Rompiendo Portones a Patadas, Ingresa Nueva Caravana de Migrante Hondureños a Chiapas

1516
Cerca de 3 mil migrantes procedentes de Honduras, ingresaron de manera violenta a territorio chiapaneco, sin que pudieran ser detenidos por las autoridades; en su andar exigen que el gobierno mexicano les de comida, ropa y les otorgue la TVRH.
Cerca de 3 mil migrantes procedentes de Honduras, ingresaron de manera violenta a territorio chiapaneco, sin que pudieran ser detenidos por las autoridades; en su andar exigen que el gobierno mexicano les de comida, ropa y les otorgue la TVRH.

* REPORTAN AGRESIÓN A POLICÍAS QUE INTENTARON CONTENERLOS EN SUCHIATE Y METAPA DE DOMÍNGUEZ. PRETENDEN PASAR EL FIN DE SEMANA EN EL PARQUE “MIGUEL HIDALGO” DE TAPACHULA.
* ¿HASTA CUÁNDO SE VA DETENER ESTA SITUACIÓN?, SE PREGUNTA LA CIUDADANÍA.

Tapachula, Chiapas; 12 de Abril.- Una nueva caravana de migrantes hondureños llegó en la madrugada de este viernes a los límites entre Guatemala y México, quienes rompieron los candados de los portones de acceso al país y los abrieron a patadas, sin que nadie pudiera evitarlo.
Amenazaron a los funcionarios públicos que resguardaban las instalaciones y se concentraron en el parque central de Ciudad Hidalgo, en donde aguardaron que otros cientos de sus connacionales y de otras naciones cruzaran ilegalmente la franja limítrofe y emprender el camino.
Cantaron su himno nacional y desplegaron su bandera. No hicieron caso a ningún Policía Federal que les señalaban que estaban violando las leyes mexicanas. Es más, se burlaban de los uniformados.
Así recorrieron varios kilómetros, haciendo pequeñas pausas para esperar a los rezagados y para conservar la caravana y no exponerse a ser detenidos.
Al llegar al municipio de Metapa de Domínguez, un grupo de policías municipales bloqueaba el acceso al centro de la ciudad, el cumplir las órdenes que les dieron les salió caro, porque fueron agredidos a golpes y, afortunadamente, les perdonaron la vida.
De esa manera siguieron su marcha y celebraban con gritos y cantos cada uno de sus actos, aunque con ellos pisotearon la soberanía nacional y las leyes mexicanas.
Un par de kilómetros antes de llegar a Tapachula se instaló un retén que, al menos en teoría, buscaba desviar esa columna de extranjeros indocumentados por el Libramiento, pero tampoco lograron contener a los hondureños y acompañantes que traen la consigna, según ellos mismos, de que nada ni nadie los detendrá.
Nuevamente el pueblo de Honduras se apoderó de Tapachula e hizo lo que quiso. Esos 2 mil 500 extranjeros marcharon por las principales calles de la ciudad hasta llegar al centro, en donde se instalaron y lo convirtieron, como en reiteradas ocasiones, en un gran sanitario público.
Adelantaron que el Gobierno Federal Mexicano les debe atender de inmediato con comida, agua, médicos, casas de campaña y, sobre todo, con incluirlos como beneficiarios de la Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias (TVRH), para quedarse a vivir en el país y gozar de otros apoyos gubernamentales y de empleo.
Al ser cuestionados por los representantes de los medios de comunicación en la noche de este viernes, algunos indicaron que hay la propuesta de quedarse todo el fin de semana en Tapachula, en tanto que el Gobierno los atiende.
De lo contrario, dijeron otros, continuarán su movilización por toda las Costa de Chiapas con rumbo al centro del país y después retomar su destino hacia la frontera con los Estados Unidos.
De antemano descartaron solicitar amparos judiciales como lo hicieron en días pasados los migrantes cubanos, porque señalan que no cuentan con los recursos económicos para tramitarlos.
No quisieron contestar los cuestionamientos de los reporteros en torno a cómo piensan sobrevivir sin dinero, aunque hubo quien opinó que es obligación del Gobierno mexicano, en apego a supuestos tratados internacionales.
La sola presencia de esta nueva caravana ocasionó que los comercios, oficinas y otros establecimientos del primer cuadro de la ciudad, cerraran sus puertas.
También los turistas, consumidores y los ciudadanos se alejaron del centro de Tapachula. Es más, los poco más de 2 mil cubanos que siguen en espera de que el Instituto Nacional de Migración (INAMI) les entregue el oficio de salida para que puedan seguir su camino, se retiraron hacia otras partes de la ciudad.
Lo peor de todo es que se cree que el área de Regulación Migratoria suspendió sus actividades luego del motín suscitado en esas oficinas a mitad de semana y, por lo tanto, miles extranjeros indocumentados estarán deambulando en la ciudad.
Cabe mencionar que unos 70 centroamericanos fueron asegurados este viernes, luego de que se separaron de la caravana en la que marchaban. Confiados, la mayoría de ellos decidieron viajar en unidades del transporte público parta llegar a Tapachula, pero no pudieron pasar los retenes.
México Repudia a los Migrantes.
La situación se complica porque en los últimos meses, los sectores productivos y comunidades enteras de varias entidades del país han hecho público su repudio a los migrantes.
Coincidentemente señalan que en las rutas por donde pasan esos extranjeros que no cuentan con documentos con los que puedan acreditar su legal estancia en el país, los niveles de inseguridad se han incrementado alarmantemente.
Su postura la respaldan con la detención de muchos delincuentes que iban infiltrados en las caravanas y que contaban con órdenes de aprehensión en sus países de origen, por delitos como homicidio, narcotráfico, extorsión, terrorismo, ataques sexuales, asalto a mano armada, robo, entre otros.
También señalan la forma violenta e impune en que muchos de esos migrantes han violado las leyes que norman al país, sin que alguna autoridad haga algo para evitarlo.
Hay pánico también en la población, porque se ha detectado que varias de esas personas, incluyendo niños, que han cruzado de manera ilegal las fronteras hasta llegar a Tapachula, están contagiados con enfermedades mortales que pudieran ocasionar una epidemia, luego de que no hay cerco epidemiológico.
Aunando a eso, el turismo, consumidores e inversionistas se han alejado de las regiones donde hay presencia de migrantes, y con ello los grupos empresariales han reportado la caída en las ventas en hasta un 70 por ciento.
Hay la advertencia de que, en algunos municipios, se están conformando grupos de pobladores que están decididos a no permitir que lleguen migrantes a sus comunidades, por las buenas o las malas.
Gobierno Federal Ordena Darles de Comer.
Mientras todo ese caos se vive en Tapachula y en los municipios aledaños, el Gobierno Federal desplegó elementos de la Armada de México hacia el municipio de Mapastepec, donde hay concentrados otros dos mil centroamericanos que también entraron ilegalmente al país.
Se pensaba que los militares arribarían a ese punto de la Costa para encabezar un operativo junto con las autoridades migratorias para hacer cumplir la ley, asegurarlos y repatriarlos a sus países.
En lugar de eso, los militares llevaron las unidades de cocinas comunitarias, tortillerías ambulantes y otras, para prepararles de comer a ese flujo migratorio.
Mientras, funcionarios públicos tienen que atender a los indocumentados para otorgarles las TVRH y que se queden a vivir en territorio nacional.
El Gobierno también habilitó las instalaciones de la Unidad Deportiva de ese municipio para convertirlo en un refugio temporal
De acuerdo a los oficiales a cargo de la entrega de esa ayuda que pagan todos los mexicanos, tienen la capacidad para entregar alimentación a unas tres mil personas.
Irónicamente, en las calles de ese municipio como en otras regiones del Estado, hay cientos de comunidades que se encuentran en extrema pobreza y, en varias de ellas, hay muchas familias que no tienen la capacidad económica para poder comer.
Tampoco tienen empleos ni acceso a los sistemas de salud, educación o a los programas gubernamentales. Miles de ellos también son migrantes porque abandonan sus comunidades para ir en busca de mejores oportunidades de vida.
Mientras todo eso ocurre, miles de migrantes se desplazan por Guatemala hacia Chiapas, atraídos por la debilidad mexicana en materia de seguridad y por la forma tan benévola en la que están siendo tratados, aún cuando entre ilegalmente y causen destrozos. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello