La Policía Realiza Limpia de Franeleros en la Ciudad

959
La Policía Realiza Limpia de Franeleros en la Ciudad
La Policía Realiza Limpia de Franeleros en la Ciudad

 

* Se Habían Apoderado del Centro.

Tapachula, Chiapas; 17 de Mayo.- Luego de la denuncia que hicieran empresarios y prestadores de servicios del centro de la ciudad a través del rotativo EL ORBE, el Grupo Interinstitucional hizo un operativo de verificación sobre las personas que se encargan de “cuidar” los carros en la vía pública, de los llamados franeleros.
En la víspera habían señalado que hombres, mujeres y hasta menores de edad de origen centroamericano se habían apoderado de las principales calles del zócalo de la localidad, en donde exigían dinero a los automovilistas para permitirles estacionar sus vehículos, como si se tratara de un negocio particular.
Los indocumentados se habían ido repartiendo las arterias y hasta las banquetas, dijeron, en las que colocaban objetos para impedir estacionarse, y sólo permitían hacerlo a quienes pagaban las cuotas que ellos mismo ponían, independientemente del cobro de los parquímetros.
En el caso de las banquetas, dijeron, esas mismas personas se encargaban de cobrar a los vendedores ambulantes que se instalaban momentáneamente “en su cuadra”.
La mayor preocupación de los empresarios establecidos es que a últimas fechas se incrementó el número de extorsiones en ese sector.
Coincidentemente, el mismo Grupo Interinstitucional detuvo a cuatro salvadoreños en el Parque Bicentenario, uno de ellos jefe de la pandilla Barrio 18, que contaba con orden de aprehensión por terrorismo y homicidio.
Ellos, según el informe oficial, también se estaban dedicando desde ese punto de la ciudad, al narcomenudeo y a las extorsiones.
En el operativo de verificación de los franeleros de ayer viernes, varios de ellos no pudieron acreditar su legal estancia en el país, aunque otros, al ser mexicanos, no pudieron ser asegurados y se retiraron rápidamente del lugar.
Se espera que los operativos sean permanentes y las autoridades no esperen a actuar hasta que la sociedad se los reclame. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello