ALFIL NEGRO

1026
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por sus frutos les conoceréis (Mateo 7:16)

Chivos en Cristalería
Oscar D. Ballinas Lezama

 

En los avatares de la política nacional en nuestro país, es difícil encontrar verdaderos líderes a quienes les preocupe y ocupe las necesidades de sus conciudadanos; muchos son los nombrados y pocos los escogidos por la vox populi.
Para nadie es secreto que la mayoría de los gobernantes o ‘representantes populares’ no hacen su chamba, sino que se dedican solamente a ‘llevar agua a su molino’ al convertirse en verdaderos depredadores del erario, importándoles un comino el sufrimiento del pueblo al que juraron y perjuraron servirían y en caso de no ser así, la patria se los demandaría.
Muchas veces han cambiado el estuche, pero el jabón sigue siendo el mismo, sobre todo aquellos politiqueros que cuando han tenido la oportunidad de servir, han hecho lo contrario; no obstante, buscan seguir ‘en la ubre’ ejerciendo el poder y robarle más dinero al pueblo.
Juan Sabines y Pablo Salazar, son dos botones de muestra en Chiapas, uno de ellos ya fue encarcelado y liberado presuntamente por negociaciones políticas, no porque fuera inocente de los delitos que se le acusaron; mientras el otro exgobernador, ha sido el que más ha acrecentado el adeudo del Gobierno chiapaneco, con 41 mil millones de Pesos que hoy se han convertido en una pesada losa para la administración estatal que lo relevó, no obstante ninguna autoridad lo tocó ni con el “pétalo de una rosa”, al contrario, se le premió con un Consulado en los Estados Unidos de Norteamérica.
En Tapachula se han desatado una veintena de ‘aspirantes’ a la silla china, se rumora que entre éstos hay algunos Exalcaldes que al parecer no han terminado de hacer cuentas claras de sus administraciones, sin embargo, andan en plena campaña como ‘chivos en cristalería’, argumentan que lo hacen porque aman a Tapachula y por eso ‘quieren regresar’.
Hay quienes utilizan las redes sociales para ‘posicionarse’ en encuestas ‘patitos’ que ellos mismos prefabrican, lógicamente que las ‘simpatías de los huacaleros’ es para ellos; piensan que la gente se está chupando el dedo y que volverán a engañarla.
Por cierto, hay un Exedil que ya se le olvidó los más de 25 millones de Pesos, que presuntamente se invirtieron en la fuente Atzacua que como un símbolo a la corrupción se levanta en la entrada de la Ciudad en la otrora Perla del Soconusco; ahí donde en forma criminal se destruyeron los hermosos Guacales que eran representativos de nuestra región, y que nadie sabe a dónde se los llevaron.
Otros que se han anotado en la lista de aspirantes a ser inquilinos del Palacio de Cristal, no los conocen ni en su casa o como ‘representantes populares’ no llegaban ni a pararse en sus Distritos, consecuentemente no han hecho nada a favor de sus comunidades y ahora con gran cinismo pretenden ser candidatos a la alcaldía; hay algunos que han dejado toda su vida comulgando dentro de sus fósiles partidos políticos, sin embargo, son como ‘los changos viejos que no aprenden maromas nuevas’.
Pocos son los que verdaderamente han trabajado y consecuentemente dejado huella de esa labor de gestoría legislativa o en los cargos públicos ocupados; han demostrado con hechos que no son corruptos o sinvergüenzas, amén de que aún siendo jóvenes han dejado en claro que tienen capacidad, pero sobre todo, un espíritu de servicio a sus conciudadanos.
Bajo ese tenor, los pueblos de Chiapas deberán sopesar y analizar a cada uno de los candidatos que en el 2018 puedan buscar las alcaldías, diputaciones federales y locales, así como las senadurías, gubernaturas y la ‘joya de la corona’, Los Pinos, donde ya nadie duda que los candidatos priistas y panistas, que han tenido su oportunidad de administrar este país, no han sabido hacerlo y han puesto a México en el ‘filo de la navaja’; han secado la yerba y ésta puede arder en cualquier momento, si no se encuentra la fórmula exacta para elegir a hombres y mujeres con espíritu patriota, de servicio y alejados de la tentación a la corrupción.
Ahora los mexicanos tendrán que hacer lo que hizo el filósofo griego, Diógenes de Sinope, quien lámpara en mano se paseaba por las calles buscando un ‘hombre honesto’; difícil tarea, pero aún existen y es claro que lo sabremos por su comportamiento ciudadano, de servidor público o representante del pueblo; por sus obras serán juzgados en la historia de la tierra que los vio nacer.