ALFIL NEGRO

652
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Jinetes en el Cielo
Oscar D. Ballinas Lezama

Los cuatro jinetes que cabalgarán con las vestiduras priistas para llegar a Los Pinos en el apocalíptico 2018, ya han sido anunciados por los dos pregoneros del Partido, Emilio Gamboa Patrón y Manlio Fabio Beltrones, que bajo una cortina de humo dejaron entrever al posible ungido con el dedo sacrosanto del ‘rey del norte’.
En toda la historia del priismo en este país de las maravillas, quienes se encargan de ‘mecer la cuna’ y barajar las cartas marcadas, saben de antemano quién será el ganador de la partida; en el caso de su candidato presidencial éste tiene que pasar el filtro más importante ubicado en la Casa Blanca.
Si bien ujieres de la corte del priismo nacional, Emilio Gamboa Patrón y Manlio Fabio Beltrones, coincidieron en José Antonio Meade, como el principal aspirante y por lo que trabajaron Enrique Ochoa Reza y sus cortesanos, para reformar el artículo 166 de sus estatutos, que exigía un mínimo de 10 años de militancia en el PRI para tener derecho a ser candidato a la Presidencia de la República.
Para nadie es secreto que toda la maquinaria priista y gubernamental movieron las ‘tuercas y tornillos’ hasta quitar ese candado que abrió la puerta hacia Los Pinos al amigo de infancia de Luis Videgaray, quien logró tender un puente con el yerno del ‘Rey pelos de elote’; nadie duda que lo convencieron para comulgar con la idea de sentar a Meade Kuribreña, en la presidencia de México en el 2018, sin descartar que en una jugada maestra de la cofradía priista podría brincar al tinglado en el último momento el mismo Secretario de Relaciones Exteriores, que hasta ahora se ha cubierto del golpeteo a destiempo.
Es claro que Donald Trump difícilmente daría su aprobación para que Miguel Ángel Osorio Chong, tomando en consideración que el Secretario de Gobernación es un hombre inteligente y muy capacitado, sin embargo, el gobernante norteamericano siendo un racista consumado no permitiría fácilmente abrirle el camino.
En cuanto a José Narro y Aurelio Nuño, aunque el primero es muy inteligente y un ‘tigre sin muchas manchas’, su poca popularidad y color de piel tampoco le alcanzaría para caerle bien al gringo; mientras que el de Educación nada tiene que hacer en un país con millones de maestros y estudiantes que no pueden verlo ni en pintura, para colmo de males ha dado muestras que la inteligencia y sus conocimientos de una cultura general no es su fuerte.
En Chiapas, el ‘horno tampoco está para bollos’ y aunque es muy importante ‘el visto bueno’ del ‘Señor de Los Pinos’, así como el de los dioses de quienes depende; en la tierra de Belisario Domínguez ‘las habas se cuecen aparte’, sobre todo cuando el que porta el bastón de mando estatal, tiene gran popularidad y gran influencia en su pueblo.
Si bien la dirigencia nacional del PRI, ya tiene ‘listo el tamal’ con la candidatura del senador Roberto Albores Gleason, tratando de empujar al Partido Verde para que le ‘siga la corriente’ y refuerce las huestes tricolores, parece ser que lo único que lograrán es aumentar la desbandada, no sólo del ‘Partido Revolucionario Institucional’, del que la mayoría de los chiapanecos no quiere saber nada, sino que también lo dejarían únicamente con el ‘cascaron’ del PVEM, ya que la militancia de los ‘tucanes’ seguiría apoyando a su abanderado Eduardo Ramírez Aguilar, quien tendría que buscar en el resto de los partidos políticos el cobijo de una candidatura, nadie duda que el ‘jaguar comiteco’ es un buen prospecto para gobernar Chiapas en el próximo sexenio.
Luis Armando Melgar es otro de los jinetes distinguidos al que los chiapanecos podrían apostarle en determinado momento, conforme a los caballos que se coloquen en el arrancadero del hándicap político del 2018 en Chiapas; también ha hecho gran trabajo de acercamiento con el pueblo, que sigue teniendo la duda sobre el partido que podría representar el costeño, ya que al igual que el aún líder del Congreso estatal, proceden del impulso obtenido con los colores del priismo y el verde ecologista.
José Antonio Aguilar Bodegas es un caso sui generis en esta carrera rumbo al 2018, priista que durante décadas ha luchado y representado a ese partido, que le ha dado la experiencia, mejorado su capacidad política y ampliado su popularidad al sostener durante más de 40 años un acercamiento constante con la sociedad chiapaneca en todos sus niveles; lo mismo le conocen en la zona urbana que en el área rural.
Josean se ha ganado a pulso el derecho a ser candidato a la gubernatura chiapaneca, la mayoría de los priistas así lo reconocen y saben que es mucho mejor prospecto en estos momentos que Albores Gleason, quien si bien pareciera tener la bendición de su dirigente nacional, carece de la popularidad suficiente y la estructura adecuada para salir adelante en una misión suicida que puede dejar nuevamente al priismo de Chiapas tirado sobre la lona, afirman sus correligionarios.
Aguilar Bodegas cuenta con las simpatías no solo de priistas y no priistas en Chiapas, sino que además es de los que han hecho equipo de trabajo con Emilio Gamboa Patrón, actual líder de la fracción del PRI en el Senado de la República; de ahí que el Exalcalde de Tapachula puede aún resurgir como el Ave Fénix y convertirse en el mejor jinete del caballo rojo.
El cuarto jinete del hándicap chiapaneco, es el que montará el caballo de Morena; nadie duda, que el más experimentado y con muchas posibilidades de meterse a la final en la carrera del 2018, es Rutilio Escandón Cadenas, el ‘centinela de la casa de la justicia en Chiapas’.
Zoé Robledo, aunque no ha levantado su popularidad con la fuerza que quisieran sus seguidores, es un joven que sigue intentando ser tomado en cuenta, quizás una de sus grandes debilidades es que no ha podido quitarse el estigma de ser hechura de Juan Sabines Guerrero, pero ahí está en la banca esperando su turno y gritando todo lo que puede y donde puede, para que lo vean.
En otras cosas, en Cacahoatán se ha desatado una epidemia de candidatos a la alcaldía de esa Villa de las Hortensias, la guerra es entre Verdes, los de Chiapas Unidos y Mover a Chiapas, mientras Julio Sen trata de repetir color y número en el PRI, éste último partido en el Soconusco sigue con la brújula perdida.
Hasta ahora, los comentarios de los cacahoatecos favorecen al actual alcalde Enrique Álvarez Morales (PVEM) y Ediel Gálvez Rodríguez, más conocido como ‘el tamachi’ quien ha tomado fuerza en los ejidos, ya que al parecer es oriundo de Salvador Urbina de ese municipio, donde empezó echando machete en la milpa y terminó haciendo tamales hasta de exportación.
Uriel Isaí Pérez Mérida, exalcalde de ese municipio, no quiere quedarse quieto y ya le llora el ojito por buscar con la bandera de Mover a Chiapas, la diputación local del 24 Distrito que va tener que pelearla con Esaú Guzmán Morales, ex ‘príncipe de la tierra de Dios’, que muy posiblemente se pondrá la casaca del PVEM, según vayan las alianzas en la entidad.