Imparable la Migración Masiva de Centroamericanos

754
Imparable la Migración Masiva de Centroamericanos
Imparable la Migración Masiva de Centroamericanos

Tapachula, Chiapas; 30 de Octubre.- El éxodo masivo de centroamericanos a territorio mexicano de manera legal o indocumentada, ya es imparable. Este martes arribaron a la frontera son Suchiate unos 500 salvadoreños que salieron el fin de semana de su país, en busca de obtener refugio o asilo en México.
Casi a la misma hora, los hondureños que este lunes no permitieron ser identificados por las autoridades mexicanas y, en lugar de ello, partieron en una marcha desde Suchiate al interior del país, al mediodía de este martes arribaron a Tapachula.
En las últimas dos semanas han llegado a Chiapas unos 15 mil extranjeros en cinco caravanas, mientras que otras tres se encuentran en tránsito hacia la frontera entre México y Guatemala.
La primera, conformada por cerca de diez mil hondureños que ingresó a territorio nacional luego de un enfrentamiento con la Policía Federal, sigue a su paso y en la mañana de este martes se encontraba aún en territorio oaxaqueño, aunque los reportes señalan que ya son menos de 4 mil los que integran ese movimiento.
Estos han rechazado la propuesta del Gobierno Federal de otorgarles documentación de residencia oficial, siempre y cuando se queden a vivir en los Estados de Oaxaca o el de Chiapas.
La segunda movilización de los centroamericanos es la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos que buscan a sus familiares en ocho Estados de la República.
Este martes estaban en Irapuato, para que hoy miércoles por la mañana salgan rumbo a Morelia, estén gran parte del día y, ya por la tarde, sigan su peregrinar hacia la Ciudad de México.
Las 29 mujeres y un coordinador que conforman el grupo, además de la compañía de representantes de organismos de derechos humanos y de asociaciones civiles nacionales e internacionales, entraron legalmente a México y cuentan con permisos para regresar a la frontera sur del país el 8 de Noviembre y retornar a Guatemala.
Hubo una tercera caravana el fin de semana pasada, de entre 400 y 500 hondureños, que lograron cruzar ilegalmente el Suchiate y emprendieron su camino hacia Tapachula, pero fue desactivada en el municipio de Frontera Hidalgo, la gran mayoría de ellos fueron detenidos y el resto pudo huir entre matorrales.
La cuarta caravana, conformada por unos tres mil centroamericanos, se enfrentó entre el sábado y el domingo con policías de Guatemala y México, destruyendo todo a su paso.
Todo ellos cruzaron el río Suchiate agarrados de las manos en la mañana del lunes y, al llegar a territorio mexicano habían aceptado que fueran trasladados a las instalaciones migratorias para empezar su proceso de solicitud de registro de refugio o asilo.
Sin embargo, cuando se percataron que se les harían una prueba biométrica para determinar su identidad y poder investigar sus antecedentes penales, estos se opusieron y amenazaron con destruir las instalaciones y, por lo mismo, los dejaron libres para que continuaran su marcha hacia el interior del país.
Luego de pernoctar en Frontera Hidalgo, en la mañana del martes continuaron su paso hasta que poco después del mediodía llegaron los primeros a Tapachula.
Caminaron hasta el Parque Central, donde decidieron descansar, mientras que muchos de ellos fueron atendidos médicamente por brigadistas, sobre todo por las lesiones severas que presentan en los pies, deshidratación, así como enfermedades gastrointestinales y respiratorias.
Al cierre de la edición, concertaron entre ellos y decidieron que este miércoles por la mañana continuarán su marcha rumbo al interior del país.
Dijeron que rechazarán la propuesta del Gobierno Federal de quedarse a vivir en Oaxaca y Chiapas, ya que se cree que eso representaría ser identificados y ya no podrían continuar con su sueño de llegar a la nación norteamericana.
La Oleada Salvadoreña ha Llegado.
Las autoridades mexicanas habían nuevamente reforzado los portones de entrada a territorio azteca en Ciudad Hidalgo, ya que tenían informes que una quinta caravana, que se originó en El Salvador, estaba a punto de llegar a la franja limítrofe con México.
Pero esta vez hubo sorpresas. Ese contingente de unas 500 personas se presentó ordenadamente ante las autoridades de aduana y migración en Guatemala y pudieron atravesar esa nación sin problema alguno.
Este martes por la mañana llegaron a la salida de ese país y no hubo ningún impedimento para que los dejaran pasar al puente.
Al acercarse a la puerta mexicana, los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) les marcaron el alto y les explicaron que solamente podrían entrar de forma legal y ordenada.
Los uniformados no se esperaban, quizá, lo que ocurriría después, ya que el contingente, conformado por familias enteras, presentaron sus identificaciones, documentos migratorios y algunos hasta sus cartas de no antecedentes penales, con lo que solicitaron fueran registrados como aspirantes a ser beneficiados con alguno de los programas de refugio y asilo.
A diferencia de sus antecesores, ellos cumplen con lo establecido en la ley y no buscan llegar a los Estados Unidos, sino a quedarse a vivir en Chiapas o en algún otro Estado de la República que, todo parece indicar, lograrán.
Mientras las autoridades resuelven si les conceden el refugio o se los niegan, los salvadoreños fueron trasladados a Tapachula para integrarse a los otros migrantes que se encuentran en las instalaciones de la Feria Mesoamericana, la cual fue habilitada como refugio temporal. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello