En Decadencia el Servicio de Transporte “Tapachultecobús”

1308
En Decadencia el Servicio de Transporte “Tapachultecobús”
En Decadencia el Servicio de Transporte “Tapachultecobús”

 

*Con Fallas Mecánicas la Mayoría Abandonados.

Tapachula, Chiapas, 14 de junio.- La creación del Tapachultecobús a través de la empresa Sistema de Transporte Urbano de Tapachula, S.A. de C.V. (Sitatub), que tuvo por objetivo dar un beneficio al medio ambiente con unidades que en lugar de combustible fósil usaran un producto natural como el biodiesel, cada día se encuentran en decadencia y brindando un pésimo servicio a los usuarios de las rutas Rastro y Laureles.
Los operadores afirmaron que desde el inicio de funciones, el 8 de agosto de 2010, el Tapachultecobús estuvo enmarcado en una serie de mentiras y fraudes, porque nunca utilizaron biodiesel como lo anunció el entonces gobernador Juan Sabines Guerrero que no sólo engañó a los chiapanecos sino también al presidente Felipe Calderón y al representante de la ONU,Ban Ki-moon, cuando acudieron a una cumbre en Cancún, donde fue presentada una ecounidad.

TAPACHULTECOBÚS VA RUMBO A LA QUIEBRA

De la fusión de las concesiones de las rutas Laureles 1 y Rastro surgió la empresa que dio origen al Tapachulteco, con una participación del 51 por ciento el gobierno del estado y el 49 por ciento los concesionarios y como no hay inversión ni reinversión, va derechito a la quiebra.
El gobierno de Juan Sabines Guerrero los obligó a que sacaran sus unidades Urvan, a cambio puso los camiones e hizo la sociedad, con el compromiso de encargarse del buen funcionamiento, además de imponer el gerente general, una persona de apellido Valera, mientras que en esta ciudad Emilio Orduña Morga es el presidente del consejo de administración.

UNIDADES EN DEPLORABLES CONDICIONES MECÁNICAS

Un grupo de operadores informó que no se explican qué es lo que está pasando con esa empresa, toda vez que ingresos económicos hay todos los días, no los mismos que hace algunos años, porque ahora la mayoría de las unidades se encuentran descompuestas en un predio al sur de la ciudad y las pocas que circulan lo hacen en deplorables condiciones. A falta de aire acondicionadotienen que transitar con las puertas y ventanas abiertas,las llantas están lisas, a muchas se les ve el alambre, la suspensión está bastante deteriorada.
Creen que el problema es porque podría haber fuga de recursos o mal empleados, además hay altos salarios para los directivos, por lo que ya no queda dinero para reinvertirle, aunque -afirmaron- la responsabilidad principal es del gobierno.
Cuando una unidad del Tapachulteco se ve involucrada en algún accidente automovilístico y aunque el operador no haya tenido la culpa, pero si los daños son bastante altos, la empresa los despide, cuando se trata de montos que no rebasan los seis mil pesos, los tiene que pagar el conductor y se los van descontando vía nómina cada quincena. Siempre le echan la culpa al operador, para que las cosas no se salgan de control, porque las unidades no están con toda su documentación en regla, no portan placas de circulación.

CAMIONES ABANDONADOS EN UN PREDIO

En un predio ubicado al sur poniente de la ciudad, donde además luce como un monumento a la impunidad un tanque que abastecería el biocombustible,las unidades permanecen abandonadas, pudriéndose con las inclemencias del tiempo, sin ser reparadas a pesar de que se trate de desperfectos que pueden ser reparados con poco dinero, entre ellos pastillas para el freno, bujes o clutch, en agravio de los usuarios que padecen por la falta de carros.
Por la misma falta de mantenimiento, ya se quemaron dos unidades.

SECRETARÍA DEL TRANSPORTE NO MOLESTA A LOS DEL TAPACHULTECO

Mientras que a los concesionados que prestan el servicio a través de Urvan, la Secretaría del Transporte les exige que cumplan con una serie de requisitos que van desde tener el seguro de viajero vigente, portar las placas, tarjeta de circulación, buena presentación del conductor, todos los vehículos del Tapachulteco andan en malas condiciones mecánicas, sin placas para la prestación del transporte, sin tarjeta de circulación y sin el respectivo seguro de viajero.
De manera permanente hay operativos de Tránsito del Estado y de la Secretaría del Transporte deteniendo y multando a motociclistas, automovilistas particulares y sobre todo del transporte colectivo para verificar que anden su documentación en regla, de manera extraña las unidades del tapachulteco son intocables, por lo que nadie se explica de qué transparencia hablan las autoridades, precisaron varios usuarios.
Los operadores afirmaron que ingresos económicos hay, en el área administrativa el salario más bajo es de entre cinco mil y seis mil pesos quincenales, hay otros que ganan entre diez mil y 15 mil pesos, mientras que al chofer que efectúa una larga jornada, apenas ganan 2700 pesos quincenal.
Cuándo empezó el proyecto eran 19 unidades para Laureles y 22 para el rastro, actualmente a causa de la falta de mantenimiento en promedio para laureles hay 7 unidades y 8 para Rastro. Habían paradas establecidas, ahora se paran donde el usuario les hace la parada. Ahora ya no van a curso de capacitación para que brinden un servicio adecuado a los usuarios, ahora prevalece el desorden. EL ORBE/Rodolfo Hernández González