ALFIL NEGRO

1281
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

 

A Paso de Tortuga
Oscar D. Ballinas Lezama
Recientemente el gobernador Manuel Velasco Coello, preocupado por los altos índices de inseguridad en la región del Soconusco, convocó a una “Mesa de Coordinación de seguridad”, donde volvió a jalarle las orejas a quienes tienen la chamba de velar por la seguridad de la ciudadanía en esta región fronteriza.
Ahí estuvieron el procurador Raciel López Salazar, el secretario de Gobierno, Juan Carlos Gómez Aranda y el directamente responsable de la seguridad y protección ciudadana, Jorge Luis Llaven Abarca, jefe supremo de las fuerzas policiacas en Chiapas, las que tiene bajo un Mando Único.
Estuvo presente también el alcalde Neftalí Del Toro Guzmán, cuya injerencia con la policía de seguridad pública municipal, ahora es únicamente de administrador, sin embargo, también ‘lo pasaron a la báscula’ porque se busca que autoridades de los tres niveles de Gobierno unifiquen esfuerzos para atajar el flagelo de la inseguridad, que hasta ahora ha sido el ‘Talón de Aquiles’ para los Gobiernos de este país.
Velasco Coello planteó la necesidad urgente de incrementar la presencia de los elementos de seguridad en los barrios, colonias, comunidades de cada municipio, con la finalidad de garantizar la integridad y el patrimonio de las familias chiapanecas, quienes ya no ven lo duro sino lo tupido ante el crimen organizado.
Para nadie es secreto que la inseguridad sigue permeando a lo largo y ancho del país, Chiapas no es la excepción a pesar de la buena voluntad y esfuerzos del Ejecutivo Estatal; sin embargo, pareciera que los programas y proyectos sobre seguridad no han tenido éxito, debido a la presunta incapacidad del jefe policiaco en esta entidad; de ahí que gran parte de la sociedad está pidiendo al Gobernador chiapaneco el cambio de Llaven Abarca, desde que hasta al frente de la Secretaría de Seguridad la delincuencia se ha enseñoreado de todos los rincones de Chiapas.
Una muestra de botón reciente, antenoche al filo de las 19:00 horas, sujetos armados con pistolas de grueso calibre asaltaron un negocio sobre la 30 Oriente, y 3ª Sur, a unos metros de la Universidad Salazar; según los testigos los asaltantes huyeron en un taxi que los estuvo esperando casi frente a la empresa asaltada.
Como era de esperarse, ante la total falta de vigilancia policiaca los hampones entraron y salieron como ‘Pedro por su casa’; por otro lado, no existe en Tránsito del Estado y Vialidad un control sobre cuántos taxis existen en Tapachula y quiénes son los choferes; existen infinidad de denuncias de víctimas que han sido asaltadas o violadas por conductores de taxis a los que nadie puede identificar por la falta de control, incluso de la Secretaría del Transporte en Chiapas.
Qué desperdicio de agua, ayer casi todo el día se estuvieron regando miles de litros del preciado líquido, debido a lo defectuoso de la fuente denominada “la crayola”, ubicada en la entrada del fraccionamiento Bonanza, ’ser poco el amor, y desperdiciarlo en celos’, sobre todo en esta época de estiaje cuando cientos de hogares el servicio de agua se tandea y cuando lo reciben les llega a penas un chisguetito.
El personal de Coapatap sindicalizado, les da más por estar grillando a cada rato que por cumplir con sus obligaciones de dar el servicio y realizar los trabajos necesarios para que los usuarios tengan un servicio de calidad.
Hubo enroque en el Hospital Civil de Tapachula, Gabriel Ocampo González suple a Miguel Barrios Andaluz; ojalá que la Secretaría de Salud también se preocupe por abastecer de suficientes medicamentos, enfermeras, médicos especialistas y más espacios para los enfermos, que muchas veces tienen que ser atendidos en el suelo por la falta de camas.
Si bien es cierto que el Gobierno del Estado ya autorizó los recursos para un nuevo nosocomio en esta ciudad, también lo es que quienes lo construyen van a ‘paso de tortuga’ y podrían llevarse lo que falta de este sexenio sin terminarlo, mientras tanto, los enfermos siguen sufriendo las de Caín; lo mismo sucede en el IMSS.
Urge también que los Diputados locales del Distrito de Tapachula, que hasta ahora no han servido ‘ni para tiro de escopeta’, más que para estirar la mano y cobrar un salario que no devengan haciendo su chamba como Dios manda, nunca se han preocupado por gestionar recursos suficientes para que el Ayuntamiento pueda adquirir los camiones recolectores de basura, ya que los existentes no son suficientes para dar este servicio a toda la población, que se ve obligada a pagar un costo extra a los tricicleros.
Eso sí, los Diputados locales ya andan ‘calientes’ haciendo campaña adelantada porque sueñan con ser los próximos Alcaldes de esta ciudad del sol; ni vergüenza tienen, porque desde que ‘los dedearon’ para sentarlos en un escaño del Congreso chiapaneco, se han dedicado a la ‘dulce vida’ y son completamente invisibles para sus Distritos, donde no llegan ni a pararse.