Rechazo Total a los Casinos en Tapachula, Minan Economía Familiar y Generan Inseguridad

1325
A más de 6 años de haber sido clausurados en Tapachula y Tuxtla Gutiérrez, dueños de casinos pretenden reabrirlos y con ello generarían desestabilidad en la entidad. Por ello la sociedad externa un rotundo NO a su reapertura.

* DUEÑOS DE ESTOS ANTROS DE VICIO PRETENDEN REABRIRLOS, CON LA COMPLACENCIA DE FUNCIONARIOS CORRUPTOS.

* DESCONOCIDOS VIOLARON LOS SELLOS DE CLAUSURA DE UN CASINO UBICADO EN CONOCIDA PLAZA COMERCIAL DE LA CIUDAD.

Tapachula, Chiapas; 27 de septiembre.- Los casinos ubicados en Tuxtla Gutiérrez y Tapachula, clausurados en enero del 2013 porque se encontraron en su interior drogas listas para ser comercializadas y otras irregularidades, están a punto de abrir nuevamente.
Las presiones de quienes están detrás de esos negocios ha ido avanzando y se teme que, a través de algún tipo de acuerdo con funcionarios federales, cancelarán en cualquier momento la suspensión que éstos tienen en la Entidad.
Uno de los establecimientos que se había cerrado en Tuxtla Gutiérrez, ya entró nuevamente en operaciones.
Mientras que en dos de los casinos clausurados hace seis años –uno en Tapachula y otro en Tuxtla Gutiérrez- se encontraron bolsas conteniendo un polvo blanco con todas las características de la cocaína, sin embargo, podrían ser reabiertos.
Las apuestas, al menos en Chiapas, habían arrastrado a muchas familias a la quiebra, a la desintegración familiar, a recurrir a otros tipos de vicios y a buscar dinero fácil, aunque fuera de manera ilícita, para poder seguir apostando.
Todos esos millones de pesos de ganancias que obtenían los casinos en el estado, durante estos años que han permanecido clausurados, han quedado en el núcleo familiar para resolver sus propios problemas cotidianos, como la alimentación, el cuidado médico y la educación.
Por ello se señala que el cierre de los casinos en Chiapas contribuyó también para el rescate económico de la Entidad.
De acuerdo a representantes de la sociedad, la suspensión de esos establecimientos está justificado al ser una garantía del sano desarrollo de los jóvenes y niños chiapanecos, el fortalecimiento de las familias y el combate a los vicios.
Consideran que el cierre de los casinos permitió, además, reducir considerablemente el número de delitos en la región.
Los sellos de clausura que las autoridades judiciales colocaron en ese momento en los casinos, han sido violados y se desconoce cómo fueron sustraídos de ahí.
Personal de seguridad que cuida las instalaciones dijeron que, en algún descuido, alguna persona arrancó los sellos, pero no se entiende el por qué no se informó a la Fiscalía para que fueran colocados de nuevo.
No se sabe tampoco si las máquinas siguen en el interior o ya se las llevaron hacia otros lugares para seguir operando.
Se teme, que al igual que en Tuxtla Gutiérrez, los casinos en Tapachula vuelvan a ser reabiertos en los próximos días. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello