Ayer Ingresó una Nueva Caravana de 450 Migrantes Detuvieron a 35 y el Resto se Dispersó en Suchiate

298
Una nueva caravana conformada por cerca de 450 migrantes ingresó en la mañana del domingo a Suchiate, pero fue interceptada en su camino a Tapachula, por lo que decidieron agredir a policías y autoridades migratorias, para luego huir entre los matorrales. Sólo detuvieron a 35.
Una nueva caravana conformada por cerca de 450 migrantes ingresó en la mañana del domingo a Suchiate, pero fue interceptada en su camino a Tapachula, por lo que decidieron agredir a policías y autoridades migratorias, para luego huir entre los matorrales. Sólo detuvieron a 35.

* SE ENFRENTARON A POLICÍAS FEDERALES Y AGENTES DEL INM, QUE HABÍAN MONTADO UN OPERATIVO PARA CONTENERLOS EN METAPA DE DOMÍNGUEZ.
* MILES DE ILEGALES SE QUEDARON A DORMIR EN EL CENTRO DE TAPACHULA, DE DONDE PLENEAN SALIR EN EL TRANSCURSO DE LA SEMANA PARA HUIXTLA.

Tapachula, Chiapas; 14 de abril. – Una nueva caravana de migrantes de aproximadamente 400 integrantes, que ingresaron de manera ilegal a territorio mexicano en la mañana de este domingo, fueron interceptados por Policías Federales y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y se registró un enfrentamiento.
De acuerdo a los primeros informes, se dijo que los migrantes, entre hondureños y salvadoreños, habían arribado el sábado por la tarde a la comunidad fronteriza de Tecún Umán, en territorio guatemalteco.
Ahí les habían dicho que podrían pasar por el Puente Internacional Rodolfo Robles y entregarse a las autoridades mexicanas, para que fueran incluidos como aspirantes a una Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias (TVRH), con el condicionante de que tendrían que ser sometidos a verificación de sus identidades.
La caravana no aceptó y, en lugar de ello, prefirieron entrar al país por caminos de extravío y realizar una marcha de extranjeros sin documentos, como las muchas que ha habido en los últimos seis meses, con rumbo a Tapachula.
Así, luego de cruzar la franja limítrofe entre Guatemala y Chiapas, ese grupo de personas se concentró primero en el centro de Ciudad Hidalgo, y después, emprendieron su camino.
Así caminaron por varias horas hasta que fueron interceptados en el municipio de Metapa de Domínguez, donde los federales habían montado un operativo.
Al llegar, un oficial les informó que estaban violando las leyes migratorias mexicanas y que serían regresados a Suchiate para ser identificados, pero se negaron.
Los ánimos se fueron haciendo ríspidos hasta que, al pretender asegurarlos, vino la resistencia de parte de los extranjeros y golpes a los representantes de las autoridades mexicanas, quienes solo pudieron detener a 35 de ellos, mientras que unos 350 huyeron entre los matorrales con rumbo al río divisorio.
No se reportaron heridos. Los asegurados fueron trasladaos a las instalaciones migratorias, mientras que se confirmó que se reforzó la vigilancia migratoria en las carreteras por toda la Costa de Chiapas.
CENTROAMERICANOS DECIDEN
UEDARSE EN TAPACHULA
Mientras que todo eso ocurría, los poco más de 2 mil migrantes que ingresaron violentamente a Chiapas en el fin de semana y que habían llegado al centro de Tapachula, tenían previsto salir del municipio en la tarde del domingo, pero no lo hicieron.
Y es que habían dicho que esperaban que la caravana que venía tras de ellos arribara en las últimas horas y así, todos juntos, salir rumbo al municipio de Huixtla.
Sin embargo, se enteraron que sus connacionales, la mayoría de ellos de Honduras, había sido interceptada por los policías federales y desactivada.
También supieron las noticias, a través del rotativo EL ORBE, sobre lo acontecido con el enfrentamiento entre migrantes y policías en Mapastepec; el hacinamiento en la Estación Migratoria Siglo XXI y los operativos de revisión en la Costa de Chiapas, además de la deportación diaria de alrededor de 400 extranjeros desde Tapachula.
Por ello decidieron frenar sus intenciones, principalmente por el miedo de ser detenidos durante su marcha y ser deportados.
Hasta el cierre no había un conceso entre ellos sobre las acciones a seguir y tan solo se hicieron varias propuestas, que se espera sean puestas a disposición en las próximas horas.
Una de ellas es que se unirán a alrededor de 2 mil cubanos que todavía no han logrado obtener su oficio de salida (salvoconducto) para recorrer el territorio nacional hasta llegar a la frontera con Estados Unidos, sin ser detenidos.
En la semana, los cubanos advirtieron que conformarán una caravana y realizarán un “Viacrucis de Migrantes 2019”, aprovechando la Semana Santa y partirán de la ciudad, todos juntos en una caravana.
Se calcula que, hasta el domingo, había unos cinco mil centroamericanos deambulando en territorio guatemalteco en espera de una oportunidad para cruzar hacia Chiapas.
La última propuesta fue que, de plano, se queden a vivir en el centro de Tapachula, hasta que el gobierno federal les garantice que no serán detenidos y, en lugar de ello, serán beneficiados con programas sociales, pero sin ser sometidos a investigación de identidad.
Mientras que se deciden, más de la mitad del comercio establecido en el centro de la ciudad decidió suspender sus actividades desde el fin de semana por la presencia de los migrantes.
A los extranjeros indocumentados que han llegado a Tapachula y a los municipios aledaños en los últimos seis meses, se les vincula con el incremento en los niveles de inseguridad.
El turismo también reaccionó con el arribo de la última caravana, ya que en el fin de semana se redujo en más del 50 por ciento la llegada de visitantes, tanto para compras como las recreativas.
Coincidentemente, en las últimas 72 horas en Tapachula y la Costa, varios asesinatos a balazos, asaltos a mano armada, robos, ataques sexuales, entre otros delitos. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello