Aumenta el Contrabando en la Frontera Sur por el Río Suchiate

1256
Cientos de toneladas de productos básicos están siendo ingresados cada día a México y a Guatemala, sin que las autoridades lo hayan percibido, sostuvo Ronald Zaquín, vicepresidente de la Asociación de Comerciantes Organizados San Marcos.
Cientos de toneladas de productos básicos están siendo ingresados cada día a México y a Guatemala, sin que las autoridades lo hayan percibido, sostuvo Ronald Zaquín, vicepresidente de la Asociación de Comerciantes Organizados San Marcos.

Tapachula, Chiapas; 11 de julio.- Cientos de toneladas de productos básicos están siendo ingresados cada día a México y a Guatemala de manera ilegal, sin que las autoridades lo hayan percibido, sostuvo Ronald Zaquín, vicepresidente de la Asociación de Comerciantes Organizados San Marcos.
En entrevista, el empresario guatemalteco indicó que el flujo ilegal de mercancías hacia ambos lados de la Frontera está generando pérdidas en millones de dólares vía impuestos para los dos países, además de que genera una competencia desleal que está afectando severamente a las empresas establecidas.
Señaló que de México hacia Guatemala está ingresando a diario toneladas de tomate, aceite, huevo, leche, maíz y otros de la canasta básica, debido a que en ese país han escaseado esos productos y los precios se han incrementado en forma considerable, mientras que de allá hacia territorio nacional sigue entrando azúcar, flores y hortalizas.
Aseguró que acudieron a las autoridades federales y estatales de las dos naciones para interponer sus quejas y exigir que se frene el contrabando, «pero hasta el momento todo ha quedado a reuniones de buenas voluntades y promesas, porque resultados no hay».
Dijo que solo basta llegar hasta los márgenes del río Suchiate -que sirve de línea fronteriza- para ver que hasta ahí llegan camiones repletos de mercancías para que éstas sean pasadas en cámaras, abarrotar los mercados locales y continuar su camino hacia el interior de la República Mexicana.
«Hemos presentado quejas conjuntas con las empresas azucareras mexicanas para que también se frene el contrabando del endulzante guatemalteco porque le está afectando fuertemente a la industria mexicana, pero tampoco hemos recibido respuestas positivas».
Comentó que han visto que patrullas de diversas corporaciones, tanto federales como estatales, llegan hasta los lugares en donde se hace la carga y descarga de la mercancía ilegal, hablan con los contrabandistas y momentos después se retiran como si nada.
Incluso detalló que en el caso del territorio chiapaneco, los camiones cargados son esperados por policías, quienes hacen la misma maniobra de acercarse unos segundos, para después dejarlos pasar.
Lamentó que también en el mismo lugar en donde se realiza el ingreso de mercancía ilegal para ambas naciones, «hayan agentes aduanales que miran complacidos como se lleva a cabo todo sin que nadie los moleste, aún cuando se trata de una gigantesca evasión al fisco»
Advirtió que el problema se ha ido agudizando porque está ocasionando daño a la economía de los establecidos, “que podrían desencadenar hechos de violencia con las mafias que controlan el paso de la mercancía ilegal”.
Puntualizó que el crecimiento en los flujos comerciales de contrabando, genera un incremento también en asaltos a empresas establecidas, camiones cargadas de mercancías y asaltos a bodegas, y que esa es la gran preocupación para los grupos colegiados y las asociaciones de sectores productivos, pero que lamentablemente sus reclamos no son escuchados. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello