OPINIÓN PÚBLICA

858
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

 

Miles de Niños “Invisibles”
Gonzalo Egremy

*En todo México existen unos ¡cuatro millones! de menores de edad sin actas de nacimiento; aquí en esta franja fronteriza y el Soconusco, suman miles.

*Al “no existir legalmente”, son presas fáciles del crimen organizado.

Los denominan niños “fantasmas” o “invisibles” porque nunca fueron “asentados” en el Registro Civil y por ende, carecen de acta de nacimiento.
Aun cuando es un Derecho Constitucional y Humano (la identidad y la gratuidad del registro de nacimiento), aquí suman miles no “asentados”.
Porque no fueron registrados al momento de nacer, las estadísticas no detallan con toda precisión el número de niños sin actas de nacimiento.
Las consecuencias de carecer de dicho documento es grave: legalmente no existen; no pueden inscribirse a una escuela.
Ya mayores no logran obtener credencial para votar, ni la CURP, ni la cartilla del servicio militar, ni pasaporte, ni licencia para conducir.
Menos un trabajo formal; contraer matrimonio ante un Oficial del Registro Civil; tampoco “asentar” a sus hijos y llegado el caso, a no obtener acta de defunción.
De acuerdo con una investigación-reportaje de Saúl Hernández, para El Universal, en el 2015, los niños en esas condiciones son presas fáciles para organizaciones criminales (localmente para la pandilla MS-13 o B-18, subrayado de quien esto teclea).
“Se estima que 14 millones de mexicanos no cuentan con un acta de nacimiento y, de estos, 4 millones son niños”, indica Saúl Hernández.
Agrega que “Lo que sí existe son estimaciones sobre la magnitud del problema, la más reciente es proporcionada por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.
“A finales de 2014, el instituto dio una cifra de 14 millones de mexicanos que no cuentan con un acta de nacimiento. Es como si casi todos los habitantes del Estado de México, la entidad más poblada del país, no existieran oficialmente.
“Cerca de 4 millones son niños, de acuerdo con Karen Mercado, directora de Be Foundation, una organización dedicada a la promoción y defensa del derecho a la identidad y al registro gratuito de nacimientos en México.
“Para este reportaje se realizó un ejercicio que da cuenta del tamaño del problema. Tomando como referencia a la generación que nació en el año 2003, el trabajo consistió en averiguar a qué edad se registró cada niño.
“Los datos provienen de las estadísticas de natalidad del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi) y están actualizados a 2013, lo que permitió seguir a la generación durante su primera década de vida.
“Las cifras indican que en 2003 nacieron 2 millones 393 mil bebés, pero sólo 1 millón 951 mil fueron registrados antes de su primer cumpleaños. Los otros 442 mil obtuvieron su acta de nacimiento cuando tenían entre uno y diez años de edad. Esto significa que 18% de la generación no fue registrada oportunamente.
“En México, el límite para registrar a un menor de manera oportuna es a los seis meses, según lo dispuesto en los Códigos Civiles. Lo que procede después es un registro extemporáneo o permanecer invisibles de por vida.
“Por ahora, los datos no permiten saber cuántos niños más, de la generación 2003, se registraron en 2014 o lo seguirán haciendo en años posteriores, cuando incluso ya sean adultos. María, que pertenece a la generación de 1996, aún no consigue su registro. En las estadísticas oficiales ella sencillamente no ha nacido”, indica en algunos párrafos.
“El derecho a la identidad es el segundo por excelencia, solamente después del derecho a la vida; es la llave que abre al resto de los derechos humanos. “Sin éste no existes, eres un mexicano invisible”, explica Mercado.
“Un niño que no es registrado oportunamente es un fantasma del que no se sabe nada. Sin su acta de nacimiento no puede demostrar su nombre, edad, ni nacionalidad.
“Mucho menos puede inscribirse en la escuela, ser adoptado legalmente o recibir apoyo del Gobierno”, indica el investigador, Saúl Hernández; y aquí es un tema de cruda realidad que se le debe dar seguimiento, ¿no cree usted?//Salud.