Por Miles y Separados Siguen Arribando Migrantes. Portan Males Contagiosos y No Usan Cubreboca

467
Ninguna autoridad mete en cintura a los migrantes, que sin tomar las medidas sanitarias, pone en riesgo a la población.

*CON PADECIMIENTOS COMO SIDA O ENFERMEDADES CRÓNICAS, ASÍ COMO MUCHAS MUJERES EMBARAZADAS, CONTINÚAN INTERNÁNDOTE EN TAPACHULA, AFIRMA CESAR CAÑAVERAL DIRECTOR DEL ALBERGUE BELEN.

Tapachula, Chiapas; 29 de Diciembre del 2020.- “La desarticulación de las caravanas en Centroamérica no frenó el éxodo, sino que siguen llegando por miles, pero en grupos separados, muchos de ellos enfermos de padecimientos como el Sida o enfermedades crónicas, así como muchas embarazadas”.
Así lo dio a conocer en entrevista para EL ORBE el presbítero, César Augusto Cañaveral Pérez, coordinador diocesano de la Dimensión Pastoral de la Movilidad Humana, y responsable del Albergue Belén, quien dijo que el ingreso de migrantes centroamericanos a Tapachula es preocupante porque cada día son más, y no hay manera de cómo evitar este fenómeno ante la situación que hay en su lugar de origen.
Al hacer un balance de lo ocurrido en este año que culmina, dijo que el ingreso de migrantes a Chiapas lo clasifica en tres partes: antes, durante y después de la pandemia.
En el primero de los casos, los grupos penetraban a territorio mexicano en caravanas -la primera en el 2018-, con la idea de seguir hacia el norte y llegar a los Estados Unidos. Se detuvo un tanto esta migración a raíz de que Guatemala endureció la vigilancia para evitar que los grupos avanzaran y que los norteamericanos hicieron lo propio con sus leyes.
Después, ya con la pandemia a todo galope, la migración continuó, “pero por la restricción que había era poco lo que se podía hacer por ellos, ya que varios de los centroamericanos llegaban con enfermedades crónicas encima, incluso con problemas de Sida, mujeres embarazadas, entre otras”.
Ahora, en los tiempos actuales, manifestó que siguen llegando y en números considerables según lo puede ver en el albergue donde tienen ahora más de 300, debido a que los centroamericanos no solo huyen de la violencia, desempleo y pobreza que hay en sus países, sino también por otros problemas.
Tanto el Gobierno como las diferentes organizaciones y la propia Iglesia, deberían de desarrollar acciones para atender esa problemática, señaló.
Así también, que el tema migratorio debería ser fundamental dentro de la agenda política; incluso la agilización de los trámites para que los extranjeros puedan seguir su camino hacia su destino. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello/Nelson Bautista