Crónica de una Detención Anunciada

464
Crónica de una Detención Anunciada

“El ladrido unísono de la perrada, nos alertó. Pero era ya demasiado tarde, ya teníamos encima a todas las corporaciones.
“Alguien conocido de la comunidad nos delató. No sólo sindicó, también la madrugada de este jueves, guió a los policías para perpetrar la trasgresión
“Eran más de 120 efectivos, todos con uniformes. Traían un plan bien fraguado. Cortaron el suministro de energía eléctrica.
“Entraron a la comunidad a las 2:40 de la madrugada, dispersados en aproximadamente 30 camionetas.
“Allanaron ocho viviendas y dejaron a su paso desperfectos de infraestructura. Rompieron vidrios, candados. Quebraron puertas y según reportes de los afectados, se llevaron equipo de telefonía celular.
“La redada la conformaron la Guardia Nacional, la Policía Ministerial, la Policía Estatal, el Ejército Mexicano y la Policía Municipal”.
Eran las voces que coincidían en narrar, la mañana de este jueves, cuando organizaban los bloqueos de cuatro puntos de acceso y salida de la denominada ruta de evacuación del volcán Tacaná.
Un grupo de unos 100 pobladores se dispersaron en los cuatro bloques carreteros. Colocaron piedras, ramas y quemaron neumáticos.
Eso ocurrió en la comunidad de Faja de Oro, son ocho familias quienes viven desasosiego. El delito que se les imputa a los detenidos es la muerte de Alfredo ‘N’.
Recordarán que Alfredo, en una turba enardecida fue amarrado en la plaza central de Faja de Oro, le rociaron gasolina y prendieron fuego. Lo inculpaban del aterrador crimen contra la menor Jarid.
Sin embargo, la respuesta de la comunidad a las manifestaciones de este jueves fue poca.
Nadie quiere meterse ya. Las corporaciones y su irrupción crearon miedo y durante todo el día se escuchó entre las calles adoquinadas el altoparlante y los vehículos de perifoneo haciendo la invitación a solidarizarse.
Casas cerradas. Calles desoladas, suspensión de clases. En Faja de Oro se respira miedo e intranquilidad. Ante la amenaza de que el operativo sorpresa, retorne.
La invitación es a la unión. A una marcha pacífica, a seguir con el bloqueo y otras movilizaciones. A tomar las instalaciones de la alcaldía.
Pero persiste el mutis. Nadie quiere arriesgarse y prefieren mantenerse a resguardo en sus hogares.
Los que mantienen el bloqueo, se preparan con machetes, tubos, palos, piedras.
Ante el temor del desalojo rechazaron el diálogo y la concertación que hiciera un grupo de autoridades municipales y del Gobierno Estatal a través de la Secretaría de Gobierno. EL ORBE/Darinel Zacarías

La comitiva gubernamental recayó en Roberto Antonio Velasco Sánchez, que entró a la zona de conflicto acuerpado por Miguel Rojas, el Secretario Municipal de Cacahoatán, y un grupo de Reacción Inmediata de la Guardia Nacional y la Policía Municipal.
La respuesta fue rechazada por la comuna. En un ambiente hostil y tenso no quisieron negociar ninguna asesoría legal ni ayuda oficial. La exigencia era una: la liberación de sus familiares y paisanos presos.
Y ante esta atmósfera social, las autoridades de seguridad estudian el hecho. Y la amenaza es clara: desalojar la llamada Ruta de Evacuación de Volcán Tacaná, que afecta a más de 90 comunidades y une dos rutas: Tapachula y Unión Juárez.
El acceso a la prensa fue restringida. Los lugareños se portaron huraños, furiosos. Amenazantes.
El hermetismo crecía al por mayor. Únicamente quedaba esperar la versión oficial de la Fiscalía General de Justicia del Estado y el proceso de los detenidos. EL ORBE/Darinel Zacarías