Arriba a Tapachula la Guardia Nacional En Operativo Inicia el Orden en la Región

694
Arriba a Tapachula la Guardia Nacional En Operativo Inicia el Orden en la Región

*AYER MARTES INGRESARON LOS PRIMEROS 1,200 AGENTES; ANTES DEL VIERNES SE INTEGRARAN OTROS 2,500. *ESTABLECERAN VIGILANCIA EN LOS LIMITES DE CHIAPAS CON GUATEMALA Y TODA LA CARRETERA COSTERA.

Tapachula, Chiapas; 18 de Junio.- Luego de casi nueve meses de reclamos sociales y protestas de los sectores productivos por temas como la inseguridad y los problemas que trajeron consigo los flujos de migrantes a la frontera sur, este martes por fin llegó la Guardia Nacional a Tapachula y de inmediato empezó a poner orden en el municipio.
Por la mañana, comandos de la Armada de México y otras unidades arribaron al centro de la ciudad con decenas de militares, policías federales y de la Guardia Nacional, quienes acompañaron a personal del Instituto Nacional de Migración (INM).
Ante la mirada de asombro de comerciantes, obreros y hasta de los manifestantes que se encuentran en plantón afuera de la Presidencia Municipal, se inició un gran operativo en la que los elementos se desplegaron en las calles aledañas al Parque Central “Miguel Hidalgo”.
En silencio, los militares armados solamente con escudos antimotines fueron adoptando posiciones en todo ese sector, aunque algunos jóvenes con rasgos de centroamericanos lograron huir despavoridos en varias direcciones.
También se retiraron de inmediato un grupo de “gestores”, “líderes sociales” y hasta “defensores de los derechos humanos” que se encontraban en esos momentos con los extranjeros.
A otros ya no les dio tiempo de nada. Los agentes migratorios les pidieron algún documento con el que pudieran acreditar su legal estancia en el país y tuvieron que aceptar que habían ingresado de manera ilegal a México.
Por lo pronto no se sabe el total de los asegurados, pero la gran mayoría de ellos se reservaba dar sus nombres y países de origen. Por lo mismo se desconoce si tienen antecedentes penales o alguna orden de localización.
Todos fueron trasladados en varias unidades hacia la Estación Migratoria “Siglo XXI”, al norte de la ciudad, donde conocerán su situación jurídica y, muy probablemente, sean deportados en las próximas horas.
En cuestión de minutos había sido desalojado el centro de la ciudad de migrantes que deambulaban de un lado a otro, incluso algunos consumiendo enervantes.
El operativo se trasladó después al malecón del río Coatán y hacia otros puntos donde había sido denunciada la presencia de migrantes y el aumento considerable de delitos con la participación de extranjeros indocumentados, incluyendo a miembros de bandas delictivas como la Mara Salvatrucha o la Barrio 18.
Ese había sido el clamor más insistente de los tapachultecos en los últimos meses, luego de que el Gobierno Municipal fue rebasado por la delincuencia y tampoco tuvo la capacidad para atender los reclamos populares.
Se espera que, en las próximas horas, el despliegue del operativo sea para toda la ciudad, para los municipios fronterizos y para el resto del Soconusco, por ser la ruta del migrante.
Balseros Nuevamente Confrontan a Marinos en Suchiate.
Mientras eso ocurría, en los cinco pasos informales más concurridos de la ribera del río Suchiate, elementos de la Armada de México se presentaron para sumarse a las acciones de frenar los flujos ilegales de extranjeros y de contrabando.
Pero, por segundo día consecutivo, cientos de balseros de los dos países, tricicleros, cargadores y otras personas, encararon a los uniformados, quienes optaron nuevamente en replegarse para evitar la confrontación que, conforme pasan las horas, se hace más latente.
Al notar la presencia de la vigilancia militar, las actividades de trasiego de personas, mercancías, gasolina y todo tipo de mercancías, casi se paralizó.
Durante un par de horas las balsas permanecieron inmóviles a la orilla del afluente porque se creía que este martes llegarían a ese punto los refuerzos de la Guardia Nacional y de otras corporaciones, pero al notar que solamente eran marinos los que vigilaban, volvió la rebelión.
Los enfurecidos balseros y sus acompañantes advirtieron, una vez más, a los uniformados que no permitirán que nadie les impida realizar esas actividades y, nuevamente, se impusieron.
Al mediodía, el paso del contrabando de mercancías y personas volvió a la normalidad. Llegaron camionetas y camiones hasta ese lugar para cargar con todo lo que ingresó de manera ilegal, y trasladarlo a territorio nacional.
Motín en la Feria Mesoamericana.
Por la tarde, migrantes extracontinentales, encabezados por unos 40 africanos, protagonizaron un motín en las instalaciones de la Feria Mesoamericana, al sur de la ciudad, las cuales han sido habilitadas como un albergue emergente y se estima que hay ahí cerca de 2 mil personas.
Esto luego de que la Estación Migratoria “Siglo XXI”, al otro extremo de la ciudad, se encuentra desde hace varios meses a su máxima capacidad y en la que también ha habido en tres meses al menos unos diez motines, fugas, destrozos, enfrentamientos, heridos, protestas e infinidad de señalamientos de corrupción.
Ante la posibilidad de fatales consecuencias, se puso en marcha el protocolo de seguridad, en la que participaron elementos de la Armada de México, de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Policía Federal y de la Guardia Nacional, quienes restablecieron el orden.
Se dijo que muchos de los que están en ese lugar fueron trasladados hasta ahí, con el compromiso de que recibirían un oficio de salida (llamados popularmente salvoconductos), con el que pudieran atravesar todo el territorio nacional sin ser detenidos, para solicitar asilo en los Estados Unidos.
Otros esperan ser beneficiados con las Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias (TVRH), con el que puedan quedarse a radicar en territorio nacional, ser beneficiados con programas gubernamentales y trabajar sin impedimento alguno.
Sin embargo, durante las acciones emprendidas en la tarde, algunos de los migrantes indicaron que ha pasado varios meses y no tienen respuesta alguna, es decir, están como reclusos, porque ni obtienen el documento solicitado ni tampoco los deportan.
De igual forma, hay hacinamiento, reciben malos tratos y temen que alguno de los que están encerrados en ese lugar pudiera tener alguna enfermedad viral y contagiar al resto de esa población, además de que supuestamente hay desabasto de alimentos y agua.
Por lo pronto fue reforzada la vigilancia en esas instalaciones, pero se cree que la desesperación de los migrantes provoque un nuevo motín y fuga. Aunque ahora ya llegó la Guardia Nacional. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello