Comenzando en casa: ciberseguridad en el lugar de trabajo híbrido

174
Comenzando en casa: ciberseguridad en el lugar de trabajo híbrido

Si algo nos dejó la pandemia, fue la posibilidad de adaptar nuestro trabajo en casa. Desde entonces, muchas personas encontraron comodidad en el trabajo remoto desde casa y eso se tradujo en más productividad.

Contrario a lo que puede parecer, el trabajar desde casa les permitió a las personas crear un espacio único. La creatividad, el descanso y la flexibilidad, son ventajas de estos espacios híbridos. Es por eso que muchas empresas no quieren abandonar este nuevo espacio de trabajo para sus empleados.

Sin embargo, y a pesar de las ventajas, los ataques de malware incrementaron hacia las empresas. Ya que, la seguridad informática en casa no es la misma que la de la empresa.

A pesar de que la logística para la protección de datos desde espacios de trabajo remoto puede ser difícil, muchas empresas quieren seguir adelante con el lugar de trabajo híbrido. Gracias a esto, tanto la empresa como los empleados deben entender el modelo de trabajo híbrido y las consecuencias que tiene sobre la ciberseguridad.

¿Qué es el modelo de trabajo híbrido?

Los espacios híbridos de trabajo son una combinación de la tecnología remota, con una instalación o espacio más irregular. A medida que la tecnología avanza, el trabajo se vuelve más virtual, por lo que el crecimiento de estos espacios seguirá sucediendo.

Eso sí, la versión de cada empresa de estos tipos de lugares será única. Cabe destacar que aquellas que sean más flexibles, dan espacios más cómodos, por lo tanto, más exitosos. Muchas empresas han notado estos cambios, por lo que en los próximos 3 años es probable que muchas adopten este modelo híbrido.

El problema se encuentra en los desafíos a la seguridad informática. Estos desafíos están centrados en tres puntos: los datos, los dispositivos y el comportamiento del empleado.

Por ejemplo, los datos confidenciales de las empresas residen cada vez más fuera de esta. Lo que significa que son más vulnerables a ser copiados o robados. En cuanto a los dispositivos, se vuelve necesaria la adquisición de modelos de última tecnología, no solo por la seguridad y privacidad, sino para mejorar la conexión.

Por último, el comportamiento del empleado será fundamental ante un ataque cibernético. Los empleados deben ser adiestrados para saber manejar amenazas, la respuesta puede hacer la diferencia ante la pérdida de información importante.

Además de esto, se necesita informar constantemente a los trabajadores acerca de las últimas tendencias en ciberataques, así como las posibles respuestas y soluciones que deben abordar.

Aunque el modelo híbrido tiene beneficios para los empleadores, como para los trabajadores, es necesario proporcionar un buen enfoque de ciberseguridad, si las empresas quieren crecer dentro de este nuevo modelo de trabajo.

Ciberseguridad en el lugar de trabajo híbrido

La convergencia entre una conectividad confiable y una seguridad robusta son los pilares del lugar de trabajo híbrido.

Los departamentos de TI de las empresas tienen que trabajar para que estos dos elementos fluyan en este nuevo tipo de entorno. La infraestructura corporativa, así como las redes domésticas y el almacenamiento en la nube, sean protegidos a toda costa.

Desde siempre se ha visto cómo las empresas han hecho uso de tecnología de cifrado para proteger sus datos. Y este podría ser el primer paso para resguardar los espacios híbridos. Por ejemplo, una de las soluciones para ocultar la IP es un servicio VPN, estas redes pueden perfectamente darle anonimato en la web a los empleados que se conectan para enviar y recibir información desde casa.

La protección del tráfico es imperante, por lo que el uso de otros softwares también será necesario si las empresas pretenden avanzar en este nuevo modelo de trabajo.

También deberá pensarse en la experiencia de los usuarios, en cuanto al redimiendo de estas aplicaciones de seguridad y privacidad. Ya que, si el usuario no sabe cómo usar la herramienta de seguridad, dará lo mismo que la tenga instalada o no en el dispositivo de trabajo.

A su vez, es necesario entender que no todos los fallos en la ciberseguridad son cosa de la tecnología. De hecho, la mayoría de los empleados que desconocen acerca de las amenazas no saben cómo responder ante un ataque. Es por eso que deben considerarse los siguientes elementos:

Evaluar sus riesgos de ciberseguridad

Las amenazas cibernéticas se vuelven más difíciles de detectar. Estas evolucionan y son más sofisticadas cada día. Evaluar el entorno del espacio híbrido y comprender los riesgos, es el primer paso para defenderse.

Mirar la red doméstica, conexiones Wi-Fi, dispositivos personales, etc., de los empleados, es importante. Estos aumentan los intentos de phishing. Son mucho más vulnerables que una red corporativa.

La prevención y no la reacción, es la respuesta

A pesar de que un empleado pueda estar entrenado para responder a una amenaza de seguridad, siempre es mejor contar con una estrategia preventiva aleada a los nuevos riesgos.

Esta estrategia no solo debe basarse en buena tecnología de los dispositivos, sino en el procedimiento de seguridad, las políticas de privacidad y la respuesta a amenazas, correctas.

Un enfoque “holístico” es mucho más beneficioso ante los ataques. Así que preparar la tecnología, los dispositivos y el personal empleado, puede mitigar los riesgos cibernéticos antes de que ocurran en los espacios de trabajo híbridos.