Lo Que Pasa en Tapachula Debe Ser Tema de Seguridad Nacional: Derechos Humanos

394
Lo Que Pasa en Tapachula Debe Ser Tema de Seguridad Nacional: Derechos Humanos
Lo Que Pasa en Tapachula Debe Ser Tema de Seguridad Nacional: Derechos Humanos

Tapachula, Chiapas; 20 de febrero. “Los altos niveles delictivos en Tapachula, la vulnerabilidad de sus elementos policíacos y la irritabilidad social por ese y otros factores que debieron de haber sido atendidos en su momento y de raíz, debe ser un tema de seguridad de urgente resolución”, sostuvo el delegado en Chiapas de la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH), Edi Francisco López Díaz.
En entrevista para el rotativo EL ORBE dijo que la falta de inversiones públicas y privadas en la frontera sur del país, además del desempleo y el abandono del campo, están generando la falta de liquidez y circulante en la población, sobre todo en las clases más vulnerables.
Dijo que la necesidad de sobrevivir está obligando a muchas personas a ser atraídos por la delincuencia común y organizada, que no solo pone en riesgo la estabilidad social de Tapachula y los municipios aledaños, sino que también puede abrir la posibilidad de una situación de ingobernabilidad que puede ser utilizado por hampones.
Opinó que el gobierno federal debe de poner orden en la frontera sur, empezando por Tapachula y que, como se ha hecho en otras entidades, es urgente que el Ejército Mexicano tome posesión de la Secretaría de Seguridad Pública en el municipio, mientras se inicia una profunda investigación en lo que sucede en esa dependencia.
La propuesta es que, de entrada, que la titularidad de la Secretaría y de los mandos pasen a manos de militares, “porque están capacitados para hacer frente a la delincuencia y su imagen ante la sociedad es que el Ejército Mexicano está conformado por personas confiables y honorables”.
Además, realizar una auditoría a los recursos federales que llegan mensualmente a Tapachula para cubrir los temas de seguridad, incluyendo gastos en gasolina, equipos, servicios médicos, comida, municiones, uniformes, entre otros, “porque en teoría se están gastando millones de pesos en todo eso”.
Lamentó que se haya puesto en peligro la salud de los policías con alimentos descompuestos y que las autoridades federales y estatales no hayan aplicado sanciones ejemplares a quienes resultaron responsables.
Dijo que les ha llamado poderosamente la atención el hecho de que, en el suceso sangriento ocurrido este martes en el mercado “San Juan” de esta ciudad, los uniformados no llevaran chalecos antibalas, cascos y otras herramientas para hacer frente a la delincuencia.
Hizo referencia además que ya son varios elementos policíacos abatidos a balazos en los últimos meses en la ciudad.
En la reestructuración, recalcó, también sería muy importante descartar la posibilidad de que los policías estén vinculados con delincuentes, “porque es una de las grandes dudas entre la sociedad, así como actos de corrupción”. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello