Advierten Crisis de Inseguridad por Indices de Miseria y Altos Precios

233
Advierten Crisis de Inseguridad por Indices de Miseria y Altos Precios

*Canasta Básica por las Nubes.
Tapachula, Chiapas; 30 de julio del 2020.- Primero fue la crisis sanitaria por el contagio y decesos por Covid; después vino la económica, en la que millones de personas quedaron sin empleo y las empresas quebraran; ahora se acerca la de seguridad.
Alfredo de la Cruz Cordero, dirigente de la Asociación Civil Nueva Generación, advirtió que, irremediablemente, se viene la crisis en materia de seguridad, con robos, asaltos, homicidios y otros delitos graves
«Ha crecido el desempleo y no hay trabajo; entonces que tiene que hacer, máximo un padre de familia que tiene tres o cuatro hijos o una madre que vive sola, pues tendrán que delinquir y ellas buscar sobrevivir por medio de la prostitución», indicó en entrevista para EL ORBE.
Señaló que la explotación sexual está creciendo rápidamente, propiciado por la misma situación, «porque hay un desequilibrio social en México y se ha convertido en un problema muy fuerte que va a requerir de atención inmediata del gobierno federal».
Otro de los factores, dijo, es que nadie está vigilando los precios y el cumplimiento de las ofertas, sobre todo en los productos de primera necesidad, como los alimentos, «que se han desbordado en cuestión de unos cuántos días».
De acuerdo a su punto de vista «es injusto que los precios de los productos de la canasta básica vayan en aumento, porque afectan principalmente a las familias de escasos recursos».
Consideró que es una «impotencia el abuso a la situación y a la necesidad de la gente del pueblo. No hay quien pueda detener el aumento de los precios en los centros comerciales y en los mercados».
Puso de ejemplo que el arroz costaba hasta hace poco 13 pesos el kilogramo y que ahora subió a los 30 pesos; mientras que el frijol pasó de los 20 a los 40, sin explicación alguna.
Además, que comer pollo se ha convertido en un lujo, porque lo están comercializando hasta en 180 pesos, es decir, mucho más caro que la carne de res y puerco.
Comentó que los distribuidores culpan al aumento en el precio de los combustibles y refacciones que requieren los vehículos para poder trasladar las mercancías de un lado a otro.
Lamentó que se hayan llevado a Tuxtla Gutiérrez las oficinas de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), porque ahora ya no en Tapachula ni en los municipios de la Sierra, Costa y Frontera Sur de Chiapas, una dependencia en donde quejarse por esos abusos o que vigile que no se rompa ese equilibrio económico.
Según Cordero de la Cruz, los daños son en perjuicio de toda la sociedad, aunque se reciente más en los más de 50 millones de mexicanos en extrema pobreza, quienes han caído en las manos de agiotistas y de las casas de empeño. EL ORBE / M. Cancino