Un Cuarto de la Población en Chiapas Depende del Cultivo y Venta del Café

589
Un Cuarto de la Población en Chiapas Depende del Cultivo y Venta del Café
Un Cuarto de la Población en Chiapas Depende del Cultivo y Venta del Café

Tapachula, Chiapas; 13 de Enero.- En Chiapas poco más de un millón de personas depende directamente del cultivo del café, quienes no solo han logrado sobrevivir a la crisis que envolvió al aromático grano durante tres décadas, sino que ahora ha aumentado las comunidades dedicadas a su producción y venta.
“Sin embargo, cada año los programas y apoyos dedicados a la cafeticultura en México son menos y, por ello, los campesinos siguen sumidos en la miseria”, sostuvo Santiago Ramírez Gómez, Secretario General de la Sociedad de Producción Rural “Santa Rosa de la Lima”.
En entrevista para rotativo EL ORBE, aclaró que aún cuando es muy marcada la marginación en contra de los cafeticultores en el país, han logrado sobrevivir a base de sumar esfuerzos y ya no depender tanto del Gobierno.
Ejemplo de ello, según dijo, es la región de los Altos de Chiapas, donde pequeños productores han aprendido a organizarse para cultivar, comercializar y hasta industrializar el aromático, el cual ahora da sustentabilidad económica y social a más de 26 mil familias de esa zona.
Dio a conocer que, gracias al impulso de diversos programas, ahora los indígenas ya cuentan con su propia marca y buscan llegar a los 20 quintales por hectárea.
El agruparse en un mismo fin también les ha permitido obtener más de 350 mil plantas para renovación de sus cultivos, despulpadoras, beneficiadoras y materiales para la construcción de patios de secado.
Se pretende que ese modelo de organización productiva sea impulsado en otras regiones del Estado.
En Los Altos participan organizaciones cafetaleras como Jamteletuc; la Unión de Ejidos y Comunidades «Beneficio Majomut»; la Unión de Comunidades Indígenas de Producción Agrícola «Santa Catarina»; la Democrática y Popular del Pueblo de Oxchuc; la Indígena de Cafeticultores de Cancuc, entre otros.
Esas organizaciones agrupan a más de nueve mil indígenas dedicados a la producción cafetalera convencional y orgánica, cuya calidad de cultivo está siendo reconocida a nivel mundial. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello