ALFIL NEGRO

903
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Si se humillare mi pueblo, y oraren y buscaren mi rostro, entonces yo perdonaré sus pecados (2ª de Crónicas 7:14)

La Prueba de Fuego
Oscar D. Ballinas Lezama

Conforme avanza el proceso electoral en el país, la sociedad mexicana parece estarse involucrando más, algo que durante muchas décadas no se había visto en esta nación; sabiendo que en la política, hasta el más chimuelo masca rieles y el más pelón se hace trenzas.
Si bien las encuestas pueden marcar cierta preferencia de los electores hacia uno u otro candidato, también es cierto que a la hora de la verdad en las urnas no todo es miel sobre hojuelas para quienes saborean el triunfo basados en esos números; por eso muchas veces terminan viendo que del plato a la boca se cae la sopa.
Políticos más experimentados, conocidos como los ‘viejos lobos de mar’, no caen fácilmente en el juego de las encuestas y trabajan arduamente, aunque la voz del pueblo los coloque como punteros; ahí radica parte de su triunfo, el no pecar de confiados sabiendo que en estos menesteres la liebre brinca por donde menos se espera.
Ya se ha experimentado en otras ocasiones, sobre todo a nivel nacional cuando algún candidato se ve victorioso en las estadísticas de popularidad, sin embargo, a la hora de la hora, las cuentas no cuadran con las boletas electorales y es ahí, donde ‘la puerca tuerce el rabo’.
Es por ello que los expertos en política aconsejan a los contendientes echar toda la carne al asador, cuidar cada detalle de su vida pública, cobijarse en la sencillez, la humildad y olvidarse de echar las campanas al vuelo, hasta que no se dé el último veredicto de la elección; mientras tanto, hay que trabajar sin descanso, con honestidad, paciencia y reafirmar el espíritu de servicio hacia sus semejantes.
Nos queda claro que cada aspirante a ocupar un cargo de elección popular debe tener los méritos suficientes para ello, sin embargo, más allá de la experiencia, capacidad y popularidad que tenga el ungido, la sociedad actual demanda de éstos una honradez a prueba de fuego, y se debe a las constantes sinvergüenzadas de la mayoría que han llegado a ocupar esos cargos y han fallado en ese renglón, consecuentemente, han provocado el hartazgo de un pueblo que ya no quiere queso, sino salir de la ratonera.
Los mexicanos, en los que se incluyen los chiapanecos, están viviendo actualmente al filo de la navaja, porque en este país se ha desbordado la violencia, la inseguridad, el desempleo, el aumento de las gasolinas, el gas y la energía eléctrica, que como motores de la economía mexicana, provocan el aumento de los precios de servicios y productos que consumen todos los habitantes de esta nación.
Por cierto, en medio de esta tormenta provocada por la guerra mediática que existe actualmente en el proceso electoral, las autoridades federales autorizaron un nuevo aumento al precio de las gasolinas; ya iniciaron en la Ciudad de México, cobrándola a 20 Pesos el litro.
Como consecuencia de esta medida económica, de la cual se responsabiliza a los empresarios gasolineros, la gente anda que ni lo calienta el sol ; el enojo ciudadano no recae en los gasolineros, sino en el Gobierno Federal; una decisión poca acertada, sobre todo en estos momentos en que el horno no está para bollos.
Ojalá que ‘la sangre no vaya a llegar al río’, que la gente lleve a cabo unas elecciones bajo la sombra de la armonía y la paz, como ha dicho muchas veces el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, ’la lucha no es entre hermanos’; mucha razón tiene el mandatario estatal, son momentos de unirse con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de cada mexicano, pero no será con rencores, venganzas o violencia como se logre alcanzar ese sueño.
A nivel nacional los candidatos Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade Kuribreña, Ricardo Anaya, Margarita Zavala y el ‘Señor de las manos mochas’, están intentando convencer, cada quien a su manera, a los electores que visitarán las urnas el próximo 1º de Julio, para que les den el visto bueno y que uno de ellos se siente en ‘la silla del águila’.
En Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, Roberto Albores Gleason, José Antonio Aguilar Bodegas y el ‘Señor del pañuelito rojo’, hacen su lucha para recabar votos y para lograrlo, están desgastando el caite y sudando la camiseta por toda la geografía chiapaneca, en donde para convencer usan la palabra, sus pensamientos y su historial político-ciudadano.
Dios les ayude a todos; sobre todo al pueblo que necesita a sus mejores hombres y mujeres, estadistas con espíritu de servicio y humanitario; los candidatos ahí están, no se duda que cada quien coseche lo que ha sembrado.
Feliz domingo, Dios con ustedes.