Mujeres y Niños Migrantes son Usados Para Pedir Dinero en las Calles

305
Mujeres y Niños Migrantes son Usados Para Pedir Dinero en las Calles

* Ninguna Institución Interviene en el Problema.

Tapachula, Chiapas; 14 de Agosto del 2021.- Miembros de la sociedad civil levantaron la voz en contra de la migración irregular que utiliza a mujeres y niños como escudo para ingresar al país de manera ilegal y establecerse en la frontera sur de Chiapas.
Ciudadanos de este municipio han detectado que las mujeres y niños son utilizados para trabajar en las calles y darles el dinero a los hombres, quienes lo emplean para comprar bebidas alcohólicas y escandalizar en la zona.
Dora Ortiz Escobar, en voz de un grupo de ciudadanos inconformes de esta ciudad, señaló a EL ORBE que las mujeres migrantes tienen que andar con dos o tres hijos para esos propósitos.
«Las mujeres salen con sus niños a pedir dinero a la calle, cosa que no debería de permitirse porque las utilizan nada más para pedir dinero y eso es una explotación infantil”.
Lamentó la actitud del Gobierno en la región, que permite esa situación, “porque los servidores públicos y toda la población es testigo de que los niños son explotados, quienes te piden dinero y en ocasiones, uno le gana el sentimiento, pero estos al ver que se les da dinero, también van a decirle a los demás”.
El tema de las mujeres es muy delicado, porque tienen que prostituirse en este municipio, que se ha convertido en un cinturón de miseria, ya que muchas personas quieren vivir de la caridad, opinó.
“A nosotros nos preocupa la crisis migratoria, porque existe un gran número de mujeres que están en las calles y colonias nosotros vemos que hay un 90 por ciento de ellas que son explotadas y usadas como escudo para poder entrar a territorio mexicano”.
Consideró que en Tapachula, se ha dejado crecer la migración ilegal, lo cual es una burla para los mexicanos.
Ortiz Escobar enfatizó que es lamentable que las instituciones no intervengan, porque en ocasiones, lo poco que obtienen los indocumentados en las calles, lo utilizan los esposos para ingerir bebidas embriagantes, afectando a las mujeres, niños y hasta los vecinos que están viviendo en los alrededores de donde rentan las casas. EL ORBE/ M. Blanco