Imparables los Robos, Asaltos y Asesinatos a Mano de Migrantes en Colonias de Tapachula

919
La población no tolera más la intromisión de migrantes, que solo han venido a crear zozobra e inseguridad en la región.

*SIN CONTROL LA FRONTERA MÉXICO-GUATEMALA, PASAN PUROS DELINCUENTES, VAGOS, DROGADICTOS Y GENTE QUE SOLO VIENE A SAQUEAR LA CIUDAD. *LOS BUENOS CRUZAN CON TVR.

Tapachula, Chiapas; 08 de Octubre del 2020.- La supuesta vigilancia de parte de los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) a la orilla del río Suchiate, durante el fin de semana, solamente fue una farsa.
Los uniformados, hombres y mujeres de esa dependencia, fueron colocados en una fila en la ribera del afluente, para que se les tomara fotografías y se armaran vídeos. Minutos después se fueron y la frontera nuevamente quedó igual que siempre: abierta de par en par.
Se calcula que en los últimos 10 días han pasado por ese punto «super vigilado», alrededor de 15 mil indocumentados, según el Centro de Dignificación Humana.
Todos esas personas que están entrando de manera ilegal a México, se han concentrado en Tapachula, donde, antes que ellos, ya habían más de 50 mil varados, sin oficio ni beneficio.
Esos grupos de extranjeros rápidamente se posesionaron del comercio informal y de lotes baldíos; aunque también de los servicios médicos, espacios educativos y hasta de los recreativos que han construido y mantienen los mexicanos con sus impuestos.
También se han apropiado de las pocas fuentes de empleo y de programas gubernamentales.
Con eso, Tapachula ha dejado de ser la Perla del Soconusco y se ha convertido en el traspatio de México y en el muro invisible del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.
La Inseguridad y los Migrantes.
Los delitos a manos de migrantes indocumentados en colonias populares en la ciudad, van en aumento, no sólo en lo que se refiere a robos y asaltos, sino también en ataques sexuales, narcomenudeo, homicidio y lesiones.
La posibilidad de que entrara una nueva caravana de extranjeros de manera ilegal a territorio chiapaneco, puso en zozobra a toda la población.
Por ejemplo, habitantes de la colonia Indeco, al sur de Tapachula, temen por el incremento de centroamericanos dedicados a delinquir.
Los vecinos de ese sector piden a las autoridades de los tres niveles de Gobierno que se pongan en marcha las estrategias que sean necesarias para garantizar la seguridad y la paz social, luego de la ola de asaltos y robos que se han suscitado en ese lugar.
Víctor Noel de León López, dio a conocer en entrevista que en esa colonia se ha recrudecido el tema de la inseguridad y existen focos rojos graves para las personas que viven en las colonias populares como la Indeco.
“Esto que le estoy diciendo ha provocado que las mujeres, jóvenes, y los que viven en la periferia, sean asaltados a cualquier hora del día y no se tiene la confianza de poder salir a las calles”, comentó.
Por eso exigió, a nombre de los pobladores de esa parte de Tapachula, que las autoridades migratorias y la Guardia Nacional realicen operativos por las diversas colonias de la ciudad, y detengan a los indocumentados que no cuentan con papeles en mano.
«Con los migrantes tenemos diversos detalles, porque son abusivos y están protegidos por los derechos humanos, por lo que se les exige a las autoridades garantizar la seguridad para la sociedad tapachulteca”, insistió.
Por su parte, Florinda Chang, también vecina de esa colonia, explico que ahora los guardias de proximidad (veladores) tienen que salir en la madrugada para acompañar a las personas que van a trabajar o realizar sus compras a los mercados, ante el temor de ser asaltados.
Asimismo, que «los migrantes hacen los que les da la gana ya que, según ellos, son protegidos por las leyes y por eso nos da temor tocarlos».
Algunos de los delincuentes extranjeros son remitidos, pero no se sabe ni quiénes son porque no cuentan con documentos, y se cree que inventan cualquier nombre para no aparecer en los expedientes ni en las tarjetas de búsqueda de las policías de otras naciones y salen libres horas después.
Aún cuando la caravana de hondureños fue detenida en Guatemala, el trasiego de indocumentados en grupos de entre 5 y 10 personas a través de las balsas, continúa todos los días, sin que nadie haga algo por detenerlos.
Los Nuevos Invasores y la Impunidad.
Por si eso no fuera suficiente, ahora, habitantes de la colonia Las Américas, al norponiente de la ciudad, denunciaron este miércoles que cientos de migrantes indocumentados se han apoderado de predios en la ribera del río Coatán.
La molestia, según dijeron en entrevista para EL ORBE, no es solo por su presencia, sino porque constituyen un gran problema al apoderarse ilegalmente de los patios baldíos en donde consumen alcohol y otros más se drogan.
De acuerdo a Obed Ruiz Monzón, habitante de esa colonia, hay muchos predios que no se sabe a quiénes corresponden y por lo mismo, se hallan enmontados, pero ahora ya pasaron a manos de los extranjeros indocumentados, sin que ninguna autoridad lo impida.
Después de que los migrantes se emborrachan o se drogan, salen a robar en las casas o asaltan a quienes caminan por toda la ribera de ese afluente señalaron.
En ese sentido y tomando en cuenta los problemas que causan esos indocumentados, pidió a las autoridades federales que actúen y metan en cintura a toda esa gente que abusan impunemente de la población.
En la zona del Malecón se han suscitado infinidad de asaltos, en la que los principales participantes son centroamericanos.
También han localizado cadáveres de personas que han sido asesinadas por miembros de las bandas de maras, quienes deambulan por la ciudad.
Se espera que sea la Guardia Nacional la que realice los operativos para detener a todos aquellos que están violando las leyes mexicanas, en tareas que el Instituto Nacional de Migración no ha podido o no ha querido hacer. EL ORBE / Nelson Bautista