OPINIÓN PÚBLICA

713
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

¿Buen Fin Para Quién?
Gonzalo Egremy

*El programa de supuestos descuentos a productos, mercancías y servicios, beneficiará a consumidores de Guatemala que acudan a esta ciudad.

*Los mexicanos difícilmente tendremos recursos para compras; analistas recomiendan cautela a la hora de adquirir productos con tarjetas de crédito.

El proyecto empresarial llamado “Buen Fin”, apoyado por el Gobierno, no tendrá en esta ocasión los resultados esperados por la falta de circulante.
Aún más, gran parte de la burocracia de los tres niveles de Gobierno, les será imposible adquirir mercancías porque que en este año no les dieron los bonos de productividad y otros beneficios monetarios como anteriormente.
La situación económica en México es de crisis, y algunos expertos indican que hasta de recesión, por lo que el salario que devengan dejó de tener, desde hace un año, el poder adquisitivo que tenía hasta el 2012.
A lo anterior se debe agregar que millones de jóvenes y hasta personas de la tercera edad, carecen de empleos o de un ingreso seguro; amén de que el 54 por ciento de la población vive en pobreza y otro porcentaje importante en pobreza extrema, según datos oficiales.
Por ello es importante lo que recomiendan expertos: ser prudentes y cautelosos en compras (para los que pueden) los días de ese programa; deben evitar deudas en compras innecesarias o de lujos.
El Buen Fin beneficiará, sin duda, a guatemaltecos por valor de su moneda, el Quetzal, que está por arriba del Peso Mexicano.
“El proyecto empresarial ‘Buen Fin’, cuya iniciativa fue del gobierno federal panista en el 2011, no está dirigido a la ciudadanía en esa situación de pobreza, sino a la clase media baja, a los asalariados y burocracia”.
Pero el riesgo es un alto sobreendeudamiento de la población con bancos, tiendas departamentales, de servicios y otras instituciones financieras al ser empujados por la publicidad para la adquisición a crédito de mercancías o productos que en la mayoría de las ocasiones ni le son necesarios.
Algunos declarantes advierten abusos por parte de algunas empresas, al ofertar productos, mercancías y hasta servicios, con supuesta rebajas.
De ahí que existan recomendaciones para la población consumidora de evitar hacer compras innecesarias dejándose llevar por la propaganda.
Otra recomendación es administrar de mejor manera, sobre todo en la burocracia, del aguinaldo que les adelanta el gobierno.
Una más es la de no contraer, durante el Buen Fin, deudas extensas a causa de los “meses sin intereses” que ofertan las tiendas.
El ejemplo que indican los expertos es cuando el cliente adquiere una deuda de hasta 18 meses en diferentes productos, y en ocasiones el producto se descompuso y dejó de tener garantía, pero la deuda se mantiene.
Ya lo relatábamos anteriormente que “Según analista del tema, el Buen Fin es un proyecto consumista de empresarios apoyados por el gobierno federal, sin ningún beneficio social”.
El Buen Fin es organizado, en coordinación con el Gobierno Federal, por la Asociación Nacional de Bancos de México, la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales.
Por el Consejo Coordinador Empresarial, la Confederación Patronal de la República Mexicana, la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, entre otras.
El Gobierno Federal participa en ese proyecto adelantando parte del aguinaldo a la burocracia, y hasta, en algunos años anteriores otorgaba una “lotería fiscal” para medio millón de consumidores, para supuestamente reembolsarles los tiques de compras hechas con tarjetas bancarias.
El año pasado, en los Estados con mayor índice de pobreza y marginación, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Michoacán y hasta el Distrito Federal, diversas organizaciones sociales se manifestaron en contra de El Buen Fin.
Argumentaron que “el Gobierno y sus aliados los dueños del dinero, con ese proyecto, exprimen y arrebata el salario a los trabajadores”; y cuando el río suena…¿no cree usted?//Salud.