ALFIL NEGRO

504
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Aumenta la Zozobra
Oscar D. Ballinas Lezama

Casi dos mil años han pasado después de que Jesús de Nazaret fuera crucificado en el cerro del Calvario; en aquel día de extrema maldad, los cielos se abrieron para dejar caer una tormenta, y las entrañas de la Tierra se movieron, fue como si la ira de Dios se hubiera desatado por unos instantes.
El pasado viernes de la Semana Santa, los soconusquenses sintieron dos sismos cuyo epicentro fue, uno, en Ciudad Hidalgo, frontera con Guatemala, de 4.2 grados; a las pocas horas hubo otro de 5 grados; inmersos en la diversión de estas vacaciones pocos fueron los que sintieron el bailoteo en esta parte del planeta, en donde según los científicos las placas tectónicas del Pacífico siguen desplazándose sobre la vulnerable falla de San Andrés.
Investigadores de las universidades norteamericanas, Europa, Asia y otras partes del planeta, coinciden en que no se pueden pronosticar los terremotos, sin embargo, siguen esperando uno grande, al que sin conocerlo han llamado el ‘Big One’, ‘el Gran Terremoto’, que calculan podría darse en la cordillera de los Andes (entre Chile y Venezuela) o entre Canadá, Estados Unidos y México; aunque reconocen que no saben cuándo ocurrirá, por lo que solo pueden enviar mensajes a los Gobiernos para que se preparen; si esto no ocurre, no pasaría nada con el hecho de prevenirse.
Los conocedores del tema, hablan de interpretar las señales que podrían estar precediendo a ese movimiento telúrico, que primero Dios nunca se dé, sin embargo, las erupciones volcánicas aumentan, así se ha comprobado en América con el volcán de fuego en Guatemala, y el Popocatépetl, que recientemente han hecho erupciones, encendiendo entre sus Gobiernos los focos amarillos y rojos de alerta.
Para nadie es secreto que en México, sobre todo en el Estado de Oaxaca, se han suscitado los ‘enjambres sísmicos’, que no es más que pequeños temblores que se dan en forma continua con una magnitud que va de los 2.4 a los 4.3 grados, como los que sucedieron en la zona de Huatulco, Oaxaca, en donde hace pocos meses se registraron 42 pequeños temblores.
Hasta ahora, en la zona del Soconusco Chiapas, los ‘pequeños sismos’ han sido en menos número para ser enjambre, pero con más potencia y continuos, como el del viernes pasado que fue de 5 grados, con epicentro en Suchiate, de ahí la importancia de monitorear sus volcanes Tacaná y Chichonal, lo que aseguró Silvia Ramos Hernández, directora del Instituto de Investigación en Gestión de Riesgos de la Unicach, se está haciendo de manera continua.
Mientras las sociedades del mundo centran su atención en los movimientos económicos de sus dirigentes políticos, se olvidan la autodestrucción del planeta, por la bárbara contaminación del agua, el aire y la tierra que es provocada por los seres humanos; como escribiera el poeta y filósofo Jorge Riechmann, ”estamos consumiendo el planeta, como si no hubiera un mañana”.
En otras cosas, en la frontera sur de México los problemas que está causando la migración humanitaria de puertas abiertas, son cada vez incontrolables.
La inseguridad crece a la par de las enfermedades mortales como el Sida, ya se habla del Ébola, Sífilis y otras, que al parecer se incubaron en países africanos.
Hay temor de la población, porque mucha gente oriunda de esos lugares ha pasado la frontera México-Guatemala sin control sanitario ni identificación oficial alguna; ahora, por circunstancias migratorias están varados en la zona del Soconusco, principalmente en Suchiate, Tapachula, Huixtla y Mapastepec, en donde algunas organizaciones civiles están denunciando el aumento de contagiados de Sida y Sífilis.
Eloísa Madrid Romero, presidenta de la Brigada Callejera de Apoyo a las Mujeres en la Costa chiapaneca, afirmó que han detectado al menos 10 casos semanales de enfermedades venéreas como la Sífilis; agregando que esto podría deberse a la falta de información oficial para prevenirse con preservativos y al no hacerse análisis a tiempo, los enfermos están contagiando a más personas y poniendo en riesgo a la población del Soconusco, principalmente.
Añadió que ante este panorama debería decretarse en esta zona un estado de emergencia, solicitando el Gobierno Federal su pronta intervención para regular la migración y evitar que sigan ingresando por la frontera sur, personas que se dedican a delinquir y contagiadas de enfermedades mortales o muy peligrosas, por lo que es urgente un cerco sanitario, aunque como están las cosas con los centroamericanos que no respetan nada, difícilmente se podrá controlar esas caravanas si no se pide la ayuda del Ejército y se deje que este actúe conforme a las leyes mexicanas, abundó.
Coapatap sigue con el desabasto de agua a diversas zonas de la ciudad, los habitantes de la 13 Norte, entre 9ª y 11ª Oriente, denunciaron a través de las redes sociales, que durante seis días de la Semana Santa no se les envió una gota de agua, siendo hasta el sábado de gloria cuando les abrieron la llave durante dos horas y con poca potencia, al grado que nadie pudo llenar su tanque, mucho menos sus tinacos; ayer domingo continuaban sin gota de agua, mientras que el Director de ese organismo, ni suda ni se acongoja.