Alumnos de Secundaria y Bachillerato más Propensos a las Adicciones

638
Alumnos de Secundaria y Bachillerato más Propensos a las Adicciones
Alumnos de Secundaria y Bachillerato más Propensos a las Adicciones

 

Tapachula, Chiapas; 19 de Mayo.- Cada vez más, alumnos de secundaria y bachillerato consumen marihuana como una droga de inicio, para continuar con cocaína o crack, precisó la psicóloga Ana Lidia Ovando Gordillo, directora del Centro de Integración Juvenil Tapachula (CIJ).
Para hacer conciencia entre los jóvenes, dijo, desarrollan trabajos preventivos en el nivel Medio Superior, actualmente están con los del Conalep, de los planteles Tuxtla Chico, Tapachula y Huixtla.
Señaló que les informan (a los estudiantes) sobre los riesgos que tiene en la salud el consumo de alcohol y marihuana. Cuando detectan casos, les proporciona el tratamiento correspondiente, con el objetivo que se alejen de las adicciones.
En este municipio lo que más se consume es la marihuana, alcohol y tabaco, aseguró, por lo que hizo un llamado a los padres de familia para que se involucren, sobre todo si notan conductas extrañas en sus hijos deben tomar las medidas correspondientes. En muchos de los casos los jóvenes creen que ellos pueden controlar su adicción, piensan que no les va hacer daño en su salud.
Muchas veces inician por curiosidad. Muchas veces se da el consumo en las propias escuelas porque buscan experimentar, situación por la que exhortó a los directivos a estar atentos y canalizar los casos de manera oportuna al Centro de Integración Juvenil.
Aseguró que hay casos en los que los padres de familia no aceptan la situación, por lo que reiteró su llamado a tomar conciencia sobre la problemática que representan las adicciones. Los jóvenes no son expulsados de la escuela porque eso no es la solución, el objetivo reencauzarlos.
Lo que más afecta la marihuana es la memoria a corto plazo y después de un consumo experimental se vuelven adictos sin que se den cuenta, además de enfrentar problemas de rendimiento escolar y familiar. EL ORBE / Rodolfo Hernández González