La eficiencia bancaria en México

666
La eficiencia bancaria en México

Fuente: https://pixabay.com/es/photos/personas-adulto-mujer-hombre-3192204/

 

Tres de cada diez mexicanos son presa fácil de la delincuencia cibernética, de acuerdo a las declaraciones de Alberto Díaz, Vicepresidente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), situación que ha puesto en alerta a las entidades bancarias, concretamente en el refuerzo de la seguridad que ofrecen a sus miles de clientes que navegan en internet para realizar una transacción o compra online.

Según la investigación realizada por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), la ciberdelincuencia está aumentando en México, pues en el 2016 se registraron 78, 788 casos y en el 2017 alcanzaron una cifra de 1.5 millones. Además, también se incrementó en un 82%, la cantidad de quejas presentadas por los clientes que depositan sus ahorros en los bancos.

Entre las artimañas que emplean los delincuentes cibernéticos, se encontró que el 92% son casos de comercio electrónico, de acuerdo a las cifras estadísticas de la Condusef. Asimismo, durante el 2017 se han presentando 242,000 casos de robo del comercio electrónico. Se estima que en unos años esta cifra se incrementará.

Por otro lado, la clonación de tarjetas bancarias y las transacciones también encabezan la lista de delitos cibernéticos que están afectando a los ciudadanos mexicanos, ante ello, los bancos mexicanos están tomando las medidas correspondientes, pues las cifras alarmantes perjudican la economía del país y representan una amenaza que está creciendo cada día.

La actual era de la interconectividad y la migración digital ha generado que los casos de robos cibernéticos aumenten y consecuentemente, quede en evidencia que México no está preparado para afrontar los fraudes cibernéticos, pues dos de cada tres entidades bancarias con 250 y 1000 integrantes no disponen de las medidas de seguridad para contrarrestar los fraudes electrónicos según la Asociación Mexicana de Tecnologías de la Información (Amiti).

Por otro lado, la Consultora de Seguros, Willis Towers Watson, especifica que el  70% de bancos no disponen de un plan para contrarrestar la delincuencia cibernética y a nivel mundial, la cantidad de dinero recaudado por la ciberdelincuencia sobrepasaría los dos billones de dólares durante el 2019.

Si bien es cierto, los bancos deben contar con políticas de seguridad que respalden la confidencialidad de información de cada usuario, nosotros, desde casa podemos protegernos ante las amenazas que podemos encontrar en cada sitio en línea que visitamos, ya que ante las crecientes cifras de ciberdelincuencia no podemos quedarnos de brazos cruzados, sobre todo, cuando la crisis económica y política está ganando terreno.

Detenernos a implementar un sistema de seguridad, concretamente un antivirus, puede protegernos de entrar a páginas engañosas que su único objetivo es robar nuestra información y posteriormente vaciar nuestra cuenta bancaria, pues la tecnología es nuestro mejor aliado en la actual era de la interconectividad.

Una de las conocidas modalidades, con las que operan los delincuentes cibernéticos son los virus, así que si recibes un enlace sospechosos como “ ganaste”, “Recoge tu premio” o simplemente ingreses a una página que no sea segura, ya le estas dando información  personal que perjudicaría gravemente tu estado financiero.

Por ello, el vocero Matías López de REVIEWBOX, indica que “lo indispensable es contar con un buen antivirus para navegar por internet con mayor seguridad ya que nuestra información personal estará protegida y  automáticamente se bloquearán las posibles amenazas. Incluso podemos tener un reporte diario de cada página a la cual ingresamos; siendo este, una herramienta valiosa para sentirnos seguros y no ser presa fácil de los ciberdelincuentes”.

Si bien, la ciberdelincuncienca en México es una amenaza latente, está en nuestras manos buscar la forma de protegernos desde prestar atención a quien le damos nuestros datos personales hasta la seguridad que ofrecen los sitios en línea donde ingresamos para comprar o para pasar el tiempo. Hoy más que nunca debemos estar alertas, pues ciertamente la tecnología mejora la calidad de vida de los ciudadanos, pero por otro lado, es una oportunidad para que personas inescrupulosas se enriquezcan a costa de los ahorros.