Policía Federal Deja la Frontera Sur Queda Otra vez a Merced del Hampa

285
Policía Federal Deja la Frontera Sur Queda Otra vez a Merced del Hampa
Policía Federal Deja la Frontera Sur Queda Otra vez a Merced del Hampa

Tapachula, Chiapas; 13 de Mayo.- Los cientos de elementos de la Policía Federal que habían sido enviados a la Frontera Sur desde hace un par de meses para hacer frente a la delincuencia y ayudar a contener las caravanas de migrantes, han empezado a retornar al centro del país.
Aún con su presencia, en la región continuaron los asaltos armados a negocios y usuarios bancarios; los robos de vehículos y a casa-habitación; las ejecuciones, las violaciones sexuales, las lesiones a la sociedad, extorsiones, narcomenudeo, feminicidios, entre otros.
Por ello se teme que una vez que concluyan su retiro, la región quedará de nuevo a merced del hampa y de las pandillas como la Mara Salvatrucha 13 y la Barrio 18, que en algún tiempo convirtieron al Soconusco como su centro de operaciones.
La llegada de los uniformados había servido también para frenar gran parte de las actividades de contrabando en la franja limítrofe entre Chiapas y Guatemala, en donde diariamente estaban pasando toneladas de todo tipo de mercancías, sin que nadie lo evitara.
Su arribo al Soconusco sirvió además para el aseguramiento de miles de extranjeros que diariamente cruzaban la frontera sin documento alguno que pudiera acreditar su legal estancia, su identidad, procedencia o algo que certificara que no era buscado por las autoridades de su país.
Esas acciones generaron que los indocumentados los agredieran a pedradas, con palos y otros objetos, hasta dejarlos heridos, luego de que trataban de defender la soberanía y la paz social de esta parte de México.
Al darse a conocer que resguardaban la Frontera Sur de Chiapas, las caravanas de migrantes en El Salvador, Honduras y Guatemala, decidieron frenar su incursión y miles de ellos siguen en espera para retomar su paso desde Centroamérica.
Se creía que la llegada de cientos de elementos de la Policía Federal sería para que se quedaran, en atención del Gobierno de la Cuarta Transformación a uno de los reclamos históricos de los mexicanos del sur, pero no ocurrió.
Se teme lo peor. Y es que la presencia de indocumentados y pandilleros ha sido vinculada por la sociedad con los altos niveles de inseguridad que han ido en aumento desde Octubre del año pasado.
Por ello, los representantes de los sectores productivos han convocado a una reunión para este fin de semana, en la que se espera se tomen acuerdos sobre las acciones colectivas a seguir.
Apenas la semana pasada se habían reunido con exlegisladores federales, a quienes les habían hecho ver los problemas que los migrantes han ocasionado.
Según lo que expresaron, hay un desplome en las ventas y el turismo, psicosis social, inseguridad y el hecho de que convirtieron al centro de Tapachula en un sanitario público.
Se había hecho el compromiso de un encuentro con Senadores y Diputados federales para impulsar una iniciativa ciudadana enfocada a proteger los derechos humanos de la frontera sur contra los flujos de migrantes y, sobre todo, a garantizar la seguridad, pero todo quedó en buenas intenciones.
El Traspatio de México.
Este lunes, el vicepresidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la región, Jorge Alfredo Gálvez Sánchez, envió una protesta a Brenda Elodia Ochoa Ortiz, directora del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova.
En el documento le recordó que, los que viven en el primer cuadro de la ciudad, y para ejemplo citó a la 4ª Avenida, tanto del Norte como la del Sur, han observado que todas las mañanas de la semana, la actitud de las personas que acuden a hacer fila a ese Centro de Derechos Humanos, ubicado en ese sector.
Se refirió a los miles de extranjeros indocumentados que deambulan en la ciudad en busca de regularizar su situación migratoria para quedarse a vivir en Chiapas o en alguna otra región del país, pero han convertido en basurero las calles de la ciudad.
“Considero que los derechos de ellos y los de nosotros no deberían estar separados del respeto, el orden y la limpieza”, dijo el empresario.
En el marco del derecho, le solicitó a ese organismo que realice las acciones necesarias y pertinentes para que las personas que acuden a esas oficinas tengan información suficiente y necesaria para depositar en bolsas o contenedores la basura que ocasionan.
Asimismo, informarles que no está permitido que realicen sus necesidades fisiológicas en la vía pública, porque violentan no solo las reglas de urbanidad, sino también los derechos del resto de la sociedad.
“Entendemos la labor de ese organismo, pero aún no alcanzamos a comprender los motivos que hay para pasar sobre los derechos y las buenas costumbres de los demás”, abundó.
El reclamo de la Coparmex coincide con los representantes del comercio establecido del centro de la ciudad, en torno a que los migrantes convirtieron las jardineras, parques, áreas verdes y hasta recintos históricos, en sanitarios y en moteles de paso. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello