ALFIL NEGRO

343
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Y las aguas del mar faltarán, y el río se agotará y secará” (Isaías 19:5)

Agua Contaminada
Oscar D. Ballinas Lezama

Debido al calentamiento global en el planeta, los cambios climáticos están a la orden del día y el aumento de las temperaturas están desencadenando múltiples efectos negativos para humanos, animales, plantas, el agua y la tierra misma.
Los tiempos de estiaje se prolongan, la sequía sigue erosionando la tierra y las consecuencias son graves para la agricultura, así como para los mantos acuíferos que continúan secándose y poniendo en riesgo todo signo de vida en este planeta azul, en donde el agua dulce se está acabando.
Para nadie es secreto que, ante la falta de agua consumible, las enfermedades se disparan en las regiones donde prevalece la sequía, la ola de calor causa estragos en las vidas de niños y ancianos, cuyas cifras de muertos -por esta razón- ya causan miedo.
Los Gobiernos deben poner mucho más interés en preservar el medio ambiente, porque las consecuencias de la contaminación provocada por los seres humanos nos está llevando a todos sin excepción, hacia una trampa mortal de la que será muy difícil salir si no se detiene a tiempo la destrucción de la naturaleza.
Aunque suena paradójico, las naciones con mejor economía son las que generan más contaminantes con el cacaraqueado gas invernadero causante del cambio climático, como consecuencia de ello, estos países deberían tener más responsabilidad y preocupación para crear programas que busquen mitigar este problema mundial que ha puesto a la humanidad al filo de la navaja, extrañamente muy poca gente le presta atención, quizás pensando en que son inmortales y que el envenenamiento del medio ambiente, no les va a afectar por la sencilla razón de ser ricos o poderosos.
Estados Unidos de Norteamérica, China y México, entre otros países considerados como los responsables de generar más contaminación en contra del planeta, hasta ahora a sus Gobiernos les ha hecho falta más la solidaridad y responsabilidad para con los que son víctimas del atentado ecológico.
El Estado de Chiapas ha sido considerado, hasta ahora, como uno de los principales pulmones del mundo por su rica vegetación en la selva lacandona y sus múltiples ríos y lagos, sin embargo, desde hace dos décadas sus bosques han venido siendo víctimas de los taladores, sus ríos son contaminados por la basura que gente irresponsable arroja sobre esos afluentes, al igual que los contaminan con los pesticidas y herbicidas que utilizan para combatir las plagas en la agricultura.
De qué le sirve a estas regiones tener tanta agua, si no puede ser utilizada para el consumo humano, ni siquiera para lavar su ropa y utensilios de cocina, sin temor a contaminarse con las diversas bacterias que contiene ese vital líquido, convertido en un transmisor de diversas enfermedades, entre ellas, el cáncer de piel.
Si usted, amable lector, se detiene un instante a reflexionar sobre el agua que consume en el Soconusco, podrá darse cuenta que ya ni los que tienen pozos artesianos se atreven a ingerir ese vital líquido, porque han sido contaminados con los herbicidas y pesticidas que se filtran en las venas de agua.
Los ríos Cahoacán y Coatán, que eran hasta hace veinte años una esperanza de vida para los tapachultecos, hoy son receptores de las descargas de aguas negras que en forma irresponsable las tres instancias de Gobierno permitieron a través de la Secretaría de Obras Públicas y Coapatap, descargaran sobre esos afluentes y acabaran con todos los peces, amén de ya no ser aptos para que la gente los utilice como balnearios, mucho menos para consumir esas aguas llenas de excremento, basura y tóxicos químicos.
A duras penas funcionan algunas empresas expendedoras de agua en garrafón; aunque presuntamente no todas están certificadas y en estudios químicos anteriores, la mayoría de estas ‘purificadoras’ no pasó el examen de la Secretaría de Salud, por habérseles encontrado no aptas para el consumo.
Se ignora si las expendedoras de agua en garrafón solucionaron ese problema corrigiendo las fallas de sus purificadoras, o simplemente se arreglaron con la consabida ‘mordida’ a las autoridades de Salud, institución que en otros sexenios poco o nada parece haberle importado la salud de la ciudadanía, esperemos que los actuales funcionarios no vengan con esa misma actitud.
Por si fuera poco, Coapatap sigue con los mismos problemas de desabasto de agua rodada, porque el agua que vende a sus consumidores tampoco puede asegurarse que consumible, porque lo que le llega al consumidor es un líquido tratado con mucho cloro y otros químicos y eso, cuando tiene la fortuna el ciudadano de que le llegue un poco de agua, en tiempos de lluvias la cosa es peor, porque el agua entubada llega llena de lodo, ni la ropa puede lavarse con ella.
Aunque hasta ahora los Gobiernos y la sociedad no han prestado la atención que merece este tema, la falta de agua sigue siendo un problema grave para la salud y la vida de todos, pobres y ricos entran en el mismo costal, como pasa con la muerte o los cobros de hacienda, nadie se salva.
La Organización Mundial de la Salud, no ha servido ni para tiro de escopeta; porque, así como en el Soconusco, todos sus municipios tienen contaminados sus ríos, lagos y pozos artesianos; sucede lo mismo en todo el país.
Pareciera que nos preocupa más saber si el actual Presidente de la República se va a reelegir o no, si los jóvenes deben casarse antes o después de los 18 años, si los matrimonios de hombres con hombres y mujeres con mujeres se autoriza o no…en fin, todo parece ser más importante que el agua; y como decía mi abuelita, en el pecado vamos a llevar la penitencia.