ALFIL NEGRO

635
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

El poder, cuando no hay principios, atonta a los inteligentes; y a los tontos los vuelve locos. (Peje)

La Digna Rabia
Oscar D. Ballinas Lezama

EL 2017, considerado por los chinos el año del ‘gallo rojo de fuego’, ha sido apocalíptico para el planeta Tierra; por todas partes del mundo cabalgó la muerte y causó destrucción mediante conflictos armados, terrorismo, violencia inusitada del crimen organizado, pandemias y la fuerza de la naturaleza, que le dio la puntilla a varios países como México, que sufrió dos terribles terremotos.
Para nadie es secreto que en la nación azteca volvieron a subir los índices de corrupción al amparo de la impunidad; que las reformas presidenciales no han cuajado y siguen aumentando el número de pobres y miserables que ya no tienen ni lo básico para sobrevivir.
El mismo presidente Enrique Peña Nieto, reclamó al pueblo mexicano que mucha gente suponga que en el Gobierno existe un barril sin fondo, una bolsa de la que puedan salir todos los dineros que se necesitan; sin tomar en cuenta que los recursos de las arcas públicas salen de los impuestos que paga el pueblo.
Luego, el inquilino de Los Pinos advirtió que el 2018 les irá peor a los mexicanos, ya que no se contarán con los recursos económicos suficientes para atender las demandas sociales, por lo que ya previeron un ajuste y un recorte en el gasto público.
Por otro lado, los habitantes están que ni los calienta el sol, se han convertido en un pueblo que escupe rabia ante tanto dolor provocado por la pobreza, la violencia del crimen organizado, la injusticia y abusos de los que tienen ‘el sartén por el mango’’; así como por los muertos y la pérdida de sus propiedades que causaron los terremotos de septiembre negro, los que terminaron dejándolos en la calle por los abusos y presuntos actos de corrupción de algunas autoridades, que en vez de ayudarles con los recursos del Fonden y los donados por otros países, ahora les están ofreciendo créditos ‘preferenciales’.
Ante tantos actos de gente sin escrúpulos que se aprovechan del dolor y la necesidad de sus conciudadanos para hacer negocios, la comunidad internacional está exigiendo al Gobierno mexicano que realice una auditoría de las donaciones enviadas por otros naciones para ayudar a los damnificados de los terremotos.
En su momento, el presidenciable José Antonio Meade, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, puso las cartas sobre la mesa y se deslindó del manejo de esos millonarios donativos hechos por otros países, artistas, deportistas y la sociedad civil; ”el gobierno federal no administrará las donaciones internacionales”, dijo a manera de aclaración.
En otros temas, conforme pasan los días y se acerca la fecha para elegir candidatos a la gubernatura chiapaneca, las confrontaciones entre los priistas Roberto Albores Gleason y José Antonio Aguilar Bodegas, se recrudecen y le ha tocado al tapachulteco llevar la peor parte.
Hay que reconocer que el político comiteco tiene de su lado al dirigente nacional del PRI, así como a otros políticos de primera línea; mientras que Josean, parece contar únicamente con el numeroso grupo de priistas en rebeldía y una gran cantidad de ciudadanos chiapanecos que comulgan con él.
En su carta de queja dirigida a Enrique Ochoa Reza, el ex Secretario del Campo argumenta que el personal del CEN del PRI ha recurrido a los medios de comunicación para afectar su imagen, haciéndolo desde el momento en que renunció a su último cargo público en Chiapas.
Sindica a Cristian Vega, coordinador de sistemas en la Secretaría de Gestión Social del CEN del PRI, de ser el encargado de los ataques en los que se cuentan la clonación de sus cuentas oficiales en Twitter y Facebook, así como la modificación de su perfil en la plataforma informativa Wikipedia.
Josean le afirma al líder nacional del PRI, que esos sabotajes a sus actividades personales y ataques en diversos medios de comunicación, son debido a la posición crítica que ha mantenido ante lo que considera irregularidades cometidas por la permanencia ilegal del senador Roberto Albores Gleason y el diputado Julián Nazar, al frente del Comité Estatal del priismo chiapaneco.
Quizás a Josean le ha faltado buscar más el apoyo de su gente en la Costa; me parece que uno de sus errores es considerar, al igual que la mayoría de los políticos chiapanecos, que Tuxtla Gutiérrez es el ‘ombligo del mundo’, y en el pecado está llevando la penitencia.
Lástima, porque Aguilar Bodegas es un buen hombre, con enorme capacidad política-administrativa, conoce palmo a palmo la geografía chiapaneca y se identifica con cientos de personas a las que de una u otra manera les ha tendido la mano; pero el entramado político se cuece en el horno de Los Pinos.
Será, quizás, hasta después del 15 de Diciembre, cuando los partidos políticos en Chiapas quemen el incienso y se vea el humo negro del ‘Habemus candidatum’; sin embargo, las calabazas se han empezado a acomodar al paso de la carreta. Habrá que esperar, porque en política como en el amor, nada está escrito.