En Cacahoatán Pobladores Queman Vivo a Presunto Violador y Asesino de Niña de 6 Años

1172
La turba enardecida no permitió que las autoridades consignaran al presunto violador, por lo que tomaron justicia por propia mano y le prendieron fuego sin que la policía pudiera intervenir. Lo detuvieron y lo quemaron.

* DESDE EL JUEVES REPORTARON LA DESAPARICIÓN DE UNA MENOR, QUIEN DESAFORTUNADAMENTE FUE LOCALIZADA AYER VIERNES SIN VIDA Y CON RASTROS DE ABUSO SEXUAL.
* TESTIGOS AFIRMARON QUE EL OCCISO APENAS HABÍA SALIDO DE LA CÁRCEL DESPUÉS DE UNA CONDENA DE 8 AÑOS POR VIOLACIÓN.

Tapachula, Chiapas; 10 de Enero.- Un presunto exconvicto fue linchado en la mañana de este viernes en el municipio fronterizo de Cacahoatán, a manos de una turba enardecida que lo acusó de haber asesinado horas antes a una menor de escasos seis años de edad.
Elementos de diversas corporaciones policiacas trataron de rescatar al ahora occiso, pero los pobladores no lo permitieron.
En lugar de ello, lo amarraron, lo golpearon y concluyeron haciendo justicia por su propia mano al arrojarle gasolina y prenderle fuego, hasta que finalmente falleció a causa de las heridas que le provocaron las llamas.
Los primeros informes señalan que todo comenzó en la tarde del jueves, cuando la menor salió de su casa, ubicada en el ejido Faja de Oro de ese municipio, hacia un lugar de esa comunidad donde se encontraba su mamá, pero ya no llegó a su destino y tampoco regresó.
Eso motivó que vecinos y familiares se unieran en la búsqueda de la niña, incluso distribuyeron su fotografía en redes sociales y en medios electrónicos, pero sin resultados positivos.
No fue sino hasta las 07:00 horas de este viernes cuando se reportó a la Policía Municipal de Cacahoatán que, en el tramo carretero que une a los ejidos Faja de Oro – El Carmen, se encontraba tirado el cuerpo de una persona sin vida.
Los primeros que acudieron al llamado fueron cuatro municipales a bordo de la patrulla 018, quienes confirmaron que se trataba de la menor, quien había sido reportada como extraviada.
La forma brutal en la que fue asesinada es inenarrable. Testigos señalaron que la niña no tenía ropa interior, con huellas visibles de haber sido torturada y violada.
En el lugar, un grupo de personas tenían detenido a Alfredo «N», de 37 años de edad, originario del ejido «El Carmen», a quien señalaban como el presunto responsable del feminicidio de la menor.
Poco después se presentaron elementos de Servicios Periciales para el levantamiento del cadáver y trasladarlo a que se le hiciera la necropsia de ley y determinar con precisión la causa de su muerte.
Los mismos pobladores no permitieron que los uniformados arrestaran al detenido, a quien llevaron amarrado a un costado del parque de El Carmen.
Ahí se dividieron las opiniones. Algunos pedían que se entregara el detenido a las autoridades, pero otros decían que apenas había salido de la cárcel por violación y que un Juez lo dejó libre, dejando todo en la impunidad y que, por lo mismo, se debería de aplicar la justicia ciudadana.
Como estaban llegando refuerzos policiacos para rescatar al inculpado, varios pobladores decidieron actuar, le rociaron gasolina y le prendieron fuego.
La escena se hizo dantesca. El acusado gritaba que era inocente y lentamente dejó de resistirse de las llamas hasta que quedó inmóvil. No se sabe si murió instantáneamente o quedó en agonía.
Ahora se espera que sean las autoridades judiciales las que informen sobre lo ocurrido con los dos homicidios.
Justo en Cacahoatán, la población se ha quejado por los asaltos a mano armada, las balaceras, los ejecutados, robos, las violaciones sexuales y otros delitos que permanecen impunes.
Por ello se concluye que la estrategia en materia de seguridad implementada por el aún alcalde, Julio Calderón Sen, ha sido un total fracaso. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello