Sin incidentes Fiesta de los Fieles Difuntos en Escuintla

622
Sin incidentes Fiesta de los Fieles Difuntos en Escuintla
Sin incidentes Fiesta de los Fieles Difuntos en Escuintla

Escuintla, Chiapas; 2 de Noviembre.- Quizá no se deba a la poca afluencia de personas al panteón municipal de este lugar, pero no hubo incidente qué lamentar, todo pasó en santa paz, lo que arrojó saldo blanco a la culminación de la celebración del Día de Muertos.
La única perturbación que hubo, y de ello varios asistentes al cementerio se molestaron, fue porque chamacos y jóvenes se echaban harina y se quebraban huevos crudos de gallina, corrían a tropel como potros desbocados pasando a traer a los asistentes al cementerio, y no sólo eso, se batían la cabeza con los huevos crudos, causando nauseas a las personas.
De ahí en fuera todo estuvo en su normalidad, lo único que se extrañó fue a aquellas personas que tenían por costumbre ponerle marimba a sus difuntos o guitarras, o no llegaron, quizá la crisis económica no se los permitió; por lo demás todo salió bien y las personas estuvieron contentas.
Quizá se deba a la extrema crisis económica por la que se atravesando no sólo en el país, sino que también en este municipio en donde existe el desempleo más que nada y por ello las personas no gastan como antes.
Esto sale a colación porque los panteones no se vieron atestados de personas como en otras ocasiones que llegaban a visitar a sus difuntos y llevarles flores; la señora Matilde Escobar López, dijo que desde el día primero, día de los angelitos, se notó la poca afluencia de personas en el panteón.
Ya para este 2 de Noviembre, de los fieles difuntos, señaló, fue más notoria la presencia de los asistentes al cementerio, incluso quienes vienen de fuera a visitar la tumba de sus difuntos se les vio de manera esporádica; hasta la marimba y guitarristas no tuvieron mucho trabajo, ¿sería crisis?, dijo doña Matilde.
Alegría en el Panteón Municipal Estuvo en las Afueras.
La poca asistencia que se notó en el panteón municipal se reflejó más en las personas dedicadas al comercio, porque se apreció más vendedores y vendedoras de todo tipo sin faltar las garitas con venta de cervezas.
Hubo muchas taquerías de carne de res, de puerco y de pollo, así como de fritangas, dentro del panteón -como todos los años- también hubo personas dedicadas a la venta de cerveza y otro tipo de vendimias.
Los que sí de plano hicieron el negocio de su vida fueron vendedores de cascarones de harina, y los vendedores de espuma, en donde no sólo los menores de edad compraban, sino que también los adultos. EL ORBE/Alonso Castañeda Pineda