Casinos en Chiapas Trajeron Miseria e Inseguridad a la Región: Abogados

305
En enero del 2013, dos casinos que operaban en Tapachula y dos más en Tuxtla Gutiérrez fueron clausurados por las autoridades estatales, al presentar irregularidades en su funcionamiento y la presunta venta de drogas; sin embargo, el Colegio de Abogados advierte que se pretende reabrir dos, lo cual afectaría la economía de las familias y propiciaría una nueva fuente de inseguridad.
En enero del 2013, dos casinos que operaban en Tapachula y dos más en Tuxtla Gutiérrez fueron clausurados por las autoridades estatales, al presentar irregularidades en su funcionamiento y la presunta venta de drogas; sin embargo, el Colegio de Abogados advierte que se pretende reabrir dos, lo cual afectaría la economía de las familias y propiciaría una nueva fuente de inseguridad.

* REINICIA OPERACIONES EL DE TUXTLA GUTIÉRREZ Y ESTÁN A PUNTO DE ABRIR EL DE TAPACHULA, SEÑALA EL COLEGIO DE ABOGADOS DEL SOCONUSCO.
* EN MERCADOS, TIENDAS, FARMACIAS ABUNDAN LAS MÁQUINAS TRAGAMONEDAS DE MANERA CLANDESTINA, SIN QUE NINGUNA AUTORIDAD IMPONGA SANCIONES.

Tapachula, Chiapas; 9 de Febrero.- Uno de los dos casinos que fueron clausurados en Tuxtla Gutiérrez y que permaneció cerrado, desde aquel Enero del 2013, cuando las autoridades le encontraron irregularidades, ha sido reabierto al público.
Mientras que uno más, ubicado en Tapachula, está a punto de entrar nuevamente en operaciones, señaló el presidente del Colegio de Abogados del Soconusco, Manuel de Jesús Márquez González.
Recordó que, en aquella ocasión, las autoridades estatales en turno emitieron un comunicado en el que informaron a Chiapas que se habían clausurado en total cuatro establecimientos de ese tipo, dos en cada ciudad, porque se les había encontrado drogas listas para ser comercializadas en su interior, además de otras irregularidades.
Fue muy importante la intervención de las anteriores autoridades estatales en Chiapas para mantener cerrados esos lugares durante el sexenio, y que eso fue en beneficio de toda la población.
Recordó que, de acuerdo a esos comunicados oficiales, en dos de los casinos cerrados -uno en Tapachula y otro en Tuxtla Gutiérrez-, se encontraron bolsas conteniendo un polvo blanco con todas las características de la cocaína.
En tanto que los otros dos no cumplían satisfactoriamente con lo que establece la ley para ese tipo de giros, o se estaban cometiendo otros delitos.
“El vicio de las apuestas había arrastrado a muchas familias chiapanecas a la quiebra, a la desintegración familiar, a recurrir a otros tipos de adicciones y a buscar dinero fácil, aunque fuera de manera ilícita. Los casinos en Chiapas sólo trajeron miseria e inseguridad”, indicó el abogado.
Afirmó además que todos esos millones de Pesos de ganancias que obtenían los casinos, durante estos años en que han estado clausurados, quedaron en el núcleo familiar para resolver sus propios problemas cotidianos, como la alimentación, el cuidado médico y la educación.
Por ello, dijo, el grupo al que representa han coincidido que el cierre de los casinos en Chiapas también contribuyo para el rescate económico de la Entidad.
“No se trata de una diferencia personal con los propietarios de los casinos, sino más bien de una estrategia amplia y justificada para garantizar el sano desarrollo de los jóvenes y niños chiapanecos, el fortalecimiento de las familias y el combate a los vicios”, abundó.
También opinó que, con el cierre de los casinos se redujeron infinidad de delitos y niveles de inseguridad, “y ahora hay una gran preocupación porque pretenden abrirlos de nuevo”.
Y es que, de acuerdo a Márquez, a esos lugares llegaban personas sospechosas a jugar cantidades considerables de dinero, sin que fuera investigada la procedencia de esos recursos.
“Se teme que esa lucha frontal contra las casas de apuesta, los centros de prostitución y antros de vicio, podría venirse abajo por los intereses personales de algunos funcionarios públicos, aun cuando saben que sería un retroceso y un atentado a la sociedad”, apuntó.
Por otro lado, comentó que las máquinas traga-monedas, popularmente llamadas minicasinos, se han apoderado de este municipio, el segundo más grande en el Estado.
Se desconoce, indicó, si servidores públicos estén detrás de ese negocio que se calcula deja varios millones de Pesos en ganancias mensuales y la posible evasión de impuestos.
Tampoco se sabe, dijo, si algún empleado de Gobierno es propietario de las máquinas o solamente reciben dinero a cambio de permitir que operen impunemente esos juegos de azar.
Para ejemplo de lo que está ocurriendo en Tapachula, comentó que en las instalaciones del mercado “San Juan”, al norponiente de la ciudad, los mini casinos ya ocupan también varios locales comerciales.
Incluso, según su opinión, unas cien de las cerca de 700 máquinas tragamonedas que se calcula se encuentran en ese sector y sus alrededores, empezaron a funcionar en los últimos tres años.
Se debe recordar que cuando fue inaugurado ese mercado, en Noviembre del 2012, es decir hace poco más de seis años, no había una sola de esas máquinas, es más, ni un solo comerciante en pasillos y arterias viales, las cuales ahora están tan atiborradas de informales, haciendo casi imposible transitar por ese lugar.
“El silencio de las autoridades sobre ese tema hace creer que pudiera tratarse de una gigantesca red de corrupción, en la que pudieran estar involucrados”, abundó.
Conforme a su apreciación, esas actividades forzosamente tienen que ser vigiladas y sancionadas por las autoridades federales, “pero también de las autoridades municipales, en su responsabilidad de prevenir el fraude que se le está haciendo a miles de familias en situación de pobreza”.
En las máquinas se aprecia durante todo el día, cómo menores de edad -principalmente- caen en la adicción y pierden su dinero, que bien podría haber servido para que pudieran comer, para atender su salud o ayudar en la economía familiar, apuntó.
Recordó que hace unos tres años, las autoridades federales y estatales realizaron varios operativos en los que decomisaron una gran cantidad de esos aparatos, pero por alguna situación, las acciones cesaron, y ahora esas máquinas proliferan.
En las máquinas tragamonedas se realizan apuestas de dinero como en cualquier casino. En ellas participan ininterrumpidamente niños, ya que en la gran mayoría operan las 24 horas del día, durante todo el año.
Hizo remembranza de que, en la primera semana de Diciembre del 2014, la Cámara de Diputados aprobó la nueva Ley Federal de Juegos con Apuestas y Sorteos -con 297 votos a favor, 34 en contra y 17 abstenciones- donde se prohibieron las máquinas tragamonedas en todo el país, es decir, sólo podrían operar dentro de los casinos.
En ese entonces, la Comisión Especial tenía contabilizado que en todo el país existían más de 250 mil máquinas tragamonedas ubicadas regularmente en tiendas, farmacias, mercados y establecimientos de maquinitas. Hoy podrían superar los 3 millones. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello