Sectores Productivos Protestan por Impune Ecocidio en Suchiate

176

*Canaco, Canacintra y Coparmex.

Tapachula, Chiapas; 29 de Junio del 2021.- En una acción sin precedentes, las Cámaras Nacionales de Comercio (Canaco), de la Industria de la Transformación (Canacintra), y la Patronal Mexicana (Coparmex), hicieron un llamado al gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, para que se proceda en contra de los responsables del ecocidio cometido en una reserva protegida en el municipio de Suchiate.
Los dirigentes de esos sectores en las regiones Costa, Sierra y Frontera Sur de Chiapas, Hernán Betanzos Díaz, Eugenia Mendoza Moreno, y Pascual Necochea Valdez, también presentaron sus denuncias penales ante las autoridades judiciales estatales y federales.
En un documento dirigido al mandatario del Estado, señalan que los atropellos se están cometiendo contra los humedales localizados en la zona baja de ese municipio fronterizo.
En ese lugar, explicaron, se encuentra la laguna El Silencio, que forma parte de una reserva ecológica protegida desde hace 17 años, la cual alberga una vegetación de bosque tropical y humedales responsables de filtrar el agua que llega a los pozos y de recargar el manto freático para la protección ambiental, además de varias especies de aves residentes y migratorias, así como anfibios y reptiles, peces y crustáceos.
Sin embargo, según dijeron, recientemente se anunció una obra hídrica por parte del Ayuntamiento Municipal de Suchiate sin proyecto o algún proyecto que indicara el impacto ambiental y las afectaciones que conllevaría la decisión de desviar el cauce del río Cosalapa, evitando así que llegue la cantidad de agua necesaria al área de humedales.
Esa determinación, agregaron, al día de hoy está destruyendo un área natural protegida, provocando daños a la flora y fauna, y poniendo en peligro a especies silvestres.
En la misiva también subrayan las afectaciones que se están suscitando en las parcelas de los ejidatarios y agricultores, consecuencias reales que se perciben de inmediato.
Insistieron en que, El Silencio, es una reserva destinada a la conservación y protección de la biodiversidad y así debe de mantenerse para seguir siendo el refugio de miles de especies, “porque lo que está sucediendo es un ecocidio y, al tratarse de una reserva protegida, corresponde a un delito federal”.
Pidieron que ese tema sea tratado como de urgente resolución, “porque un día más que pasa es uno menos que los humedales no reciben la cantidad de agua necesaria para su conservación”. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello