Restauran Imagen Bicentenaria de San Agustín en Tapachula

193
Restauran Imagen Bicentenaria de San Agustín en Tapachula

Ícono y Santo Patrón del Municipio

Tapachula, Chiapas; 30 de junio del 2021.- Luego de ocho meses de un trabajo minucioso, este miércoles se concluyó con la restauración de la imagen de San Agustín, patrono de Tapachula, con poco más de dos siglos de haberse tallado a mano y, después, colocado en el templo erigido en su nombre, en el centro de la ciudad.
También se dio por terminado ese mismo proceso para otras cuatro imágenes de las 25 que hay en ese lugar, ubicado frente al parque central Miguel Hidalgo.
María del Rosario Campuzano Sánchez, restauradora profesional encargada de esos trabajos, dijo en entrevista exclusiva para el rotativo ELORBE que el proyecto incluida a las cinco imágenes talladas en madera policromada, las cuales ya presentaban serios deterioros.
Dijo que, en los exámenes que se les hicieron se encontró que, a través de muchas décadas, hubo al menos cuatro intervenciones en las que alguien las repintó, pero sin restauración y sin cuidar los detalles y lo valioso de las piezas.
Las afectaciones eran distintas en cada una. Los daños, incluso, eran de insectos que habían penetrado la pintura y ocasionado severos daños en la madera, por lo que los trabajos requirieron también de un proceso de fumigación y restauración y relleno interno para devolverle el volumen original.
Relató que una de las imágenes, la de Santa Teresita del Niño Jesús, presentaba muchos daños, pero provocados por la cera, así como por el humo de llamas de velas y veladoras, lo que quiere decir que es una de las imágenes más veneradas en Tapachula en el último siglo.
En el caso de la imagen de San Agustín, comentó que fue elaborado con una técnica de hace unos 200 años, y que por eso fue lo más difícil en restaurar.
Mientras que, el de la Virgen con el Niño, tiene un valor histórico adicional porque se le encontró la firma original del escultor, Julio Duvoice, un guatemalteco que la concluyó en esa nación centroamericana a finales del siglo XIX.
El tiempo y conocimientos de la restauradora los aportó de manera altruista para el beneficio de Tapachula y sus visitantes. EL ORBE / M. Cancino