ALFIL NEGRO

1380
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Los Conquistadores
Oscar D. Ballinas Lezama

‘Palo Dado, ni Dios lo quita’; de ahí que la mayoría de los que viven en este país, se han empezado a conformar con el golpe artero que sufrieron por el aumento en los precios de la gasolina y la luz eléctrica; que según el Gobierno Federal, ha sido la mejor medida para las finanzas de la ciudadanía.
Poco a poco el pueblo mexicano que se distingue por no tener memoria, está echando en el saco del olvido el asalto en despoblado que sufre día con día por las huestes de ‘Kulebriña’, quien hace unos días visitó Chiapas para ‘dorarnos la píldora’ de un mejor futuro con la Zona Económica Especial, la cual todo mundo ha pintado como la salvación de México y en especial, de los chiapanecos.
Es claro que el panorama que nos pintan los políticos podría ser muy distinto a la realidad; los expertos en el tema explican que ‘no todo lo que brilla es oro’, porque si bien es cierto que al crearse la ZEE en Puerto Chiapas vendrían muchos empresarios a invertir en este lugar, y lo más seguro es que los trabajos mejor pagados se lo darán a mano de obra especializada, amén de dominar dos o tres idiomas, mínimo.
Se antoja difícil que pierdan tiempo y dinero preparando a los aspirantes a ocupar los mejores cargos; nadie duda que para el trabajo pesado utilizarán la mano de obra barata de la gente de esta región y de centroamericanos; al final, como lo hacen actualmente las transnacionales, las ganancias no se quedarán aquí para reinvertirse, sino que serán enviadas a los bancos de los empresarios que viven en el centro y norte del país o en el extranjero.
No estamos en contra de que abran fuentes de trabajo, ya que de eso pide su limosna cualquier pueblo como México en el mundo; sin embargo, hasta ahora, la mayoría de empresas fuereñas que funcionan en esta región del Soconusco, han tratado en forma indigna a los empleados a quienes pagan salarios de hambre; en el caso de los encargados de las cajas de cobro, no les permiten sentarse un rato en todo su horario de faena, los esculcan de pies a cabeza cuando van al baño por sus necesidades físicas, así como evitan darles contratos que les otorguen derechos de antigüedad.
Todas esas empresas transnacionales que ahora tenemos hasta para tirar hacia arriba, vinieron a quebrar los changarros o tendejones, boticas, tiendas con venta de ropa o calzado, propiedad de los modestos empresarios locales, que lógicamente no pueden competir con las finanzas millonarias de esos súper negocios; muchos de estos expequeños empresarios ahora son utilizados en esas grandes empresas extranjeras, como ‘cerillos’ o envolvedores de mercancía en las cajas de cobros. ¿Eso es crear fuentes de trabajo para beneficiar a los que nacieron, viven y morirán en estas tierras todo paridoras? ¡No la chiflen que es cantada!
Estamos regresando a los tiempos de la esclavitud, porque nuestra gente es utilizada por esas transnacionales, no como trabajadores con dignidad y derechos, sino como esclavos con su enorme necesidad de sobrevivir con su familia, aunque sea de las limosnas que le dan y la forma indigna en que se le trata por los ‘conquistadores de esta era’.
En otros temas, ya vienen los tiempos de campañas políticas, muchos de los ‘calientes’ ya andan brincando como chapulines de un partido a otro, según les convenga a sus mezquinos intereses porque el cuento de que lo hacen para ayudar a sus conciudadanos ni ellos se lo creen; pero como siguen en la ‘teta presupuestal’ se aprovechan para utilizar los dineros de los impuestos que paga el pueblo, para invertirlos en campañas que les permitan seguir tratando de engañar a los electores, que a estas alturas ya no les creen ni lo que comen.
Los millones de personas que siguen sin trabajo y sin esperanza, no tienen más remedio que vender su alma al diablo para no morirse de hambre; eso es lo que aprovechan los sinvergüenzas de la política para seguir medrando con los cargos de ‘elección popular’; pocos o contados con los dedos de las manos, son los que hacen su chamba como Dios manda.
En Chiapas, ya andan merodeando y jactándose de haber sido los ‘non plus ultra’ de la política, cuando en mala hora llegaron a desgobernar esta entidad, como en el caso de Pablo Salazar Mendiguchía, ’el encantador de serpientes’ que ahora jura y perjura que cuando se fue dejó las finanzas sanas, sin deudas, y fue su excelencia ‘Juan II’, quien vino a poner de cabeza la administración estatal, al grado que hoy los chiapanecos están pagando casi 4 millones de pesos diarios de una deuda por 41 mil millones de pesos.
Lo que no dice el exdictador de Soyaló, es que su ahijado político, el príncipe adorador del Dios Baco, lo mandó a encarcelar porque no le cuadraron las cuentas de los millones de pesos que recibió de los organismos internacionales, para entregárselos a los damnificados del huracán “Stan”.
‘Juan II’, hoy entrampado en supuestas declaraciones de narcotraficantes y un abogado chiapaneco, que lo inmiscuyen en supuesto lavado de dinero y en este vertedero de podredumbre política, salen a relucir trapos sucios de otros políticos que podrían recoger esos polvos de viejos lodos.
Desde Tonalá llegan las denuncias de los pescadores, que aseguran ya no aguantan al secretario de Sepesca, Manuel de Jesús Narcia Coutiño, quien no brinda apoyo a los hombres del mar, por lo que ya les es difícil subsistir de la pesca.
Afirman que el tristemente célebre ‘MANACO’, hace lo que le viene en gana y se atreve a despotricar en contra del propio mandatario chiapaneco, y en su locura afirma que será candidato a la Gubernatura en el 2018, cuando por su ineptitud y nepotismo sólo ha logrado obtener el repudio de los turulos, principalmente de las organizaciones de pescadores en esa región.