ALFIL NEGRO

664
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Con el inicio del ‘año del perro’, según el calendario chino, grandes problemas heredarán
a los nuevos tres niveles de Gobierno, sobre todo en el ámbito de la inseguridad, el
aumento en productos y servicios, así como la falta de fuentes de trabajo.

No obstante los buenos propósitos del hombre que gobernará este país en el
próximo sexenio, las campanas no pueden seguir echándose al vuelo sin ton ni son, no
hay que olvidar que el camino al infierno está lleno de buenas intenciones; por lo que más
allá de la borrachera electoral, pudiera darse otra realidad que nadie quisiere o espera.
Los medios de comunicación han mencionado hasta el cansancio, los propósitos del ‘Santón de Macuspana’, del que nadie duda de su buena fe, sin embargo, ni con una varita mágica se podrá cambiar de la noche a la mañana la problemática que viven los mexicanos,
quienes tendrán que pasar aún mucho tiempo luchando con los demonios de la
corrupción, la violencia y la intolerancia que prevalece en la sociedad mexicana.
Si bien es cierto que Jesucristo nos dejó el legado de saber perdonar, difícilmente las víctimas del crimen organizado van a dar su brazo a torcer, exigen justicia y castigo contra quienes los agraviaron, ni perdón ni olvido es la bandera que han tomado en desacuerdo al amor y paz.
Si bien es cierto que el López Obrador ya inició el proceso de sanar las heridas con sus adversarios políticos, los que han sido víctimas del crimen organizado y de la decisión de algunos malos gobernantes, le piden que haga lo mismo con ellos y se comprometa, a través de las instituciones indicadas, ejercer justicia para los heridos, los asaltados,
secuestrados, violados o asesinados; ese será el primer muro que tendrá que derribar
el tabasqueño para reencontrarse con la confianza de quienes lo llevaron a cumplir
su más adorado sueño, convertirse en el Presidente de México.
Primero Dios, López Obrador y su equipo de trabajo logren esa reconciliación con todos y demuestre de lo que realmente están hecho; los mexicanos le apostaron todo lo que tenían al hijo pródigo de Macuspana y sería lamentable que les fallara, entendiendo que la gente quiere hechos y no palabras.

Ahora viene lo más di f í c i l , enderezar la nave mexicana que amenaza con irse a pique en medio de la tormenta provocada por la corrupción y la violencia; en los primeros meses del 2019, el pueblo azteca sabrá si como roncan duermen sus nuevos servidores públicos,
ya nadie quiere la misma gata aunque esté revolcada. Ojalá que realmente se dé la
renovación positiva de este país. En este año de Hidalgo muchos funcionarios y algunos Alcaldes están haciendo ‘las cuentas del gran capitán’, echando al morral sapo, cangrejo y cuanto puedan llevarse, alentados por el ‘borrón y Cuenta nueva’ que ha anunciado el nuevo Mesías mexicano.

Hay quienes ven la tormenta y no se hincan, como en el caso del médico Víctor Manuel Meza Velasco, quien al parecer estaba atendiendo a los derechohabientes del IMSS, el lunes 23 de Julio en el consultorio uno de la clínica 11 en Tapachula.
El ORBE tiene en su poder copia del documento de queja que la presunta afectada envió a los doctores Edilberto Iturralde Aguilar y Edgar Carrera Camacho, pidiendo su intervención en su calidad de corresponsables de la clínica UMF-11- IMSS, asentando en el escrito de denuncia que el acusado actuó presuntamente con una actitud prepotente, desde el inicio de la consulta a la señora Elsie Beatriz “N”, con número de seguridad social 7189-730651-
1-IF1973 -0R. La ofendida presentó su denuncia el pasado 23 de Julio en la Jefatura
Delegacional de Prestaciones Médicas del IMSS, aseverando en su escrito  que el mencionado médico, desde el inicio de la consulta, que fue a las 15:30 horas, le empezó a hacer preguntas en ‘forma enfadada’, como si el galeno tuviera problemas personales y los estaba descargando con ella como paciente, afirmó la derechohabiente. “Llegué a consulta en un estado muy mal de salud, había tenido temperatura muy alta durante varios días y le hice saber que para no desmayarme un amigo me había trasladado a la consulta, por lo que difícilmente podría asistir a mi trabajo y le rogué me extendiera una incapacidad
médica, lo que puso iracundo a éste médico del IMSS”, añadió la denunciante.
Más adelante, la quejosa explicó que cuando su acompañante trató de intervenir diciéndole al médico, hoy acusado, que tuviera un poco de humanidad y se diera cuenta del estado de salud en que ella estaba, Meza Velasco se levantó y retó a golpes a ésta persona de nombre Jaime “N”, quien firma como testigo el documento de denuncia.
Finalmente, la derechohabiente, presuntamente afectada, manifestó que no es la primera vez que éste médico toma esa actitud con ella y al parecer, también lo ha hecho con otros pacientes que se han quedado callados, por lo que pidió a los responsables de ver esa conducta de los trabajadores del IMSS, se le castigue al médico por su presunta actitud prepotente y grosera.
Al preguntar vía telefónica sobre este asunto al Delegado Estatal del IMSS, Arturo Pacheco, éste manifestó que ya tenía conocimiento del caso y que ‘checaría su estatus’; sin embargo, la denunciante sigue sin ver claro el asunto ya que ni una disculpa se le ha dado,
mucho menos que se le haya informado sobre alguna sanción en contra del médico
acusado, que de ser cierta su actitud deja muy mal parada a una institución que se
jacta de brindar a sus derechohabientes, calidad y ‘calidez’.
Por cierto, recién hubo una reunión del gobernador electo Rutilio Escandón
Cadenas con miembros de la Federación y Asociaciones y Colegios de Médicos del
Estado de Chiapas, a quienes invitó a sumar esfuerzos porque esta entidad necesita
avanzar, les dijo.

“Las instituciones públicas no son propiedad de nadie, son de la sociedad”, apuntó; y señaló que durante su administración se trabajará de manera decidida para acabar con la corrupción y la impunidad que durante muchos años se ha ido incrustando en el Gobierno; reconoció que no será una tarea fácil pero aceptó también que no es imposible realizarla.
Concluyó refi riéndose a la importancia de contar con servidores públicos que tengan verdadera vocación de servicio y que no lleguen a esos cargos sólo buscando beneficiarse. Ahí está, para los que les venga el guante.