Voraz Incendio Arrasa con 36 Restaurantes en la Plaza del Malecón en Puerto Madero

607
Las palapas quedaron reducidas a cenizas, por fortuna no hubo pérdidas humanas.

*PESE A LOS ESFUERZOS DE LOS GRUPOS DE SOCORRO, NO SE PUDO EVITAR LA PROPAGACIÓN DEL FUEGO, DEBIDO A QUE OSCAR GURRIA LES CORTÓ EL SUMINSTRO DE AGUA, YA QUE EXIGIA 12 MIL PESOS MENSUALES, QUE LOS PALAPEROS RECHAZARON PAGAR.

Tapachula, Chiapas; 17 de Febrero.- Un voraz incendio ocurrido en la mañana de este lunes en la Plaza del Malecón de Puerto Madero, dejó reducido a cenizas 36 restaurantes y una palapa, además de un policía lesionado y tres personas atendidas por crisis nerviosa.
Julio César Cueto Tirado, coordinador regional de Protección Civil Estatal, dijo en entrevista al rotativo EL ORBE, que alrededor de las 10:30 horas recibieron el llamado de auxilio de parte de pobladores y locatarios de esa comunidad, ubicada al sur de Tapachula.
Ante la dimensión del siniestro, se activó el protocolo de seguridad y por ello, alrededor de doscientos elementos de las fuerzas militares, corporaciones policíacas y civiles se movilizaron de inmediato a ese punto.
También arribaron dos pipas de Protección Civil, dos de Bomberos, dos más de la Armada de México y una de la Administración Portuaria Integral (API).
La presencia de decenas de efectivos de la Marina, Ejército Mexicano, Guardia Nacional y de diversas corporaciones policíacas permitió salvaguardar la vida de los locatarios, comensales y pobladores.
Evitaron también los actos de rapiña que, delante de los propietarios de los locales, un grupo de personas empezaba a realizar. En medio de las llamas pretendían apoderarse de cilindros de gas, estufas y otros electrodomésticos.
Mientras, paramédicos de la Cruz Roja y de otros organismos atendieron y estabilizaron a tres personas con crisis nerviosa y un policía que resultó con quemaduras considerables en una de sus manos, aunque afortunadamente no hubo fallecidos ni heridos de gravedad.
Las acciones coordinadas no pudieron detener la destrucción que provocaron las llamas; sin embargo, se logró que las llamas no avanzaran hacia las viviendas y otras áreas del poblado.
Según Cueto Tirado, el fuego ya había atravesado la carretera y afectado a otra palapa, la cual también quedó, literalmente, destrozada, pero se evitó que siguiera.
Por la tarde se llevó maquinaria pesada para demoler lo poco que quedaba en pie en la Plaza, ante el riesgo que representaba. El área quedó acordonada y resguardada y alrededor de las 18 horas se estabilizó todo.
Agentes del Ministerio Público atendieron las denuncias de los propietarios de los restaurantes y se abrió una carpeta de investigación para esclarecer los hechos y dar con los probables responsables.
¿Un Migrante el Responsable?
Alonso Campero Montes, presidente de la Unión de Restauranteros y Prestadores de Servicios Turísticos en Puerro Madero, dijo en entrevista para rotativo EL ORBE, que este ha sido el peor incendio registrado en esa comunidad durante décadas.
Señaló que no había agua potable porque las autoridades del Ayuntamiento que todavía encabeza el alcalde, Oscar Gurría Penagos, ordenó que les suspendieran el servicio, aún cuando argumentaron que se trataba de uno de los grandes atractivos de Tapachula.
Así, el Gobierno de la Cuarta Transformación le suspendió la distribución del vital líquido, porque a cambio les pedían 12 mil Pesos mensuales, es decir, las ganancias.
Esto, sin contar el pago de los recibos de energía eléctrica, impuestos, nóminas, mantenimiento de las instalaciones, entre otros.
Según Campero, hay una versión preliminar que señala a un presunto migrante centroamericano de haber provocado el siniestro y que, aún cuando lo habían perseguido, no le pudieron dar alcance.
Algunos locatarios de ese lugar comentaron a las autoridades que cada uno de ellos perdió entre 50 y cien mil Pesos en diversos productos, mobiliario y alimentos.
Según narraron, un joven de origen centroamericano llegó a cobrar violentamente a una de las propietarias de los locales que se ubican en el lugar, pero no le pagaron. Se cree que eso originó su enojo y le prendió fuego a una parte del techo de palma.
Los locatarios lograron salvar algunas cosas, pero otros no pudieron sacar nada, debido a que el fuego avanzó rápidamente y consumió todo.
Derivado de ello, elementos de diversas corporaciones policíacas montaron un operativo interinstitucional para dar con el paradero del señalado como responsable del ataque, pero no hubo resultados positivos.
De confirmarse esa versión, habría que preguntarles qué piensan ahora los Diputados federales que vinieron la semana pasada a defender los derechos de los migrantes.
Millones de Pesos y una Década de Esfuerzos a la Basura.
La Plaza estaría cumpliendo, este 17 de Marzo, dos años de haber sido inaugurada, luego de una histórica inversión integral de alrededor de mil millones de Pesos, con una mezcla de recursos de los tres niveles de Gobierno.
Fueron muchos años de negociaciones con los pobladores y con restauranteros para desalojar y tirar decenas de negocios y viviendas para llevar a cabo ese proyecto.
Durante toda una década se gestionaron los recursos desde el Senado de la República para la construcción en etapas de ese gran proyecto que incluyó millones de toneladas de relleno para las plataformas y el malecón; bordos de protección, todos los servicios públicos, carretera, andadores, entre otros.
La obra de la Plaza Madero en Tapachula fue concebida para mejorar la economía de las familias dedicadas a la venta de mariscos, y ofrecer instalaciones modernas a quienes visitan la Perla del Soconusco.
La pura plaza contaba, hasta este lunes, con 36 palapas, andadores, hamaqueros, estacionamiento, áreas de regaderas, pérgolas, jardinería, banquetas y plazoletas.
El Malecón y la Plaza Madero se habían convirtiendo en un gran detonante para mejorar las condiciones de vida de los pobladores, en un generador de recursos económicos y de cientos de empleos directos e indirectos.
Es lugar representaba el esfuerzo de distintos Gobiernos y de representantes populares de varios partidos políticos, además de la sociedad, que dejaron a un lado sus diferencias para modernizar turísticamente a Tapachula y mostrar un nuevo rostro a los visitantes.
Desde el primer momento en que se puso en marcha esa Plaza, cientos de visitantes llegaron diariamente para poder apreciar la vista del mar y, de paso, acudir a alguno de los restaurantes o comercios, lo que trajo grandes beneficios a toda esa comunidad.
Tan solo en el primer año de funcionamiento, las ventas y servicios se duplicaron en ese lugar. Se calcula que el año pasado había cerrado con ventas superiores hasta en un 200 por ciento con relación al periodo anterior antes de ser inaugurado.
Se estima que de cada diez visitantes que llegan a Puerto Madero, cinco eran centroamericanos con solvencia económica, atraídos por la diversidad y calidad de los mariscos, y la posibilidad de divertirse sanamente.
Además, que la paridad de la moneda guatemalteca con la mexicana, les permite gozar de la frontera sur chiapaneca a precios -para ellos- muy bajos.
La Tarjeta de Visitante Regional (TVR), que permite a los guatemaltecos ingresar legalmente a territorio chiapaneco sin complicaciones, fue la mejor herramienta para el turismo en el Soconusco y, en especial, para el desarrollo de esa Plaza.
La primera etapa del Malecón, fue la más difícil, porque se tenían que compactar millones de toneladas de arena, desde el faro hacia la entrada principal al Puerto y construir sobre esa plataforma el proyecto.
La segunda comprendió la construcción de la plaza y los locales comerciales, andadores, estacionamientos, miradores, jardineras, entre otros.
La tercera incluyó la demolición del kiosco y las viejas instalaciones administrativas, militares y la Casa de la Cultura, donde se edificó un parque, un mirador y una plaza para conmemorar la llegada de los japoneses a Chiapas.
Después vinieron otras etapas colaterales, como la introducción de las redes de drenaje, agua potable y eléctricas; alumbrado público, banquetas, estacionamientos y carretera. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello