Estos son los errores que jamás puedes cometer en el dropshipping

969
Estos son los errores que jamás puedes cometer en el dropshipping
Estos son los errores que jamás puedes cometer en el dropshipping

Gracias al dropshipping, cualquier persona que desee vender a través de Internet puede iniciarse en este ámbito sin tener que hacer una gran inversión. El funcionamiento de este modelo de comercio electrónico se basa en ofrecer en una tienda online una serie de productos sin comprarlos previamente (es decir, no hace falta gestionar un almacén).

En lugar de esto, hay que ponerse en contacto con proveedores que trabajen con dichos productos y llegar a un acuerdo con ellos. En el momento en que se reciba un pedido este se pasará a la empresa mayorista, que enviará el paquete final al cliente en nombre de la tienda, así de sencillo. Además, gracias a Oberlo, se tiene acceso a un extenso catálogo de productos, el cual se puede ampliar a medida que las necesidades vayan creciendo, añadiendo más productos a nuestro inventario de forma fácil, rápida y cómoda.

Tal como se puede observar, en este negocio se elimina la parte logística, almacenaje y distribución, lo cual lleva a un ahorro más que considerable. Todo son ventajas, ya que permite al fundador de la empresa centrarse en las cuestiones de marketing para captar clientes y aumentar sus ventas. Pero también es posible cometer errores, sobre todo en los comienzos. Y suelen ser casi siempre los que se exponen a continuación y cuyo conocimiento permitirá evitarlos.

Empezar el negocio sin contar con un plan

Algunas personas conocen el dropshipping y deciden lanzarse sin más. No obstante, a la hora de iniciar un proyecto de este tipo es fundamental conocer el mercado y los clientes, para poder desarrollar un buen plan de negocio.

En este ámbito no conviene optar por aprender sobre el propio terreno, sino que es mucho más idóneo hacer una buena investigación del sector, de cómo se crea una tienda online, entender las necesidades del público al que se desea dirigir el negocio y siempre que sea posible, contactar con clientes potenciales y ofrecerles los productos antes de arrancar. De este modo se puede comprobar si realmente hay una necesidad y una demanda.

Ignorar el branding

Fijarse demasiado en negocios parecidos, o copiarlos, es uno de los peores errores que se pueden cometer en el momento de crear una tienda de dropshipping. Investigar en ningún caso suponer imitar.

No tener branding es un problema cuando el cliente se interesa por un producto o por buscar un espacio propio como comercio electrónico. Hay que tener en cuenta que la competencia es altísima, a no ser que se descubra una idea realmente rompedora. Aportar una visión original que resulte atractiva para los clientes es absolutamente primordial.

Además, aquellos que quieran conseguir resultados demasiado rápidos y tengan la ocurrencia de plagiar el negocio de otra persona, pueden ser objeto de una denuncia de copyright o penalizaciones referentes al SEO. Lo cual puede ser una gran barrera ya antes de empezar.

Vender un producto que no se conoce

Adentrarse en un mercado que no se conoce es altamente arriesgado, ya que se encontrarán trabas de todo tipo. Y conocer parcialmente el producto no causará más que problemas desde el principio. En el mundo de los negocios es fundamental demostrar profesionalidad, y no invertir en algo que en realidad se desconoce (un error muy habitual, por otra parte).

Ofrecer muchos tipos de productos

Cierto es que el dropshipping da la oportunidad de crear una tienda online con gran variedad de artículos. No obstante, lo mejor es centrarse en aquellos productos que puedan garantizar en cierta medida unos buenos resultados.

Es más que complicado crear un negocio que no se encuentre especializado en algún tipo de producto. Si bien normalmente no hay contacto directo, los clientes suelen buscar la confianza que en principio le inspiran los profesionales.

De modo que precisamente la profesionalidad es un factor a trabajar para causar una buena imagen, y esto pasa por especializarse, para conocer lo mejor posible el producto. Un pequeño comercio de calidad da mayores probabilidades de funcionar de forma óptima.

Dejar a un lado el SEO

El SEO, simplemente, no es negociable. No hay nada que hacer si no se cuenta con un buen posicionamiento en los motores de búsqueda. Las personas que se dedican al ámbito digital saben de sobra el papel que juega el SEO a la hora de que un negocio tenga buenas posibilidades de salir adelante.

Invertir en SEO es imprescindible para llegar a posiciones más altas que la competencia. Contar con una empresa que mejore el posicionamiento dispara las ventas, así como las probabilidades de ampliar el negocio.

Trabajar con un proveedor sin informarse suficientemente sobre él

Si algo no falta en el mundo del dropshipping son proveedores, y algunos de los más importantes venden productos de toda clase. Pues bien, ante de empezar a trabajar con ellos, es de vital importancia comprobar todas las condiciones que ofrecen: tiempos de envío, qué hacer si un producto está agotado, pago de impuestos, comisiones de ventas, etc.