Continúan Abandonados los Terrenos de la Feria Internacional de Tapachula

1246
Continúan Abandonados los Terrenos de la Feria Internacional de Tapachula
Continúan Abandonados los Terrenos de la Feria Internacional de Tapachula

 

Tapachula, Chiapas; 2 de Diciembre.- Las instalaciones en donde estuvo por 52 años la Feria Internacional de Tapachula (FIT), y en la que exactamente hace tres años fue colocada la primera piedra de lo que sería un supuesto complejo comercial, se encuentran literalmente en el abandono y muchas de sus partes se caen por pedazos.
El 3 de Diciembre del 2014, el director general del Grupo Soriana, Ricardo Martín Bringas, dio el banderazo de inicio a la obra de la Plaza Mesoamericana que, supuestamente, se construiría ahí, con una inversión de mil 300 millones de Pesos, pero solo se colocó la primera piedra.
Según el proyecto, la Plaza tendría 127 locales comerciales, salas de cine, dos mil 491 cajones de estacionamiento, entre otros servicios, y que estaría listo en aproximadamente dos años. Es decir, hoy ya tendría un año de operaciones.
Además, contaría con la firma de varios grupos empresariales, entre ellos: Soriana Híper, City Club, Cinemex y generaría mil 500 empleos directos y cuatro mil 500 indirectos. Estaba proyectada para que durante la construcción beneficiaría a mil 500 personas con empleos dentro del ramo, pero nada de eso ocurrió.
Se dice de un amparo judicial de por medio que canceló todo eso y los terrenos podrían pasar a otras manos y que, entonces, no tendrían validez todos los acuerdos comerciales que se hubieran hecho, pero tampoco hay un informe oficial sobre lo ocurrido.
Como antecedente está que el 23 de Mayo del 2014, los “campesinos” que ganaron un juicio en el que un tribunal los reconoció como los “propietarios” de ese terreno, permitieron que ese día empezara la demolición de su emblemática “T” en su entrada y se formalizaba la venta a una empresa transnacional.
En ese lugar se estableció la muestra gastronómica, industrial, comercial, artesanal, ganadera y de servicios más grande del sureste mexicano, y fue peleado férreamente, pero no para la agricultura ejidal, sino para comercializar ese punto estratégico en Tapachula.
Las naves que costaron millones de Pesos que, en su gran mayoría fueron edificadas con recursos del erario, hoy se encuentran a punto de sucumbir por el abandono.
Lo turbio del asunto de los terrenos de la FIT es que, de acuerdo con el Diario Oficial de la Federación del 20 de Marzo del 2012, ese predio era propiedad del Gobierno Federal, que a su vez lo había recibido en donación hace más de 50 años.
En ese Periódico Oficial aparece que el Gobierno Federal es el legítimo dueño de esos los terrenos y cuenta con escritura pública desde 1959.
Además, que en ese mismo mes -Marzo del 2012-, el Gobierno Federal donó el predio a su similar en el Estado, en ese entonces bajo la administración de Juan Sabines Guerrero.
Cabe mencionar que en el mismo Diario Oficial se aclara que si no se utilizara el inmueble o se le diera un uso distinto al establecido, sin la autorización de la Secretaría de la Función Pública o si no hubiere llevado a cabo la enajenación en el término de un año a partir de la fecha del contrato por el que se le transfirió la propiedad, dicho bien con todas sus mejoras y accesiones revertirá al patrimonio de la Federación, y esos plazos se cumplieron hace años.
Dentro de los bienes sujetos al régimen de dominio público de la Federación se encuentra un inmueble con superficie de 7-98-48.78 hectáreas, localizado a la altura del kilómetro 2,8 de la carretera al antiguo aeropuerto, cuya propiedad se acredita con la escritura pública número 107 de fecha 19 de Octubre de 1959, otorgada ante la fe de Notario Público del Estado de Chiapas, inscrita en el Registro Público de la Propiedad Federal bajo el folio real número 41413.
Además, la documentación que sustenta la situación jurídica y administrativa de ese predio, obra en el expediente número 65/70294 integrado por la Dirección General del Patrimonio Inmobiliario Federal.
En ese acuerdo, firmado por el entonces secretario de la Función Pública, Rafael Morgan Ríos, el 5 de Marzo del 2012, se establece que “se retiran esos terrenos del servicio de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), se desincorpora del régimen de dominio público de la Federación y se enajenan a título gratuito a favor del Gobierno de Chiapas”.
Habría que hacer remembranza de que el Gobierno del Estado, por su parte, remitió el oficio ICJyAL/989/2011 de fecha 1 de Agosto del 2011, donde solicitó al Gobierno Federal la donación del inmueble a su favor.
Esos terrenos fueron adquiridos por la Federación con el propósito de ser utilizado por la entonces Secretaría de Agricultura y Ganadería, actualmente SAGARPA, por lo que ese lugar venía estando al servicio de esa dependencia, la cual mediante oficios números 512/1138 y 512.-1208 de fecha 13 de Julio y 2 de Agosto del 2011, puso a disposición de la Secretaría de la Función Pública, el inmueble.
Después se habló de un supuesto contrato de compra venta de alrededor de cien millones de Pesos entre un grupo de “campesinos” y una cadena de tiendas departamentales, teniendo la intermediación de la gris administración que encabezó Juan Sabines Guerrero.
Sea cual fuere los motivos, esos terrenos que motivaron las resoluciones en la Corte y que fueran escenario de discursos de grandes inversiones y desarrollo, están completamente abandonados. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello