COMENTARIO ZETA

1163
COMENTARIO ZETA
COMENTARIO ZETA

Por Carlos Z. Cadena

El Sabinologo Zoé Robledo, Defiende a Sabines y Culpa a sus Adversarios de ser los Culpables.

Este fin de semana, el senador Zoé Robledo Aburto, se destapó fuertemente no para una aspiración política determinada, sino que se convirtió en un fuerte crítico del Partido Verde Ecologista de México, (PVEM), y al que lo satanizó infinidad de veces durante una entrevista de televisión, donde también se tocaron otros temas respecto a la escenografía política que se vive en el momento en Chiapas y en nuestro país.
Robledo Aburto, que en su informe legislativo del sábado 26 de Noviembre del año pasado, en el Museo de Tuxtla Gutiérrez, siendo militante del PRD, lanzó su campaña electorera “Detengamos la corrupción”, sin embargo en la entrevista se molestó mucho al inquirirle sobre dos temas específicos: su participación absoluta en la aprobación de la deuda pública del exgobernador Juan Sabines Guerrero, y en la que su nombre nunca apareció en la boleta electoral para la Senaduría de Chiapas, y que ganó esa representatividad popular, hasta ahora inexplicable.
En el programa de redes sociales, “Los Suspirantes 2018”, Zoé Robledo pegó el grito en el cielo cuando se le preguntó sobre esta escenografía de sospechosa actitud de corrupción tanto en lo legislativo como en lo electoral, y que en menos de tres años, Sabines lo hizo Diputado local y Senador. Todo era miel sobre hojuelas, con su capacidad de conversador florido, discutidor cuajado, argumentista tangible, parlanchín, y con su léxico selecto acariciaba favorablemente todos los temas que se le preguntaba, pero bastaron esas preguntas del Sabinato para que el rictus y sus gestos se transformaran y echara lumbre por la boca satanizando a medios de comunicación, periodistas, políticos, empresas, y quien pagó más los platos rotos fue el Verde.
Dijo que en Chiapas todos los partidos políticos son satélites del Verde. También que el Verde es un partido diseñado para hacer negocios, porque así está pensado. Agregó que los políticos de dicho partido hacen política con dinero, y están condenados hacer dinero de la política. Que manchan la política. Que el asunto de ecologista es una broma, y “que las cosas no van bien para este gobierno”. Antes ya se había salido por peteneras para desviar la atención de la deuda pública Sabinista y casi reviró que ahora los de la deuda pública son el Gobierno actual. Defendió a Juan Sabines en otras palabras, y lo hizo argumentando que era conforme a la ley, los empréstitos que privaron en su Gobierno sexenal de gran polémica de la “hipotecada de Chiapas”.
Vayamos a la historia: El pasado 26 de Noviembre el senador Zoé Robledo Aburto, cuando rindió su informe de labores senatoriales aún era militante del PRD, y esa ocasión se destapó para la gubernatura, escenario donde se prestó su padrino político en el PRD, el senador Miguel Barbosa “El Nene consentido”, a quien le quemó ese sábado también descomunal incienso servilista, sobre todo cuando Barbosa dijo que Zoé Robledo era el senador más inteligente del PRD a nivel nacional, el gran político joven de Chiapas, y el mejor “argumentista” mexicano que había conocido. Hoy, todo mundo sabe que Zoé dejó el PRD para irse a MORENA.
Pero lo extraordinario de aquella ocasión fue cuando Robledo Aburto, quien con su lema “Detengamos la corrupción”, señaló que en el 2012 se había acabado la democracia en Chiapas, sin embargo se le criticó porque nunca dijo refiriéndose a su lema anticorrupción porque fue el saqueo, pillerías y depredación económica que privó en la entidad con su tutor político Juan Sabines, considerado el Gobierno que dejó “hipotecado a Chiapas” cuyas consecuencias se siguen pagando hasta hoy en día por los cuatro puntos cardinales de la geografía estatal.
Además, proscribió en su discurso, y que sigue siendo un misterio y un acicate en el Tribunal Electoral del Poder judicial de la Federación, es que siendo actualmente “Senador de la República”, no apareció en las boletas electorales del domingo 1 de Julio del 2012, y si no compitió ¿por qué fue el elegido? La prensa local durante días habló de toda esta fantasía electoral que se logró en 13 días que fue lo que tardó la campaña de Robledo Aburto y sin que apareciera su nombre en la boleta. Un caso inédito porque el fantasma de la sospecha sigue aún viva, de un político joven chiapaneco, y que ingresó a la política en época de Sabines, que lo hizo diputado local por Motozintla y después Senador de la República.
Zoé un Camaleón y un Consumado Sabinista.
El periodista Mario Caballero, en su espacio “Letras desnudas”, del pasado 28 de Noviembre, escribió sobre el Sabinista: “Zoé Robledo regresó a Chiapas con 30 años de edad, en 2009, rescatado por Juan Sabines Guerrero que lo colocó en el programa de comentarios ‘Chiapas Siglo XXI’, dentro del noticiero nocturno del Canal 10, del Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinematografía.
“Nació en Tuxtla Gutiérrez, más nunca vivió aquí, su desconocimiento por Chiapas es inmenso, pero eso no imposibilitó que Sabines Guerrero lo metiera con calzador en la LXIV Legislatura por el Distrito de Motozintla respaldado por la coalición PAN-PRD-PANAL y Convergencia, hoy Movimiento Ciudadano. Así fue como se convirtió en empleado del gobernador, desprestigiando la honorable figura del Congresista.
“En el Congreso del Estado sirvió a los intereses del sabinato. En junio de 2011, es elegido Presidente del Congreso, posición política que utilizó para amedrantar actores políticos, líderes sociales, alcaldes e incluso a sus similares que se atrevían a oponerse a las atrocidades del Ejecutivo. Como un vil sirviente aprobó recursos para satisfacer los caprichos del gobernador, de Nemesio Ponce Sánchez, de Yassir Vázquez Hernández y los de toda la mafia en la que él fue una pieza fundamental en el atraco más grande en la historia reciente de Chiapas.
“En las postrimerías del Sabinato, el 10 de octubre de 2012, el vástago Robledo subió a tribuna y lanzó uno de los discursos más halagüeños sobre Sabines y su gobierno al que calificó de benéfico por sus maravillosos logros, sobre todo en los temas de seguridad y reconciliación. Y en el colmo del servilismo -anticipándose a los hechos- modificó la ley para que Juan Sabines no fuera enjuiciado por el monstruoso latrocinio cometido al erario público. Los chiapanecos exigían cárcel para Sabines y sus lacayos, y Robledo Aburto los defendía y les daba protección.
“Como pago a su trabajo rastrero, Sabines le dio la instrucción a Nemesio Ponce de limpiar el camino para que Zoé saltara al Senado de la República. La cúpula perredista impugnó hasta en tres ocasiones la candidatura, pero la coerción política pudo más y en tan solo trece días, el 16 de mayo de 2012, el extinto IFE aprueba a Robledo como candidato al senado”. Hasta ahí Mario Caballero.
Hoy, los biógrafos de Sabines Guerrero señalan que es su ahijado y que va por la lucha electoral del 2018. Un ahijado que tiene derecho de hablar, argumentar y polemizar de todo, pero menos que se le pregunte de Juan Sabines, porque estalla la rabia, el coraje y el arrebato.