Policías de la Patrulla 19064 de Gendarmería Agreden y Tratan de Extorsionar a un Abogado

276

Tapachula, Chiapas; 11 de Marzo.- En entrevista a José Luis “N”, dio a conocer que el pasado lunes alrededor de las 21:30 horas venía saliendo de Cacahoatán después trabajar y al dirigirse a su hogar, en el ejido Mixcum, en plena oscuridad le salió por detrás una patrulla que encendió su torreta.
Debido a esto pensó que estaban realizando recorridos de vigilancia en apoyo a la ciudadanía, aunque al final las cosas no fueron así, ya que lo siguieron con la torreta abierta sin decirle que se detuviera, pero al llegar al ejido Rosario Ixtal le encendieron la sirena por lo que se orilló y se detuvo.
Los policías inmediatamente y de manera prepotente empezaron a tomarle fotos a su vehículo como si fuera robado; muy altaneros lo bajaron de la unidad y empezaron a revisarlo como si fuera algún narcotraficante, “les mostré que el carro era legal y que contaba con su tarjeta de circulación”, señaló José Luis.
El afectado les dijo que él era abogado y periodista, por lo que los oficiales empezaron a mofarse de él pues no creían su dicho, cuando ya pudo, les comprobó su profesión mostrándoles su cedula profesional, solamente así dejaron de molestarlo.
Pero uno de los agentes lo amenazó con detenerlo, entonces los encaró y les dijo que si tenían alguna orden aprehensión o de presentación, de acuerdo al artículo 16 constitucional, lo detuvieran, además de defenderse haciéndoles mención de otros artículos de la carta magna.
Por fin y antes de irse, fue amenazado por parte de los agentes policiacos que a donde quiera que lo vieran sería detenido, y piensa que esto se dio porque posiblemente pretendían extorsionarlo, pues esto lo hacen dichos policías con personas incautas y que no saben defenderse.
Señaló que en dicha unidad, la Patrulla 19064 de la Gendarmería, iban 5 agentes, por lo que pide a las autoridades competentes que designen elementos responsables que sepan respetar la ley y a los ciudadanos.
Y además, que en verdad trabajen en beneficio de la población, pues la ciudadanía, en vez de sentirse protegida por las corporaciones policiacas se siente rodeada de delincuentes con licencia que los agrede y los extorsiona, “por lo que hago responsables a dichos sujetos de lo que me pueda pasar a mí o a mis hijos, que me acompañaban en esos instantes”, señaló. EL ORBE/Raymundo Grajales