OPINIÓN PÚBLICA

584
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

La CDMX está cada vez más cerca de quedarse sin agua.

Millones de Hogares sin Agua
Gonzalo Egremy

*15 millones de connacionales no tienen acceso al vital líquido; el Estado Mexicano incumple su obligación Constitucional de dotar de agua a población.

*Aquí, donde sobra el agua, prevalecen conflictos entre comunidades por la misma, y en otros casos, por corrupción no dotan de agua a la sociedad.

Las cifras, en el mundo, de personas sin acceso al agua, es sorprendente; en México, 15 millones de conciudadanos no tienen acceso al vital líquido.
En el Día Mundial del Agua, ayer, organismos internacionales afirmaron que 750 millones de personas en muchos países, no tienen acceso al recurso natural; en esa cifra están los quince millones de mexicanos.
El investigador y académico del Colegio de Postgraduados, Manuel Anaya Garduño, dijo que de esa cantidad de mexicanos sin agua, se ubican aquí en Chiapas, en Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Estado de México e Hidalgo.
En total, 4 millones de hogares en nuestro país, no reciben agua ni entubada, señaló Manuel Anaya Garduño.
Frente a este gran reto, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estableció acciones de coordinación con esta institución académica y, juntas, promover la capacitación y desarrollo de proyectos viables con fines de obtener agua potable y para consumo agrícola y pecuario en pequeña escala en México y diez naciones de América Latina.
Las condiciones geográficas y orográficas que caracterizan a nuestro subcontinente, donde la mayor parte del agua de lluvia que ocurre cíclicamente se pierde por la falta de obras, propician que este gran caudal finalmente descargue en el mar.
La mayor parte de este potencial escurre aguas abajo y, a través de ríos y arroyos, llega al mar, expuso.
La captación del agua de lluvia es una práctica que promueve la autosuficiencia y el uso racional de este recurso básico para diversos usos.
Los sistemas de captación y el aprovechamiento del agua de lluvia han sido, son y serán la base para el desarrollo sostenible de los recursos naturales y el bienestar de la humanidad.
Consideró que es urgente rescatar el conocimiento antiguo generado en las civilizaciones pasadas (Azteca, Maya e Inca) y combinarlo con el conocimiento científico.
Además, es imprescindible dar atención a las prioridades de las comunidades rurales, las cuales se refieren principalmente a la autosuficiencia en agua para consumo humano, producción de alimentos (granos básicos, forraje, hortalizas y frutales) y mejoramiento del entorno ecológico.
En México, añadió el investigador, se da la paradoja de que, en Estados donde llueve en cantidades altas, que van desde 800 a 1,200 milímetros (como aquí), las pequeñas y medianas comunidades, carecen de este recurso.
En todas estas entidades hay potencial muy alto para captar la lluvia y proveer del vital líquido, sobre todo a gente de escasos recursos.
El problema es que la omisión, por no decir la ignorancia y corrupción de algunos alcaldes aquí en la región, ha provocado graves conflictos entre las comunidades por la obtención de agua, como ocurre en Tuxtla Chico, Cacahoatán, Frontera Comalapa y aquí mismo en Tapachula.
La lucha por la obtención de agua para toda clase de usos, sobre todo para beber, se vuelve cada vez más belicosa entre comunidades.
En pleno siglo XXI, el Estado Mexicano no han cumplido con su responsabilidad constitucional de dotar del vital líquido a las poblaciones.
Contrariamente, se observa el interés de grupos en el Poder por privatizar el suministro de agua potable, drenaje y tratamiento de aguas residuales.
En esta rica región, con sus más de 50 ríos que nacen en las montañas y bajan hacia la Costa, no debería haber obstáculos para que los gobiernos de las tres instancias cumplan con su obligación de dotar de agua a todas las personas.
Sin embargo, los conflictos por la obtención del vital líquido, ha llevado a comunidades enteras al enfrentamiento hasta con armas de fuego.
Una de las comunidades del ejido Santo Domingo, municipio de Unión Juárez, tuvo una larga disputa por el agua que provenía (nace) en un caserío del lado de Guatemala; hasta hoy el conflicto sigue latente.
En Cacahoatán, ocurre lo mismo entre una comunidad y sus vecinos del municipio de Tuxtla Chico.
Aquí mismo en Tapachula, entre comunidades de las faldas del volcán Tacaná, existen graves diferencias por la obtención del agua para sus hogares.
Ni se diga el problemón existente en los hogares de esta ciudad, en donde solo dos o tres veces por semana reciben agua suministrada por el Comité de Agua Potable y Alcantarillado de Tapachula, que a pesar de los seis o siete millones de Pesos mensuales que pagamos los usuarios. ¿Qué hacen con ese dinero si no pagan ni siquiera las cuotas del IMSS?, prácticamente es un atraco en despoblado y la caja chica del Torito. ¿No cree usted?//Salud.