Murió en la Calle de un Infarto

2274
Murió en la Calle de un Infarto
Murió en la Calle de un Infarto

 

*En la 17ª Poniente y 8ª Norte
*Iba en Bicicleta Acompañado de su Hijo Menor de Edad
*Era Chofer de Volteo
Tapachula, Chiapas, 31 de marzo.- A las 15:30 horas, transeúntes y empleados del negocio “Pollos a la Leña”, que se ubica sobre la 17ª Poniente, esquina con 8ª avenida Norte, se percataron que un señor que viajaba en su bicicleta en compañía de su hijo de aproximadamente 8 ó 9 años, repentinamente se orilló y se desvaneció sobre la banqueta, el menor gritaba para que alguien lo auxiliara. Se pidió ayuda al servicio de Emergencias 911, se presentaron paramédicos de Protección Civil y al revisar el cuerpo indicaron que ya nada podían hacer por él.
Personal de las diferentes corporaciones policiacas estatales y municipales, al verificar los hechos acordonaron el área y solicitaron la intervención del personal de criminalística de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), para que dieran fe del deceso y realizaran el trabajo de campo.
Al lugar acudió Laura Patricia C. de L., dio a conocer que el fallecido era su esposo y en vida respondió al nombre de Marco Antonio Pérez Vargas de 40 años de edad, de oficio chofer de camiones de volteo de la empresa “Grupo Tapachula”, tenía su domicilio en la 8ª Norte N. 64, entre la 35ª y 37ª Poniente.
Al llegar los peritos tuvieron a la vista el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino sobre la banqueta, afuera del negocio de venta de pollos, vestía short rojo, playera café estampada, chanclas tipo pata de gallo.
Una vez que se dieron por terminadas las primeras diligencias, el cadáver fue levantado y trasladado al Servicio Médico Forense para que le fuera practicada la necropsia de ley. Las autoridades levantaron la bicicleta tipo montañesa y la pusieron a disposición del Ministerio Público, más tarde se presentaron sus familiares para identificar el cuerpo y solicitar que se los entregaran para darle sepultura, dejó dos hijos en la orfandad. EL ORBE / Álvaro Islas Hernández