El “Coatancito” Drenaje a Cielo Abierto Convertido en Foco de Contaminación

88
El “Coatancito” Drenaje a Cielo Abierto Convertido en Foco de Contaminación

* Insoportable Olor en Zona Poblacional.
Tapachula, Chiapas; 13 de Febrero.- Aún cuando la sociedad lo desconoce hasta ahora, en el 2006 las autoridades cerraron las compuertas que alimentaban el canal de riego conocido como río Coatancito y, en su lugar, dejaron que se convirtiera en uno de los drenajes a cielo abierto más grandes de México.
Por ello, durante los últimos 14 años, los tapachultecos y sus visitantes han respirado y comido alimentos contaminados por heces fecales, animales muertos y otros desperdicios.
Los funcionarios de ese entonces tomaron la determinación de cerrar esas compuertas, sin imaginar los altos niveles de contaminación que provocarían, porque ese canal recorre toda la ciudad y pasa por el centro de abasto más grande de Tapachula: el mercado “San Juan”.
Además, miles de viviendas que se encuentran en la ribera de ese drenaje -que no río- descargan sus residuos sanitarios directamente al afluente, que, gracias a que hay brotes naturales de agua, no se quedan estancados.
Quizá esa sea la explicación por la cual Tapachula es una de las ciudades de Chiapas con los mayores problemas de enfermedades gastrointestinales, incluso del mortal rotavirus, así como la presencia de bacterias como la E-Colli en agua y alimentos.
Se desconocen las causas por las que la Secretaría de Salud estatal y las administraciones municipales durante dos sexenios, guardaron silencio en torno a ello y tampoco hicieron nada, hasta hoy en día.
Esas aguas negras no solo se dispersan en el aire de Tapachula, sino que también contaminan los mantos freáticos que alimentan los pozos de centenares de viviendas.
A lo largo de varios kilómetros hay también lagunas apelmazadas con toneladas de basura, residuos sanitarios, lodo e infinidad de desperdicios de diversos tipos.
Se cree que, en algunos sectores poblacionales, como el ubicado a un costado de las vías del tren a la altura de donde comienza el bulevar Akishino, pudieran estar la mayor contaminación del municipio, e incluso del Estado.
En torno a ello, Teresa de Jesús González Hernández, opinó que debemos cuidar la naturaleza y ser más limpios, porque la contaminación nos perjudica a todos, sobre todo a los niños.
En entrevista para rotativo EL ORBE, reconoció que las autoridades nada hacen para atender esa problemática, a pesar de las denuncias presentadas.
Comentó que a lo largo de ese canal hay innumerables descargas de aguas negras, basura y hasta animales muertos.
Por su parte, Alexander Bustillo Molina, del sector alimenticio, dijo que la peste es insoportable y que, en tiempo de sequía, es todavía, mayor.
Eso les afecta porque los consumidores no soportan esos olores y prefieren no acercarse, señaló.
“Las autoridades no hacen nada, No hay saneamiento de los ríos ni los vienen a limpiar. Ojalá que hagan algo bueno”, puntualizó. EL ORBE / Mesa de la Redacción