Migrantes de Venezuela Sustituyen a Las Cubanas en el Trabajo Sexual

1080
Migrantes de Venezuela Sustituyen a Las Cubanas en el Trabajo Sexual

Tapachula, Chiapas; 08 de abril del 2021.- Alrededor de un 60 por ciento de la población migrante que se mantenía varada en loa ciudad durante muchos meses obtuvo sus documentos migratorios a últimas fechas y emprendió el viaje de manera legal con destino a la frontera norte, informó la organización Brigada Callejera.
Cristian Gómez Fuentes, encargado de la oficina de esa asociación civil, dijo en entrevista para EL ORBE que la mayoría de los extranjeros que se han ido de la ciudad en este primer trimestre del año son de origen cubano.
Estos miles de personas, hombres y mujeres, estaban laborando en cantinas, bares, zonas de tolerancia y en la vía pública. Con su partida de la ciudad, según detalló, el número de mujeres migrantes cubanas ha disminuido en esos centros de vicio e incluso en las calles.
Refirió que la población cubana tenía desde el año pasado de permanecer en Tapachula, “porque la mayoría de las chicas que tratamos hace meses, la mayoría ya está en la frontera norte y principalmente en Estados Unidos”.
Sin embargo, destacó que aún permanece una gran población de migrantes como son las haitianas, hondureñas, guatemaltecas y otras nacionalidades que se dedican al trabajo sexual.
Al ser Tapachula una ciudad trasnacional con la gran afluencia de personas de todo el mundo, donde están arribando indocumentados de de Cuba, salvadoreños, guatemaltecos, hondureños y venezolanos, población que está llenando los vacíos que están dejando las cubanas.
Anteriormente, la población ingresaba a la ciudad de México, pero ahora están arribando a este municipio “No es un gran porcentaje, pero estamos hablando que en cada negocio puede haber una persona de Venezuela”.
Señaló que esa organización se dedica a la detención de enfermedades de transmisión sexual, pruebas de VIH y charlas de salud reproductiva y derechos humanos.
Informó, además, que en los últimos cuatro meses ha disminuido el “foco rojo” que había en la ciudad por altos niveles de Sífilis y VIH, “y ya hemos encontrado cada vez menos casos y ya no son las grandes cifras que se tenían en el año pasado”.
Abundó que desde que entró la pandemia (en marzo del año pasado) muchas meseras ingresaron al trabajo sexual y por ende el alza de enfermedades de transmisión venérea.
Asimismo, exhortó a las mujeres que ejercen el trabajo sexual que se cuiden, porque los bares, cantinas y discotecas todos los días están hasta el tope de llenos, sin tomar las medidas necesarias. EL ORBE / M. Blanco