ALFIL NEGRO

730
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Dengue y Salmonela
Oscar D. Ballinas Lezama

En víspera de las elecciones y buscando que la cuña apriete, funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad en Chiapas emitieron la mayoría de los recibos por el servicio de energía eléctrica sumamente elevados y hasta groseros en sus tarifas, afirman miles de usuarios de esa dependencia que poco a poco se está privatizando.
Las oficinas de la CFE ubicadas sobre la Central Sur y 6ª Poniente, fueron insuficientes para atender estos días a un gran número de ciudadanos, quejándose en contra de lo que consideran un cobro exagerado y abusivo de esa paraestatal, cuyo argumento es manejar la tarifa C1 y la llamada DAC; esta última se aplica para cobrar 400 Pesos por cada kilowatt hora.
Usuarios que a duras penas tiene una televisión y si bien les va un refrigerador, recibieron recibos en los que les cobran hasta dos mil Pesos, mientras algunos de los que cometen la osadía de tener un aire acondicionado en esta región, cuyo clima caluroso en las horas pico casi obliga al ciudadano a usar esos aparatos en sus viviendas, les llegaron cobros hasta por 11 mil y 15 mil Pesos, representando un verdadero asalto en despoblado.
Es incongruente que mientras los chiapanecos son poseedores de grandes hidroeléctricas, paguen la luz a precio de oro, mientras que la gente del centro y norte del país sea la única beneficiada al no pagar tan caro ese servicio.
Sin embargo, hasta ahora a la CFE le ha valido un soberano cacahuate el sufrimiento del pueblo chiapaneco. Poco caso hace a las voces de protesta.
Lo raro del asunto dicen los quejosos, es que fuera precisamente en la víspera de las elecciones, cuando a los funcionarios de la CFE en Chiapas se les ocurrió la brillante idea de enviar los recibos de luz con cobros demasiado altos, anteponiendo un sinnúmero de argumentos técnicos para tratar de justificar ese abuso a los consumidores, que ya no ven lo duro sino lo tupido.
Entre otras quejas que se dieron ayer, está la de los padres de familia de los jóvenes estudiantes de la escuela preparatoria número uno, que recién realizaron sus exámenes de admisión a ese centro educativo, en donde presuntamente se están dando actos de corrupción entre el personal administrativo, mencionaron.
Los denunciantes piden por este medio a la Secretaría de Educación Pública iniciar una investigación a fondo del manejo que se hace con las inscripciones por exámenes de admisión y los resultados, ya que al parecer se está cobrando entre 3 y 5 mil Pesos para permitir que los jóvenes ingresen al turno matutino.
Mencionaron los quejosos que es extraño que solamente los hijos de los empleados hayan acaparado los lugares del turno matutino, como en el caso de la jefa de oficina, Carmen Rueda Buitrón, quien registró en primer lugar de la lista de alumnos de recién ingreso, a su hijo Jesús Damián Broll Rueda, con el código PRP03871, mientras dejaba afuera a otros alumnos con más merecimientos; lo peor de todo es que el director Mario Antonio Toledo no quiere darse cuenta de la ‘mano negra’, afirmaron. ¿Será?
Aumentan los casos de Dengue y Salmonella en Tapachula y municipios aledaños, mientras la Jurisdicción Sanitaria no hace más que fumigar con malathión a sabiendas de la peligrosidad de este producto señalado como cancerígeno por funcionarios de la Organización Mundial de la Salud. ¿Y el director de este organismo? Bien, gracias.