ALFIL NEGRO

556
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
El Río Revuelto

A casi cuatro meses de la tragedia ocurrida en México, causada por los terremotos de ‘septiembre negro’, nadie habla ya de los damnificados, ni de la suerte que corrieron ante el fenómeno natural y la presunta corrupción de quienes manejaron los recursos millonarios que el gobierno federal autorizó para ayudar a los afectados.
Bansefi, es una de las instituciones acusadas de supuesta clonación de las tarjetas otorgadas a las víctimas de los sismos; las investigaciones señalan que presuntamente se desviaron miles de millones de pesos, afectando a los beneficiarios en los municipios de Ixtepec, Ixtaltepec y Juchitán en Oaxaca, así como Cintalapa y Tapachula, en Chiapas.
Para nadie es secreto que esta ‘ayuda oficial’ del gobierno federal, era de más de cien mil pesos, sin embargo, los damnificados que tuvieron la suerte de recibir una tarjeta bancaria, solamente obtuvieron el pago de 15 mil pesos, con lo que no pudieron reconstruir sus viviendas y ahora afirman, que el resto del dinero prometido por la federación ‘desapareció’ como por arte de magia.
Casos como el del campesino Reynaldo Medina Espinoza, cuyo nombre apareció en la lista del banco en 34 tarjetas, donde supuestamente le depositó más de 500 mil pesos, sólo pudo hacer un retiro por 15 mil, según dio a conocer la organización ‘Mexicanos contra la Corrupción’.
Se investigó que Bansefi emitió más de 4 mil 500 tarjetas, para que los damnificados pudieran recibir el apoyo oficial por el desastre sufrido los pasados días 7 y 19 de septiembre del 2017, no obstante el censo levantado de los afectados, no rebasaba el número de mil 495 personas; presumen que el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros, ‘picó chueco’, ya que al parecer esa institución bancaria maquiló 3 mil 70 plásticos de más; ahora ha salido con el cuento de que ‘a chuchita la bolsearon’, al comprobar que personas diferentes a los beneficiados, clonaron y vaciaron la mayor parte de esas tarjetas.
Lo raro del caso, es que los nombres de beneficiados hasta con 30 o 40 tarjetas, correspondían a campesinos o indígenas de las comunidades más apartadas de Oaxaca y Chiapas, según la investigación de la organización ‘Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad’; nadie duda que fuera un caso donde hubo mar revuelto y ganancia de pescadores, porque los supuestos beneficiados ni se enteraron de los depósitos bancarios a su nombre.
Hasta la fecha, nadie sabe qué fin tuvo ese dinero ni quiénes son los responsables; las autoridades federales siguen haciéndole al ‘tío lolo’, al no ahondar en las investigaciones a fondo y hacerse de ‘la vista gorda’ ante los ‘magos mexicanos’; pareciera que le están dándole largas al asunto, aprovechando los escándalos de los movimientos electorales que se han convertido en una ‘cortina de humo’.
Tampoco se ha dicho nada de la suerte que corrieron los millonarios recursos por concepto del apoyo internacional, así como de los artistas y deportistas que aportaron una gran ayuda económica, buscando beneficiar con ello a los damnificados de los temblores de septiembre en el 2017; los del gobierno federal atajaron las protestas de la ciudadanía, con el argumento de que ese dinero lo administraría la Cruz Roja, todos se echaron la bolita y al final también hicieron ‘noche’ ese recurso millonario.
En otras cosas, pescadores de Paredón en el municipio de Tonalá denunciaron la falta de apoyos, sobre todo de radios y una antena de alto alcance, lo que los pone en desventaja ante los fenómenos naturales, como sucede actualmente con el cambio climático que ha provocado fuertes vientos, lo que ha llevado a que varios pescadores se pierdan mar adentro sin que puedan ser localizados, van a la buena de Dios, mencionó en una entrevista radiofónica el hombre del mar, Juan Carlos Aguilar Nanduca.
Explicó que es necesario también un localizador satelital, ya que cada día hay menos pesca y las embarcaciones tienen que adentrarse muchos kilómetros, lo que hacen ante la necesidad de buscar el pan de cada día porque la necesidad es grande y el hambre es mucha, apuntó.
Mientras tanto, ’el Sirenito’ ni suda ni se acongoja, sabe que está de paso en ese trampolín, desde donde quiere brincar a una diputación federal y de paso, sentar a su mamá en la alcaldía tonalteca.