupción y nepotismo, pudiera estar también involucrado el todavía titular de la dependencia, Pedro Enoc García Palazuelos, quien ha sido incapaz para atender el ramo de seguridad en Tapachula.
También hay la sospecha de que el consejo de seguridad en el municipio podría estar solapando esas y otras irregularidades por alguna circunstancia, luego de que la directiva sigue siendo la misma desde hace muchos años y se mantiene en silencio.
Se espera que la postura de la Jurisdicción Sanitaria VII sea la de clausurar de inmediato la fonda que provee los alimentos, los sancione y finque responsabilidades.
En tanto, que los diputados del Congreso del Estado asuman sus responsabilidades y ordenen al Órgano de Fiscalización Superior realizar investigaciones en Tapachula.
Esto para descartar la posibilidad de que se pudiera estar beneficiando a familiares del alcalde en la contratación de servicios o productos, como se ha venido señalando constantemente.
Además, que el gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador, haga lo propio y castigue a quien o quienes resulten responsables, luego de que se trata de recursos federales destinados para el rubro de la seguridad. El no hacerlo podría provocar la sospecha de omisión o de complicidad.
Los familiares de los policías afectados siguen pendientes de la evolución médica de cada uno de ellos, incluso de aquellos que pudieron resistir los daños y seguir su recuperación en sus hogares.
Se desconoce si el gobierno de Gurría insistirá, pese a todo, a que sea el mismo proveedor de alimentos de la corporación y ordene que este jueves les siga suministrando la comida a los uniformados.
Tampoco se sabe de la postura de los regidores que, al menos en teoría, están para la defensa de los intereses del pueblo, aunque su silencio desde que asumieron el cargo, lo dice todo.
Ojalá que no haya necesidad de que uno de los policías municipales tenga que morir por intoxicación, parea que las autoridades estatales y federales pongan orden en Tapachula.
Los actos de corrupción y abuso de autoridad al interior de esta corporación continúan, al igual que sucedió con el ex edil Neftali Del Toro Guzmán. EL ORBE / Mesa de Redacción.